Opinión

Inaugura Ciudad de México la mayor planta de separación de basura de América Latina

La Estación de Transferencia y Planta de Selección de Residuos es la más moderna de América Latina. | César Cravioto

  • 26/07/2021
  • Escuchar

La Ciudad de México genera todos los días 13 mil 149 toneladas de residuos sólidos, (es decir, 1.49 kilogramos por habitante) de los cuales siete mil 990 toneladas (61%) terminan enterradas en rellenos sanitarios, además muy pocas toneladas de la basura son recicladas. 

Sin embargo, con la puesta en marcha de la Estación de Transferencia y Planta de Selección de Residuos, esto cambiará radicalmente gracias al excelente sistema de gestión de las basuras y las acciones para el tratamiento de los desechos en la capital. 

“¡Impresionante la planta de separación de basura. De primer mundo. Capacidad para 1300 toneladas diarias! ¡Vamos por más reciclaje!”, celebró la Doctora Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México en su cuenta de Twitter en su recorrido e inauguración de la planta.  

Ubicada en la colonia Industrial Vallejo, alcaldía de Azcapotzalco es la más moderna de América Latina, con ello mejoraremos el medio ambiente para el bienestar de todos. Sin corrupción alcanza para más y así lo demuestra la Estación de Transferencia y Planta de Selección de Residuos que tiene la capacidad de procesar el material que será utilizado como combustible derivado de residuos (CDR).  

Es decir, lo que no pueda ser reciclado será enviado para su uso en hornos de cementeras que funcionan a más de 2 mil grados centígrados; a esto se le conoce como aprovechamiento y reintegración en nuevas cadenas de valor. 

El objetivo es recuperar el material reciclable de las Alcaldías Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero que llegarán a la planta a través de 300 camiones diariamente; de ahí la importancia de que cada ciudadano separe la basura desde cualquier inmueble de la ciudad: domicilios, empresas, restaurantes, comercios, la Central de Abasto, entre otros.  

La planta que comenzó a construirse en 2019, en un predio de más de 11 mil metros cuadrados que antes estaba abandonado, beneficiará a un millón de personas y permitirá un ahorro de 89 millones de pesos anuales al erario, además de promover una economía circular en la Ciudad de México: de residuos a recursos, regenerando con los sobrantes y las técnicas necesarias para reprocesarlos, su incorporación al ciclo económico, al ciclo de la vida productiva, como si de una cadena natural se tratara.  

Con el arranque de sus operaciones se reducirán las cantidades de desechos enviados a rellenos sanitarios en el Estado de México, (Edomex) y en Morelos. En esta planta será posible recuperar reciclables y combustibles derivados de residuos y además, enviará 760 toneladas menos de basura al Edomex ya que el proceso de selección y transferencia a disposición final, ocurrirá en una sola planta y se eliminarán traslados a plantas de separación.

Entre los residuos que ya se separan, desde el domingo 25 de julio por aproximadamente 190 trabajadores, están: el cartón, el papel, el pet, las bolsas de plástico, el plástico mixto, las latas de aluminio, los textiles, el vidrio, los metales que viajan en una banda para ser seleccionados por el personal que cumple con las disposiciones sanitarias por la pandemia de covid -19. Todo lo demás, que no se selecciona, va a los rellenos sanitarios

Como resultado de esta nueva Estación de Transferencia y Planta de Selección Azcapotzalco, se cerrará la planta de reciclaje ubicada en la colonia Del Gas, también en la alcaldía Azcapotzalco, y en el terreno se construirá un parque que favorecerá la convivencia, el bienestar social y una mayor seguridad de los habitantes de la zona a través de entornos salubres y seguros que mejoren la calidad de vida y la convivencia, desincentiven las violencias, las adicciones y las prácticas sedentarias.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.