Opinión

Importancia de las mujeres en elecciones

La participación de las mujeres es fundamental para los procesos electorales de nuestro país. | Carla Humphrey

  • 26/02/2021
  • Escuchar

En menos de cien días habrá elecciones en México y la participación política de la ciudadanía es fundamental pues, a través de su sufragio influye en generar en nuestro sistema político mexicano, basado en una democracia representativa, legitimidad a las autoridades que resulten electas. Por ello, entre mayor sea la participación de hombres y mujeres en las elecciones, más se legitima la decisión de la mayoría de las y los votantes y de nuestro sistema democrático.

Bajo este contexto, la participación de las mujeres resulta fundamental porque ha sido un pilar que ha sostenido nuestra democracia con su sufragio y con su participación en diversas etapas de los procesos electorales, a pesar de que por mucho tiempo no ha contado con los mismos derechos políticos y electorales respecto al género masculino.

Para darnos una idea clara de la importancia de las mujeres en elecciones, vale la pena analizar los datos de su participación en la elección de 2018. De acuerdo con el “Estudio muestral sobre la participación ciudadana en las elecciones federales de 2018”, del Instituto Nacional Electoral (INE) se observan diversos datos muy significativos que apunto a continuación:

• Las mujeres representaron el 51.9% por un 48.2% de hombres, en el listado nominal de electores.

• Las mujeres tuvieron mayor nivel de participación en dichas elecciones que los hombres. Las mujeres representaron 66.2% de la fuerza electoral por 58.1% de los hombres. Es decir, si bien entre electoras y electores la diferencia es solo del 3.7%, en términos de participación la diferencia es mucho más notable: el 8.1%.

• Visto en términos de abstencionismo, los hombres alcanzaron un 41.9% por un 33.8% de las mujeres.

• Respecto a la participación por entidad federativa entre hombres y mujeres tenemos que en los estados de Baja California Sur y Quintana Roo, los hombres participaron ligeramente más que las mujeres; en Baja California, Campeche, Nuevo León y Sonora se observó una tendencia prácticamente similar.  Sin embargo, en el resto de las 26 entidades la participación de las mujeres fue mayor, sobresaliendo Puebla y Oaxaca.

Hasta aquí, estos datos nos permiten evidenciar que la participación de las mujeres es fundamental para los procesos electorales de nuestro país.

En este sentido, podríamos esperar que, para la elección de junio de este año, la participación de la mujer sea igual de activa o inclusive más por diversos factores que enmarcan este proceso electoral.

Las mujeres ahora deben ser postuladas en la mitad de los 20,292 cargos de elección popular que estarán en juego este 6 de junio, ya que los partidos políticos están obligados a cumplir con el mandato constitucional de paridad de género que, atendiendo a la reforma Constitucional de 2019, estableció que todos los Poderes del Estado, en todos los niveles de gobierno, entes autónomos y sistemas normativos internos, deberán estar conformados de manera paritaria.

Para esta elección existe una normatividad, derivada de una reforma legal publicada el 13 de abril de 2020, que crea un marco normativo para atender, prevenir, sancionar, erradicar y reparar la violencia política en razón de género, por el que se establecen responsables, sanciones, obligaciones y un tipo penal de violencia política.

De igual forma las y los candidatos que quieran competir en esta elección deberán firmar un formato denominado #3De3ContraLaViolencia por el que, bajo protesta de decir verdad, declaren que no han sido condenados o sancionados por violencia familiar y/o doméstica; por delitos sexuales, contra la libertad sexual o la intimidad corporal, o por ser deudor alimentario moroso.

Por primera vez se cuenta con un procedimiento para que las quejas y denuncias en materia de violencia política en razón de género sean atendidas por la autoridad electoral de manera sumaria para buscar sancionar y erradicar este cáncer que aqueja a la sociedad y en particular a las mujeres.

Asimismo, la autoridad electoral estableció unos lineamientos para que los partidos nacionales prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la violencia política contra las mujeres en razón de género.

Se incorporó un esquema de perspectiva de género al monitoreo de las transmisiones sobre las precampañas y campañas electorales en los programas noticiosos de radio y televisión. 

A nivel local y con relación a la renovación de las 15 gubernaturas en disputa en junio próximo, los partidos políticos están obligados a que, en 7 de ellas, al menos, sean postuladas por mujeres lo que sienta un precedente importantísimo por alcanzar la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres en la titularidad de los poderes ejecutivos a nivel estatal.

Como podemos observar, existen mejores elementos para que la participación de las mujeres sea mayor tanto en el número de candidatas que se registren como en más alta participación de las mujeres que acudan a votar, formen parte de las Mesas Directivas de Casilla, se registren como observadoras electorales o como representantes de partidos políticos en las próximas elecciones, lo que fortalecerá tanto a nuestras instituciones como a nuestra democracia.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.