Opinión

Iglesia ortodoxa rusa rompe con Patriarcado de Constantinopla

Los miembros del Santo Sínodo han considerado imposible seguir estando en comunión eucarística con el Patriarcado de Constantinopla | Fred Álvarez Palafox

  • 18/10/2018
  • Escuchar

Ya se veía venir, y no tiene reversa. La Iglesia ortodoxa rusa ha roto las relaciones con el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla –que dirige Bartolomé I– después de que éste otorgara la independencia “provisional” a la Iglesia ortodoxa ucraniana. "En una reunión del Santo Sínodo se ha tomado la decisión sobre la ruptura completa de las relaciones con el Patriarcado de Constantinopla", ha anunciado el jefe del departamento de relaciones exteriores de la Iglesia, el metropolita Hilarión de Volokolamsk.

La decisión está contenida en una Declaración del 5 de octubre, de parte del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa reunida en Minsk, capital de Bielorrusia, bajo la guía del Patriarca Kirill, para discutir de la toma de posición, anunciada el 11 de octubre pasado por el Patriarcado ecuménico de Constantinopla, de conceder la autocefalía a la Iglesia ortodoxa ucraniana, y lo que ello implica.

El golpe no sólo es religioso sino político

La declaración del Santo Sínodo: "a partir de ahora y hasta que el Patriarcado de Constantinopla renuncie a las decisiones anticanónicas tomadas sobre todos los clérigos de la Iglesia Ortodoxa rusa, quedan imposibles celebraciones religiosas con clérigos de la Iglesia de Constantinopla y participaciones en los sacramentos realizados en sus templos para laicos", se dice en el documento, según su página web.

“Con gran dolor nuestro” –se lee en la Declaración–, “los miembros del Santo Sínodo han considerado imposible seguir estando en comunión eucarística con el Patriarcado de Constantinopla”. 

La Declaración especifica toda la serie de motivos que han llevado a Moscú a romper la comunión: admitir en comunión a los “cismáticos” y “una persona excomulgada de otra Iglesia local”, “la invasión en las partes canónicas de alguno”, “el propósito de rechazar decisiones y compromisos históricos tomados”.

“Todo esto –afirma la Iglesia ortodoxa rusa– pone al Patriarcado de Constantinopla fuera del espacio canónico y, con gran dolor nuestro, vuelve imposible para nosotros continuar la comunión eucarística con su jerarquía, clero y laicos”.

Esperan que cambien

El metropolita Hilarión de Volokolamsk, jefe del Departamento para las relaciones externas del Patriarcado de Moscú, ha manifestado su deseo de que “el sentido común venza y que el Patriarcado de Constantinopla cambie su actitud, reconociendo la realidad eclesiástica existente”. “Hasta que estarán en vigor todas las decisiones ‘ilegítimas’ de Constantinopla, no podremos estar en comunión con aquella Iglesia”.

Han dicho que todas estas decisiones, desde el punto de vista de la Iglesia ortodoxa rusa, son ilegales y canónicamente inválidas.

La Iglesia rusa "no acepta estas decisiones y no va a seguirlas", dijo en tono amenazante Hilarión.

Una decisión ya tomada después de mucho tiempo

Pero no se ve marcha atrás, al contrario, la Iglesia Ecuménica de Constantinopla con sede en la ciudad turca de Estambul, proclamó que establece de manera “provisional" la administración directa del Patriarcado (independiente) de Constantinopla (el nombre histórico de la misma ciudad) sobre los asuntos eclesiásticos en Kiev, capital de Ucrania

La decisión fue leída el jueves 11 de octubre por su eminencia el metropolitano de Francia Emmanuel, quien también es copresidente de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP, por sus siglas en inglés):

El 11 de octubre el Patriarca Bartolomé I y 12 miembros del Sínodo, reiteraron la decisión ya tomada de que el Patriarcado Ecuménico proceda a la concesión de la autocefalía a la Iglesia de Ucrania

"El Patriarca Ecuménico, como el primero entre iguales, quiere restablecer su derecho canónico y devolver la Iglesia al mando de Constantinopla", destacó el representante de Bartolome I. Agregando que sigue "el proceso de entrega a Ucrania del Tomos (decreto)", es decir el otorgamiento de la autocefalía.

Además se confirma que Filaret Denisenko y Makariy Maletych han sido restablecidos en su rango jerárquico o sacerdotal; es decir se les levantó la excomunión que existía para ellos sobre todo para Filaret, líder de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, quien fue ex comulgado por Moscú por autoproclamar una iglesia independiente tras la caída de la Unión Soviética.

Además el Sínodo reconoce la anexión de la Metrópolis de Kiev por Moscú en 1686 como ilegal, y se anula la norma que concedía el derecho al Patriarca de Moscú a ordenar al Metropolitano en esa ciudad.

Acordaron convocar a un Sínodo –reunión– con la participación de obispos de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev, la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania y la Iglesia Ortodoxa de Ucrania del Patriarcado de Moscú, quienes presentaron una solicitud sobre la concesión del Tomos (decreto). 

El Sínodo pretende formar una única Iglesia Ortodoxa Ucraniana y elegir a su Primado, a quien se le entregará el Tomos (en forma de documento).

Reacciones

¡El golpe es durísimo! La ruptura de la iglesia ortodoxa rusa con el patriarcado de Constantinopla, y por tanto con el cabeza de las iglesias, es un hecho consumado, y no tiene reversa. No es un camino fácil, más bien abre un nuevo campo de batalla entre Rusia y Ucrania, y en menor medida entre Kiril y Bartolomé I, quien es el 'el primero entre iguales' y porta el cargo honorífico de patriarca ecuménico. 

Es evidente que durante los últimos tres siglos todos los ortodoxos que vivían bajo el techo del imperio ruso, incluido los ucranianos, dependían del Patriarcado de Moscú, pero en los últimos años había cada vez más partidarios del cisma con la iglesia rusa.

Además en Ucrania la cuestión de una Iglesia local autónoma se reavivó con la independencia en 1991; tomó fuerza con la Revolución Naranja de 2004 y se agravó con la anexión rusa de Crimea y el apoyo del Kremlin a la insurgencia prorrusa en el este del país, acontecimientos en los que el Patriarcado de Moscú apoya sin condición al presidente Vladímir Putin.

Ahí está el quid del asunto; en la actualidad Crimea es un territorio disputado entre Rusia y Ucrania. 

Con ello Vladimir Putin pierde fuerza. Para el presidente ruso es clave seguir manteniendo la soberanía espiritual sobre la antigua república soviética.

¿Por qué es importante?, pregunta Alba Morgade de la BBC News, y responde: "Primero, por su carga simbólica. La capital ucraniana, Kiev, fue el punto de partida y origen de la Iglesia ortodoxa rusa, algo que acostumbra a recordar el propio presidente Putin. Fue allí donde el príncipe Vladimir, figura eslava medieval reverenciada tanto por Rusia como por Ucrania, se convirtió al cristianismo en el año 988”.

"Si la Iglesia ucraniana gana su autocefalía, Rusia perderá el control de esa parte de la historia que reclama como origen de la suya propia", asegura en BBC Mundo el doctor Taras Kuzio, profesor en la Universidad Nacional Academia de Mohyla de Kiev y miembro no residente de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

Además la catedral de Sofía, en Kiev, es un símbolo para la religión ortodoxa del este de Europa.

"Perderá también gran parte de los símbolos históricos que forman parte del nacionalismo ruso que defiende Putin, tales como el monasterio de las Cuevas de Kiev o la catedral de Santa Sofía, que pasarán a ser enteramente ucranianos. Es un golpe para los emblemas nacionalistas de los que presume Putin”, dice Kuzio,

Pero es además –agrega Morgade–, en su opinión, una cuestión geopolítica.

"Para Putin es como el colapso de la Unión Soviética en 1991 porque representa la ruptura de su proyecto, el del 'mundo ruso', donde Ucrania juega un papel central. Y viene a probar que su estrategia de chico duro para acercar a la antigua república soviética no ha hecho sino alejarla incluso más".

Por lo pronto habrá una disputa por los templos y fieles; están divididos.

Según los medios en estos momentos más de 12 mil parroquias son leales al patriarca de Moscú, Kiril, y otras 5 mil al de Kiev, Filaret.

Actualmente en Ucrania hay tres Iglesias ortodoxas: 1) una dependiente de Moscú, que es mayoritaria, 2) la Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala, fundada en 1917, y 3) la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kiev, creada en la década de los 90 con la independencia de Ucrania.

Hacia la paz en la región y sobre todo la libertad religiosa

La decisión del Patriarca de Constantinopla fue por petición del presidente de Ucrania. Petró Poroshenko, dijo el jueves 11 de octubre en su cuenta de Twitter (@poroshenko): "Ésta es la victoria de Ucrania, nuestra victoria común”. En su opinión, la creación conjunta de una iglesia independiente "es el camino hacia la paz, la calma y la comprensión", porque el objetivo del Kremlin –subrayó– "es encender una guerra religiosa en Ucrania”.

Poroshenko ha dicho que el Estado garantizará la libertad religiosa para las personas de cualquier fe. “Las autoridades ucranianas garantizan el pleno respeto de la libertad religiosa para las personas de todas las confesiones. No hay (ni habrá) una iglesia estatal, nunca la tuvimos y nunca la habrá. Y nadie será ‘invitado por la fuerza’ a la iglesia ortodoxa consagrada con Tomos“, dijo recientemente.

Señaló que la creación conjunta de una iglesia independiente no puede ser la base de la discordia, la confrontación, la violencia. “Ciertamente no podemos dejar que suceda. En el lado opuesto, es un camino hacia la paz, la comodidad y la comprensión”.

En ese sentido, el Sínodo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla hizo un llamamiento “a todas las partes implicadas, para que eviten la apropiación de iglesias, monasterios y otras propiedades, así como eviten cualquier otro acto de violencia o represalias, para que prevalezca la paz y el amor de Cristo”.

Bartolomé I agradece al presidente de Ucrania por sus esfuerzos para unir a los cristianos ortodoxos en Ucrania, no será fácil.

Bartolomé I ejerce su cargo desde 1991 y está considerado el líder moral de los ortodoxos en el mundo: 300 millones de cristianos. No es el papa de los ortodoxos...

Es –eso sí–, el jefe de la denominada iglesia ortodoxa autocéfala de Constantinopla, con cerca de cuatro millones de fieles en varios países, y por tato considerado sucesor de "Andrés el Apóstol" de la misma manera que el Papa es considerado sucesor de su hermano, el apóstol Pedro.

Es el primus inter pares en las Iglesias ortodoxas, separadas de la comunión con Roma desde julio de 1054, y tiene la autoridad exclusiva de reconocer nuevos patriarcados, como fue el caso en Ucrania.

Las 14 iglesias reconocidas como ortodoxas gozan todas de cierta autonomía, no están organizadas bajo un liderazgo pero aceptan que el patriarca de Constantinopla ejerce de líder moral de todas. Sin embargo, Rusia posee la mayor parte de los fieles (80 millones de 300 que hay en el mundo) y la mayor parte de los recursos económicos y por ello tiene una influencia considerable.

Aunque otras iglesias como la griega tienen un dominio moral como una especie de árbitros, la órbita real la marcaba Moscú.

Y ¿quién es Kiril?

Se llama Vladímir Mijáilovich Gundiáyev, pero es conocido el Patriarca Kiril de Moscú y de toda Rusia; también se le denomina Su Beatitud, o su Santidad, o Santísimo Patriarca de Moscú.

Su liderazgo está (¿estaba?) en comunión con los otros 14 patriarcas y primados de las demás Iglesias Ortodoxas Orientales.

El 27 de enero de 2009 el Concilio Ecuménico de la Iglesia Ortodoxa Rusa lo eligió como Patriarca de Moscú; es cercano a Putin.

No sabemos qué pasará…

Por ello, a pesar de los roces con Kirilel jerarca máximo de Moscú, Bartolomeo I jamás había hecho un desaire similar a Rusia en 27 años de mandato.

El único desaire hoy es que ya no rezan por él, desde el pasado mes de septiembre el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa Kiril, siguiendo la decisión del Sínodo dejó de nombrar a su hermano al patriarca Bartolomé I durante sus oficios religiosos.

Grave...

Anteriormente el patriarca ruso mencionaba el nombre de su homónimo de Constantinopla debido a una tradición histórica, en primer lugar, antes que los de los demás jerarcas de las 14 Iglesias Ortodoxas existentes en el mundo.

¿Pecatta minuta? 

Mmm, hasta el momento “la comunión eucarística entre las iglesias no se interrumpe", subrayó a la agencia rusa Sputnik el portavoz del patriarca Kiril, Alexandr Vólkov.

¿Y qué dice el papa Francisco

Prudencia, querida prudencia, tiene relación con todos...

Recordemos que Bartolomé I, asistió a la misa inaugural de Francisco aquel 19 de marzo de 2013, un hecho que no ocurría desde el Gran Cisma de Oriente en 1054, cuando la Iglesia se dividió entre Roma y Constantinopla.

En 2014 el papa Francisco y Bartolomé I firmaron en Jerusalén una declaración conjunta: El Espíritu Santo nos conduce a la unidad.

Y con Kiril lo unió Cuba y Siria...

Además, han establecido dialogo cara a cara. La tarde del viernes 12 de febrero de 2016 y antes de su arribo a la Ciudad de México, el Papa Francisco tuvo un encuentro privado con el patriarca Kiril.

El encuentro fue considerado histórico, ya que ningún Papa se había reunido con un Patriarca de Moscú en casi 1000 años; Bergoglio hizo ese ese milagro, y uno de los hombres que fue puente en este encuentro fue el Presidente Raúl Castro Ruz. A partir de ahí el papa Francisco ha tenido relación telefónica con Kiril, sobre todo porque comparten la preocupación de la situación de Siria 

(Véase: Histórico encuentro entre dos líderes religiosos en Cuba)

Fuente: Agencias

Papa Francisco, ¿el gran mediador entre las dos Coreas?

@fredalvarez  | @OpinionLSR | @lasillarota