Opinión

Importancia para México de luchar contra el cambio climático

La importancia de una participación activa de México en la COP26 radica en los efectos que el cambio climático está teniendo en nuestro país. | Alicia Fuentes

  • 27/09/2021
  • Escuchar

A semanas de celebrarse la edición 26 de la Conferencia de las Partes (COP) sobre cambio climático, aún persiste la duda si se contará con la participación de la mayoría de los países, organizaciones internacionales y de la sociedad civil, así como de empresas y medios de comunicación que han firmado la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), entre ellos México cuya participación presencial está en duda bajo el argumento de la emergencia sanitaria.

Pero ya sea presencial o virtual, la importancia de una participación activa de México en la COP26 radica en los efectos que el cambio climático está teniendo en nuestro país. De acuerdo con el último informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), las transformaciones climáticas provocaron la sequía en México en 2020, hecho que se evidenció en la disminución del nivel de agua en los ríos, dificultades para transitar por las rutas interiores de navegación y la reducción del rendimiento de las cosechas y de la producción de alimentos, importantes para la seguridad alimentaria de nuestro país. Según la OMM, el calentamiento global también provocó la elevación de la temperatura del mar y la acidificación de los océanos, especialmente en las costas mexicanas del Pacífico y el Caribe cuyos efectos en los arrecifes de coral, la vida marina y las comunidades humanas son particularmente graves, debido a que el año pasado se registró una temperatura récord de la superficie del mar Caribe de 0.87°C más con respecto a la media del período 1981-2010.

Aunque hace unos días en el pleno de la LXXXVI Asamblea General de las Naciones Unidas, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, destacó que el calentamiento global es uno de los desafíos de este tiempo al que México está comprometido, lo cierto es que nuestro país se encuentra entre los países sin aumentar sus ambiciones contra el cambio climático, sólo basta echarle un ojo a la última propuesta mexicana de Contribuciones Determinadas a nivel Nacional presentada a la CMNUCC en 2020, año en el que por cierto el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) alertó sobre las consecuencias del cambio climático en México entre las que destacó que la república mexicana se ha vuelto más cálida desde la década de los años sesenta del siglo pasado; la temperatura nacional promedio aumentó 0.85°C y las temperaturas invernales en 1.3°C; las lluvias han disminuido en el sureste desde hace medio siglo; existen 2,583 especies que están en peligro o riesgo de extinción; alrededor del 67% de los bosques están fragmentados, especialmente en el sur, incluyendo Veracruz, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo, Michoacán y Chiapas; el gas de efecto invernadero que más emite México es el bióxido de carbono y cuyo 64% provienen del consumo de combustibles fósiles; y que de los 2,456 municipios del país, 480 (20%) tienen un nivel de vulnerabilidad al cambio climático muy alto o alto, además, que se estima que alrededor del 68% de la población y el 71% del PIB de México están expuestos a los efectos negativos del cambio climático

Si bien el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 establece la importancia de impulsar el uso de tecnologías limpias y fomentar esquemas innovadores de producción y consumo, así como también destaca la necesidad de fomentar instrumentos económicos y de mercado que impulsen la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en sectores estratégicos, la realidad es que ante los alarmantes datos de la OMM y del CEDRSSA se queda corto, al igual que las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional presentadas por la 4T, ya el lector juzgará. 

Ahora que la COP26 sobre cambio climático está programada para llevarse a cabo en el Reino Unido del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021, se busca organizar un evento físico para lo cual se están proporcionando vacunas contra el covid a las delegaciones que no han tenido acceso a ellas. Sin embargo, existe el temor y renuencia de muchas delegaciones debido a la pandemia que piden se posponga. La importancia de mantener viva la COP26 y con ella la lucha contra las transformaciones climáticas radica que entre sus objetivos es limitar la temperatura mundial a 1.5°C; fortalecer la capacidad de adaptarse al cambio climático y desarrollar la resiliencia; así como alinear todos los recursos financieros para un desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, tal como señala el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de 2021

Así, la COP26 es la primera prueba de la ambición presentada por el IPCC. Uno de los principales puntos para el éxito en la COP26 es que tantos gobiernos como sea posible presenten nuevas Contribuciones Determinadas a nivel Nacional, incluido México, una vez que éstas se junten podrían ser lo bastante ambiciosas como para mantener una temperatura mundial de 1.5°C, suficiente para mantenernos vivos por más tiempo en nuestro planeta.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.