Opinión

Ifigenia, Cuauhtémoc y Porfirio: las tres cruces de AMLO

Con cerca de dos años en el poder, tal parece que AMLO comienza a alejarse de sus más cercanos y viejos compañeros de lucha en la izquierda. | Lourdes Mendoza*

  • 26/10/2020
  • Escuchar

Ifigenia Martínez, Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo son nombres que no necesitan presentación en la izquierda y en la construcción de la democracia mexicana.

Con cerca de dos años en el poder, tal parece que López Obrador comienza a alejarse de sus más cercanos y viejos compañeros “de lucha”, a quienes parece no escuchar en sus múltiples llamados para enderezar el camino.

Quedaron lejos aquellos días en que Ifigenia, junto con Cárdenas y Muñoz Ledo le decían adiós al PRI, exigiendo elecciones limpias para definir al candidato presidencial de 1988. La primera gran fractura del partido hegemónico y todopoderoso se da con la salida de estos personajes, quienes atraen a varios dirigentes nacionales y estatales a su movimiento. Uno de ellos fue un tabasqueño que había dirigido al tricolor en aquella entidad.

Sí, el joven López Obrador se acercó directamente a Muñoz Ledo y le pidió ser candidato a gobernador por el extinto Frente Democrático Nacional, aunque los resultados al final no le favorecen. En 1989 fundan el PRD, cuyas primeras reuniones fueron en casa de Ifigenia Martínez.

Desde entonces, la maestra, Muñoz Ledo y el ingeniero Cárdenas lo acompañarían en todas sus gestiones, desde lo local, como jefe de Gobierno, líder de partido y, finalmente, como presidente.

El día de su toma de protesta entró a San Lázaro del brazo de doña Ifigenia, a los tres les dedicó su triunfo y Porfirio le impuso la banda presidencial.

AMLO invitó a Ifigenia y a Porfirio, como sus dos mentores, a representar a su movimiento desde el Congreso, en reconocimiento a la trayectoria conjunta y a su visión profundamente nacionalista. Es ahí donde comienza la discordancia, pues ven inadecuadas y contrarias a la lucha que emprendieron desde 1988 algunas políticas e iniciativas de AMLO.

Un botón…

Apenas la semana pasada se extinguieron 109 fondos y fideicomisos públicos. Reunir el quórum y los votos no fue fácil. El presidente no se esforzó en ocultar su descontento con quienes se opusieron a la iniciativa: defensores de ladrones y de la corrupción, fueron algunos de los términos que empleó. Pero, ojo, entre los que se oponían destacaron Ifigenia Martínez, Ricardo Ahued, y Germán Martínez, quienes planteaban analizar la iniciativa y no sesionar de manera fast track.

Recordemos también cuando la maestra Ifigenia no pudo contener la risa al referirse a la petición de López Obrador para que España se disculpe con México por la matanza de indígenas ocurrida hace 500 años, durante La Conquista.

“¿Dónde estaba el presidente hace 500 años?”, expresó con una amplia sonrisa, para abundar: “ahí está viva la cicatriz, pero pues ya no tiene remedio. Ya nosotros superamos esa etapa y a mucho orgullo”.

La decana del Congreso y AMLO no pueden ocultar el cariño y respeto que se profesan, pero como autoridad moral y buena maestra en economía debe seguir manoteando por el bien del país.

Muñoz Ledo alza la voz

Porfirio conoce a AMLO en 1989, durante una reunión con Cuauhtémoc Cárdenas, cuando el Frente Democrático Nacional estaba constituido por PFCRN, PARM y PPS, antes de nacer el PRD.

Pese a llevar tres décadas juntos formando parte de la izquierda mexicana, han sido recurrentes los llamados de Muñoz Ledo a la 4T de AMLO para corregir el rumbo. Con respeto, Porfirio no ha guardado silencio y ha exigido a la bancada morenista no convertirse en levanta dedos, y a dar la pelea con argumentos y no con mayorías.

En abril, por dar un ejemplo, se manifestó en contra de discutir en San Lázaro la reforma propuesta por el tabasqueño para modificar la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, con la cual se le daría el poder de modificar el presupuesto del país sin consultar al Congreso.

Las “cachetadas” de Cárdenas

El pasado 19 de octubre, durante el homenaje luctuoso número 50 al general Lázaro Cárdenas, Cuauhtémoc dijo ante el presidente que su padre siempre fue respetuoso con la oposición pese a los ataques en contra del cardenismo, dando así una fina estocada al titular del Ejecutivo Federal.

“Sabía qué y quiénes las movían, quiénes las representaban con la convicción de que no representaban riesgo alguno a la obra de la Revolución y menos a los principios que normaban su proceder, sino que se fortalecían éstos respetando a esas oposiciones, que por agresivas que fueran, solamente ejercían su derecho constitucional a la disidencia”, señaló el fundador del PRD.

Qué contraste con la actitud que AMLO ha ejercido contra aquellos que ha llamado “conservadores”, ya sean medios de comunicación, políticos, movimientos, organizaciones, feministas...

Pero esta no fue la primera vez, ¿se acuerdan cuando el ingeniero, al inicio de la pandemia de covid-19, le hizo un llamado al presidente para que cancelara sus tan cuestionados megaproyectos (Tren Maya, Santa Lucía y Dos Bocas), a fin de que destinara esos recursos a la atención de la pandemia.

“Hay que buscar todos los recursos que sean posibles, incluso diría yo, es esto es quizá un atrevimiento en un sentido, incluso pensar en diferir los megaproyectos y tomar esos recursos mientras tenemos una mejor oportunidad, si es que por otro lado se pone en práctica una política de protección al empleo”, aseguró.

O cómo olvidar que a finales del 2019 aseveró que ni López Obrador ni Morena representaban a la izquierda en México. Ante ello, AMLO respondió que el ingeniero era libre de expresar su sentir y le reiteró su respeto.

Otra de las críticas fue por el famoso Culiacanazo, al apuntar que el operativo fallido que terminó en la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo Guzmán, fue “imprevisto, una cosa no cuidada, no estudiada”.

Y hace unos días, Cárdenas, integrante del consejo asesor del movimiento Nosotrxs, anunció el lanzamiento de una campaña política a partir de enero de 2021 que buscará evitar la concentración del poder y poner en la agenda la desigualdad social.

Este debería ser un momento de reflexión para el presidente, hacer un alto y replantearse lo que construyó luchando al lado de sus mentores, que no han dejado pasar inadvertidas sus desviaciones y quienes esperan se corrija el rumbo por el que lucharon más de 30 años.

Ifigenia, Porfirio y Cárdenas, independientemente de filias o fobias, son, sin duda, personas de Estado y nadie puede dudar de su rectitud.

¿AMLO se está equivocando?

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con autorización de la autora.

* Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.