Opinión

Impugnar la paridad de género

La Constitución y la ley es muy clara y no da lugar a interpretaciones. | Carla Humphrey

  • 13/11/2020
  • Escuchar

El Instituto Nacional Electoral (INE) en uso de sus facultades para operar la reforma constitucional conocida coloquialmente como paridad total o paridad en todo y en atención a diversas solicitudes ciudadanas, de organizaciones de la sociedad civil, a un Amicus Curiae de una Institución de educación superior, y en acatamiento a una sentencia de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), aprobó reglas para garantizar el principio paridad de género en la postulación de candidaturas a las gubernaturas en los procesos electorales locales 2020-2021.

Estas reglas destacan fundamentalmente dos aspectos. Por un lado, que en razón de que se trata de cargos unipersonales que se disputarán en 15 entidades federativas, y en virtud de los organismos públicos locales electorales no cuentan con la atribución que les permita garantizar la postulación paritaria de mujeres, el INE garantizará el principio de paridad en su dimensión horizontal para la renovación de gubernaturas.

Por otro lado, el INE se pronunció a favor de que un máximo de 8 de las 15 gubernaturas en disputa, los partidos políticos y coaliciones postulen candidaturas de un mismo género.

Este acto de autoridad finalmente fue impugnado hasta el momento por el Partido Acción Nacional y el Senado de la República quienes promovieron recursos de apelación ante el TEPJF argumentando, entre otros aspectos, la posible existencia de invasión de la esfera del poder revisor de la Constitución, vulneración a la soberanía de las entidades federativas, incorrecto entendimiento de la paridad en todo mandatado por la Constitución Federal, autodeterminación de los partidos políticos, así como una interpretación incorrecta del Alto Tribunal en torno a las facultades de los órganos constitucionales autónomos.

Al respecto, y en un hecho sin precedentes la respuesta generalizada de diversos actores sociales como políticos, de colectivos de mujeres y de la sociedad en general ha sido verdaderamente digna de señalarse.

De entrada, en la propia sesión del Consejo General, la mayoría de los partidos políticos se manifestaron a favor del acuerdo y se comprometieron a no impugnarlo, además varias legisladoras, tanto senadoras como diputadas federales e incluso algunos legisladores manifestaron abiertamente su beneplácito por el acuerdo adoptado por el INE, desde el principio manifestaron su rechazo por las impugnaciones presentadas, acusando que se buscaba una regresión a los derechos alcanzados por las mujeres y que sentaba un muy mal precedente a lo aprobado apenas en junio de 2019 con la reforma de “Paridad Total”, la cual establece que la misma deberá imperar en todos lo poderes de la unión, federales, locales y municipales, entes autónomos, y demás organismos públicos.

Asimismo, varias mujeres integrantes de organizaciones de la sociedad civil que, entre otros aspectos, han impulsado desde hace ya varios años diversas iniciativas para alcanzar una paridad sustantiva entre hombres y mujeres, manifestaron su profundo rechazo ante los recursos de apelación presentados, señalando claramente que se quieren hacer prevalecer las prácticas machistas o de parar la paridad en gubernaturas por diversas componendas políticas.

Por otra parte, varias voces de diversos medios de comunicación, así como de la sociedad en general, han manifestado su desacuerdo por la presentación de dichos medios impugnativos a lo acordado por la autoridad electoral nacional.

Estos hechos, sin lugar a dudas, han dejado un referente importante de solidaridad no sólo del género femenino, sino también de la sociedad en general que ha apoyado abiertamente el cumplimiento de la obligación de “Paridad en Todo”. Así podemos entender las movilizaciones recientes y la presentación de amparos de mujeres en Jalisco para revocar la convocatoria emitida por el Congreso del Estado de Jalisco exclusiva para hombres para ocupar las vacantes de magistraturas del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco.

La paridad en todo es eso: EN TODO, y todo es todo no “casi” todo. La Constitución y la ley es muy clara y no da lugar a interpretaciones.

Las mujeres somos un referente importante para la sociedad ya que somos más de la mitad de la población y, en especial, para esta nación. Nuestra lucha tiene 67 años de vida que empezaron a darse los primeros pasos para ir logrando una igualdad sustantiva entre hombres y mujeres y que hoy no debemos permitir una regresión patriarcal por caprichos o hasta intereses políticos. Sólo 7 mujeres han sido electas como gobernadoras y dos con carácter provisional. El representante de partido lo dijo claro y fuerte: hagámonos cargo que las mujeres no son electas porque no las postulamos.

Las mujeres de este país hubiéramos esperado un apoyo unánime a un acuerdo que además de garantizar lo que mandata la Constitución, sólo tiene el objetivo de abrir más espacios para mujeres en los diversos cargos públicos en el país. Hay muchas mujeres muy valiosas en todos los partidos políticos que merecen ser postuladas para los más altos cargos de la función pública.

La paridad de género no la detiene nadie.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.