Opinión

Importancia del #MeToo

El gran desafío es que las nuevas generaciones no crezcan con la visión de que estás conductas violentas son normales. | Carla Humphrey

  • 05/04/2019
  • Escuchar

El movimiento de denuncia #MeToo ha crecido en México y en el extranjero desde hace, al menos, un par de años. Historias aisladas de acoso sexual y violaciones a mujeres en diversos espacios fueron conocidas a través de las redes sociales por mujeres en todas partes del mundo, con lo que desde todas las regiones del planeta comenzaron a darse a conocer más y más historias de mujeres violentadas.

El movimiento de denuncia ha llegado en México al gremio de escritores, a los que diversas mujeres han denunciado en distintos medios de comunicación por acoso y abuso sexual, pero es posible encontrar este movimiento en diversos colectivos como productores, médicos, directores, creativos, en el cine, en las artes y falta poco para que llegue al ámbito de la política mexicana.

La importancia de movimientos como el #MeToo es darle voz a las personas, a las mujeres, que han sufrido violaciones o acoso, es permitirles sentirse acompañadas al exponer públicamente un caso y mostrarnos a todos la importancia de la denuncia.

Denuncia sin revictimación debe ser la regla, no la excepción.

Los casos que no se denuncian, simplemente no existen, no forman parte de la estadística ni son un problema que amerite resolverse. Sin denuncias no es posible medir el impacto real del problema, ni generar las políticas ni las leyes necesarias para combatirlo y tampoco destinar los recursos suficientes para hacer frente a los casos denunciados. Sin denuncias, tampoco es posible medir los resultados de las acciones tomadas para combatirlos.

#MeToo permite conocer la realidad que viven las mujeres en los ámbitos en los que se desarrollan de manera profesional, pero también en la vida privada. Permite denunciar y exponer situaciones que parecen normalizadas desde siempre, social y culturalmente aceptadas y con las que las mujeres tenemos que toparnos alguna vez en nuestras vidas. #MeToo permite transmitirle a las nuevas generaciones que esas conductas son delitos, que no es normal que ocurran, que no son permitidas ni toleradas en un Estado de Derecho y que las mujeres no tienen por qué aceptarlas y quedarse calladas.

#MeToo

Sí, es cierto, el siguiente paso es que esas denuncias en redes sociales se materialicen en denuncias penales ante las autoridades competentes, que no se queden en un desahogo en redes sociales sino que las autoridades castiguen a las personas responsables cuando se configure la conducta delictiva. Además, necesitamos a una ciudadanía consciente y sensible que se manifieste en contra de la violencia hacia las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y que presione a las autoridades para cumplir con sus obligaciones.

El gran desafío es que las nuevas generaciones no crezcan con la visión de que estás conductas violentas son normales y que, por el contrario, sean las que rechacen y sancionen social y legalmente las conductas violentas en contra de las personas, para que cualquier hombre y mujer pueda desarrollar con total libertad y seguridad el plan de vida que se ha trazado.

¡Adiós al PES!

@C_Humphrey_J  | @OpinionLSR | @lasillarota