Opinión

¿Independientes, independientes?

La existencia de los candidatos independientes es buena; es la solución al viciado sistema político mexicano; pero esto sólo si son eso: candidatos independientes.

  • 25/05/2016
  • Escuchar

Son tiempos de honestidad sin cálculos políticos. @JaimeRdzNL ¿vas o no vas al 2018? Si sí, apoyemos la mejor opción”, en ese tono firme y hasta, digamos, imperativo, se dirigió en un twitt del 23 de mayo Jorge Castañeda a Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco” para instarlo ya, de una vez, a formar parte de un bloque de candidatos independientes a la presidencia de la República en las elecciones de 2018 y en el que el mismo ex Canciller se supone esa “mejor opción”.

 

Las elecciones de 2015 trajeron sorpresas; una de ellas es que pusieron en el espectro político-electoral la figura de los candidatos sin partido, que es decir independientes. Es legal.

 

La sorpresa fue el triunfo de “El Bronco” para el gobierno de Nuevo León y Pedro Kumamoto en el Congreso de Jalisco; pero en 2016 está a prueba la posibilidad de que el ideal independista-electoral se consolide y que los votantes indecisos acudan a las urnas para elegir a alguno de los personajes que les ofrecen gobiernos de hombres con ciudadanos y no con partidos…

 

Y esto tiene un sentido: el fracaso del sistema de partidos mexicano y, claro, el de los partidos políticos que ya tienen fastidiados a millones de mexicanos al grito de reproches y enojos. Por tanto, muchos mexicanos que ya acceden al voto –sobre todo jóvenes- miran hacia otro lado y ven con interés el surgimiento de esta nueva figura electoral: los candidatos independientes

 

… También es cierto que  es tan profunda la brecha entre el desprecio a lo político de esos millones de electores y las pocas ganas de participar que, sin duda, convencer será tarea de titanes para todos, además de que entre los candidatos independientes registrados la mayoría son hombres o mujeres de edad mayor; la juventud no está ahí, aún.

 

Los muchachos saben que su único capital político es su voto; y harán de éste su arma fatal; si asisten, se abstienen o anulan lo decidirán pronto y esto es simple y sencillamente porque no se encuentran en este viejo esquema electoral, renovado, pero que es el mismo:

 

… Terreno minado, lleno de trampas y de resquicios viciados, con instituciones fieles a sí mismas, pero indiferentes a la exigencia cada vez mayor de que las cosas deben cambiar hacia lo democrático y hacia el gobierno incluyente y social; espejo de sus necesidades y sus soluciones. Y la vía para ese cambio podría ser la llegada de los sin membretes ni compromisos históricos…

 

Y hasta ahí todo bien. Pero lo que parecía sencillo no lo es tanto; en primer lugar porque los partidos políticos al ver el triunfo de candidatos independientes han puesto todas las trabas del mundo para evitar su proliferación; imponen leyes en los estados para que sea cada día más complicado y cuesta arriba conseguir el registro de candidatos independientes.

 

Y luego, la sorpresa: Uno suponía que los candidatos independientes son personajes que tienen la ambición del buen gobierno y del cambio de estafeta y que surgen de esa sociedad que habrá de exigir por la vía de una propuesta transparente y justa; esto es, que llegan porque les interesa el cambio y ser parte del cambio al ser ellos mismos distintos… Si… pero no…

 

Ya vemos que los más relevantes, o los que más ruido hacen, son viejos lobos de mar en distintas esferas de poder: uno de ellos y quien mayor ambición muestra es Jorge Castañeda, hijo de un gran canciller, don Jorge Castañeda y Álvarez de la Rosa quien lo fue entre 1979 y 1982. Castañeda Gutman ha saltado la tablita de un lado a otro, escudado en su construida imagen de académico e intelectual, aunque desconocido para la mayoría de los mexicanos.

 

Es él quien impulsa el ‘bloque de candidatos independientes, para apoyar la mejor opción’ junto con un periodista polémico como es Pedro Ferris de Con. Otros independientes están a la expectativa aunque los conocedores del tejemaneje político y mediático, son estos dos personajes quienes, ansiosos, quieren definir pronto esa candidatura de ‘la mejor opción independiente’…

 

Este bloque, de hacerse, semeja la creación de un partido político, sin ser partido político y por lo mismo sin las prerrogativas y sin los apoyos institucionales. Y esto tiene que ver con las trabas ya descritas y porque las instituciones electorales en México están formadas por los mismos partidos políticos que califican elecciones y dictaminan qué sí y qué no en lo electoral del país.

 

En todo caso, ya se sabe que los partidos políticos tienen su voto duro y que éste ya está definido en su intención electoral; los candidatos independientes van en busca de los electores sin partido (60%) y se suponen de tal forma carismáticos y dotados de virtudes y capacidades tales que –siguen suponiendo- harán que el elector indeciso vote por ellos.

 

Y sin embargo falta que tanto Castañeda como De Con y más, digan a sus posibles electores ¿con quién habrán de gobernar en caso de ganar la elección? ¿Quiénes serán los integrantes de su gabinete? Y, sobre todo ¿Cuál es su proyecto de gobierno, de país, de nación y del México que sigue? ¿Habrán de construir una base ciudadana independiente que camine con ellos y por ellos?

 

Sin duda la existencia de los candidatos independientes es buena; es la solución al viciado sistema político mexicano; pero esto sólo será si los candidatos son eso, precisa y exactamente, candidatos independientes, no deshecho de los partidos y no personajes en desahogo y con rencores guardados que buscan el poder por el poder: hedonistas, pues.

 

Bueno serán los candidatos independientes frescos, justos, inteligentes, libres de telarañas y musarañas mentales; y si es así, los mexicanos seremos quienes elijamos “la mejor opción”, y no caeremos cautivos de personajes llenos de sí mismos, cubiertos de la arrogancia acumulada, ambición política y sin vínculos con los grandes problemas nacionales de los mexicanos de a pie, como son el caso Castañeda y De Con.

 

@joelhsantiago 

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.