Opinión

Iguala: qué pasó en 2014

Cómo fue la presentación, retención y traslado de elementos policiales adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Iguala. | Iñaki Blanco*

  • 25/09/2019
  • Escuchar

[En esta ocasión, presentamos a detalle el recuento de los hechos de quien fuera Procurador General de Justicia del Estado de Guerrero en 2014].

Una vez que se contó con información sobre la identidad de parte de las personas que agredieron a los normalistas, durante la madrugada del 27 de septiembre de 2014, personal de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Iguala compareció ante el Ministerio Público del Fuero Común a fin de rendir declaración respecto a hechos acontecidos en esa localidad, además de exhibir el armamento de cargo y el parque vehicular de los elementos que la noche del 26 de septiembre y las primeras horas del 27 del mismo mes se encontraban de turno, con el propósito de que el órgano ministerial practicara las diligencias correspondientes. Así también, se presentó a 142 elementos de la corporación en las instalaciones del Cuartel Regional de la Policía Estatal de la mencionada ciudad.

En mérito de lo anterior, la Representación Social procedió a dar fe ministerial de 228 armas de fuego, 131 cortas y 97 largas, así como de 15 patrullas de la Policía Preventiva Municipal y de la fatiga de actividades del personal que se encontró de turno en las fechas indicadas; asimismo, se dio intervención a la Dirección General de Servicios Periciales a efecto de que fueran recabadas las muestras necesarias para la realización de las pruebas de rodizonato de sodio y las fichas decadactilares de los efectivos policiales, y llevar a cabo los dictámenes de lunge y de balística de efectos a las armas problema relacionadas con los hechos.

Conscientes de la importancia que reviste la participación de las víctimas u ofendidos, la Fiscalía General dio puntual seguimiento a lo manifestado por las víctimas directas en el caso, por lo que, derivado de varias de sus declaraciones, se lograron establecer las características físicas de algunos de sus agresores. Parte de las víctimas sólo refirió que sus victimarios eran elementos de Seguridad Pública Municipal de Iguala y otra únicamente mencionó la forma en que ocurrieron los hechos, siendo importante señalar que a todas se les pusieron a la vista fotografías de 142 efectivos municipales y que como resultado de ello se logró establecer la identidad de las siguientes personas en calidad de probables responsables:

            1. Fausto Bruno Heredia

            2. Emilio Torres Quezada

            3. Raúl Cisneros García

            4. Baltazar Martínez Covarrubias

            5. Abraham Julián Aguado Popoca

            6. Miguel Ángel Hernández Morales

            7. José Vicencio Flores

            8. Juan Armando Hurtado Hernández

            9. Zulai Marino Rodríguez

            10. Salvador Herrera Román

            11. Osvaldo Vázquez Castillo

            12. Mario Cervantes Contreras

            13. Juan Luis Hidalgo Pérez

            14. Arturo Calvario Villalba

            15. Rubén Alday Marín

            16. Hugo Hernández Arias

            17. Fernando Delgado Sánchez

            18. Marco Antonio Ramírez Urvan

            19. Margarita Contreras Castillo.

Aunado a lo anterior, las víctimas aludieron a seis unidades oficiales (patrullas) que participaron en los hechos con los números económicos: 017, 018, 020, 027, 028 y “302”, siendo de destacar que la fatiga de actividades correspondiente a los días 26 y 27 de septiembre de 2014 permitió establecer la identidad de tres policías municipales que tenían asignada la unidad marcada con el número económico 028, de nombres:

            20. Alejandro Andrade de la Cruz

            21. Hugo Salgado Wences

            22. Nicolás Delgado Arellano.

Algunas de las víctimas expusieron que con motivo de la agresión o ataque perpetrado en su contra se refugiaron en distintos lugares y que fue personal de la “Procuraduría” (Fiscalía General) quien les brindó apoyo para trasladarlos a las instalaciones de la Fiscalía Regional, donde al ser entrevistados y rendir declaración ministerial se implementaron acciones de búsqueda del resto de sus compañeros en distintos puntos de la ciudad de Iguala, acudiendo incluso a las instalaciones de la Policía Municipal.

Con motivo de lo anterior, la Representación Social ordenó la legal detención de 22 elementos de Seguridad Pública Municipal de Iguala y acordó su inmediata certificación médica, en la que se determinó que se encontraban conscientes, orientados en tiempo, lugar y persona, cooperadores al interrogatorio directo, sin lesiones externas recientes ni visibles. Dichos agentes fueron trasladados la noche del 27 de septiembre de 2014 a la ciudad y puerto de Acapulco de Juárez por cuestiones de seguridad, dado que por la tarde de ese día se organizaron movilizaciones de un número considerable de personas, algunas de las cuales manifestaron ser familiares de los probables responsables, así como de otras que no fue posible identificar.

Quienes se desplazaban en unidades de servicio público de transporte e intentaron impedir la labor ministerial, amenazando con rescatar a los indiciados, por lo cual se solicitó el auxilio del Ejército Mexicano para el resguardo de los detenidos y de los servidores públicos adscritos a la Fiscalía General, así como para efectuar el traslado de mérito, siendo todo ello hecho del conocimiento de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, cuyo personal estuvo presente en las instalaciones del Ministerio Público del Fuero Común desde las primeras horas del día 27.

De igual modo, obra en actuaciones el aseguramiento de 195 casquillos percutidos, localizados en los distintos eventos, los cuales pudo establecerse fueron percutidos por las armas siguientes:

•          77 casquillos calibre 7.62 x 39 mm

•          86 casquillos calibre .223”

            18 casquillos calibre 7.62 x 51 mm

•          6 casquillos calibre 9 mm

•          1 casquillo calibre .22”

•          1 casquillo calibre .38 Súper

•          6 casquillos calibre .380 mm.

Cabe hacer mención, por cuanto hace a las armas de cargo de los 22 efectivos municipales, que todas dieron positivo a la prueba lunge, esto es que fueron disparadas recientemente, destacando que se estableció correspondencia entre elementos balísticos encontrados en los distintos lugares de los hechos y algunas de las citadas armas de cargo.

Aunado a lo anterior, 19 de los 22 elementos de la Policía Municipal dieron positivo a la prueba de rodizonato de sodio (residuos de plomo y bario, producto característico a la deflagración de proyectil de arma de fuego), siendo éstos: Emilio Torres Quezada, Raúl Cisneros García, Baltazar Martínez Casarrubias, Abraham Julián Aguado Popoca, Miguel Ángel Hernández Morales, José Vicencio Flores, Juan y/o Iván Armando Hurtado Hernández, Zulai Marino Rodríguez, Salvador Herrera Román, Osvaldo Arturo Vázquez Castillo, Mario Cervantes Contreras, Juan Luis Hidalgo Pérez, Arturo Calvario Villalba, Rubén Alday Marín, Marco Antonio Ramírez Urvan, Margarita Contreras Castillo, Alejandro Andrade de la Cruz, Hugo Salgado Wences y Nicolás Delgado Arellano.

En sus declaraciones ministeriales, los elementos de la Policía Municipal fueron coincidentes en manifestar no haber agredido a persona alguna; no obstante, tres de ellos aceptaron haber disparado al aire, dos se ubicaron en la unidad 028, uno más admitió haber detenido a cinco personas por encontrarse en estado de ebriedad y otro de nombre Hugo Hernández Arias, indicó haber visto a diez detenidos en el patio de su comandancia, los cuales fueron sustraídos de ese lugar por otros elementos de la corporación, de quienes desconocía sus nombres, a bordo de dos patrullas.

No se omite señalar que en los vehículos localizados entre Periférico Norte y la calle Juan N. Álvarez, donde se encontraron los cuerpos sin vida de dos estudiantes de la normal rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, entre ellos tres autobuses, dos de la línea “Costa Line” y otro de la línea “Estrella de Oro”, se apreciaron impactos de arma de fuego, al parecer del calibre .223”, en virtud de que en el lugar fueron asegurados casquillos percutidos compatibles con ese calibre, determinándose así que la agresión fue directa.

Ejercicio de la acción penal y auto de plazo constitucional

Por las consideraciones vertidas, el 29 de septiembre de 2014, el agente del Ministerio Público del conocimiento ejerció acción penal en contra de Emilio Torres Quezada, Raúl Cisneros García, Baltazar Martínez Casarrubias, Abraham Julián Aguado Popoca, Miguel Ángel Hernández Morales, José Vicencio Flores, Juan y/o Iván Armando Hurtado Hernández, Zulai Marino Rodríguez, Salvador Herrera Román, Osvaldo Arturo Vázquez Castillo, Mario Cervantes Contreras, Juan Luis Hidalgo Pérez, Arturo Calvario Villalba, Rubén Alday Marín, Marco Antonio Ramírez Urvan, Margarita Contreras Castillo, Alejandro Andrade de la Cruz, Hugo Salgado Wences, Nicolás Delgado Arellano, Hugo Hernández Arias, Fernando Delgado Sánchez y Fausto Bruno Heredia por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado en agravio de dos personas, por lo que se radicó la causa penal 172/2014-1 del índice del Juzgado Primero de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Tabares.

Los inculpados fueron ingresados al Centro de Reinserción Social de las Cruces, donde fueron certificados médicamente, determinándose que no presentaban lesiones recientes físicas visibles al momento de su exploración, quedando a disposición del Juez de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Tabares, quien el 5 de octubre de 2014 les decretó auto de formal prisión.

Ampliación del ejercicio de la acción penal

Dando continuidad a las investigaciones, dentro del desglose que se aperturó para proseguir con la investigación de los hechos, el 3 de octubre de 2014, se recabó la testimonial de dos servidores públicos del Ayuntamiento de Iguala, quienes fueron coincidentes en manifestar que Felipe Flores Velázquez, entonces Secretario de Seguridad Pública y Protección Civil Municipal, ordenó la detención de los estudiantes de Ayotzinapa, esto en razón a que escucharon cuando dicha persona daba tal instrucción vía radio.

En igual forma, dos de los hoy policías municipales que se encuentran sujetos a proceso penal, al rendir su deposado ministerial, estando debidamente asistidos por un defensor de oficio, mencionaron que el día de los hechos se percataron de la presencia de sus compañeros de nombres Alejandro Tenescalco Mejía y Luis Francisco Martínez Díaz, Supervisor de Turno y Policía Segundo, respectivamente; es de destacar que estos últimos arrojaron positivo para la prueba de rodizonato de sodio, esto es presencia de residuos de plomo y bario en las regiones palmar y dorsal de ambas manos como producto característico en la deflagración producida por disparo de arma de fuego.

En ese sentido, el 5 de octubre de 2014, al contarse con señalamientos directos por cuanto hace al involucramiento en los hechos de Felipe Flores Velázquez, Alejandro Tenescalco Mejía y Luis Francisco Martínez Díaz, se ejerció acción penal en su contra como probables responsables en la comisión del delito de homicidio calificado en agravio de seis personas, y al estimarse que el Ministerio Público acreditó el cuerpo del delito y la probable responsabilidad de los indiciados, el órgano jurisdiccional obsequió las respectivas órdenes de aprehensión.

*Iñaki Blanco

Exprocurador General de Justicia del Estado de Guerrero

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.