Opinión

IEPS a gasolinas y diésel, ¿será AMLO igual a EPN?

¿AMLO se animará a bajar el IEPS para que bajen los precios de la gasolina y el diésel? | Ivonne Ortega

  • 30/12/2020
  • Escuchar

Va cerrando 2020 con toda su carga de experiencias dolorosas derivadas de la pandemia por el covid-19 y todos hemos resentido en mayor o menor medida sus efectos. Muchos hemos perdido seres queridos o tenemos familiares bajo cuidado médico, y por todo el territorio nacional la economía ha resentido una caída que aún falta por recuperar.

Hay noticias alentadoras: las vacunas empiezan a llegar y a pesar de su lentísima aplicación es un faro de esperanza ante la terrible situación por la que atraviesa el país.

En lo económico, las proyecciones del INEGI y el Banco de México así como los datos más recientes nos indican que la recuperación ha disminuido hacia el fin de año. 

En cuanto al gobierno federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó el 24 de diciembre que en lo que va de su administración se han logrado ahorros por más de un billón 500 mil millones de pesos, de los cuales tan solo por el cobro de impuestos “a los que se sentían influyentes” han ingresado al erario más de 800 mil millones de pesos de más.

Sin embargo, el impuesto especial IEPS a las gasolinas y el diésel para 2021 permanecerá inalterable, lo que significa que pagaremos por cada litro de gasolina o de diésel más de 5 pesos de puro impuesto. Y quienes no tienen vehículo de todas formas sentirán esa carga en el costo de los productos que se transportan.

La justificación es, según la Secretaría de Hacienda, la debilidad de las finanzas públicas derivada de la pandemia por el covid-19.

Los ingresos por impuestos a gasolinas y diésel durante 2021 están estimados en poco más de 351,500 millones de pesos, que representan un 10% de la recaudación fiscal.

Si ha habido ahorros por más de un billón (millón de millones) y medio de pesos, ¿será mucho pedirle al gobierno federal que reconsidere y toque esos ahorros para bajar de verdad el precio de las gasolinas y el diésel?

No me refiero al precio del petróleo ni a los costos de transporte y distribución de los combustibles, sino al impuesto IEPS que el gobierno aplica sin piedad por cada litro de gasolina o diésel que compramos.

Es más: tampoco me refiero a eliminar el IEPS, sino a modificarlo para que se cobre sólo el 50%, y que ese dinero que el gobierno deje de ganar, beneficie a quienes se trasladan al trabajo en vehículo propio o transporte público, a los productores que necesitan sacar su cosecha, a las empresas que no verán tan encarecida la logística, a todos los que consumimos productos…

En la lógica de la distribución directa de los recursos, ¿no conviene más beneficiar a las y los mexicanos con una baja en los precios de gasolinas y diésel, que cobrarles ese dinero para seguir construyendo el tren o la refinería, para los cuales de todas formas hay dinero suficiente, según ha dicho el mismo presidente?

Viene 2021 con un panorama económico gris, con una industria y fuentes de empleo presionadas por la recesión y el confinamiento. Quienes menos tienen cada vez tienen menos, y sin un plan de gobierno claro para apoyar a las empresas de todos niveles y a cada mexicano para sobrellevar la crisis, cada peso cuenta.

En 2017 promoví la iniciativa ciudadana #FirmaPorTuBolsillo para que el gobierno rebajara el IEPS a las gasolinas y diésel para apoyar a la gente, en vez de aumentar los precios. Respaldada por 404 mil 324 ciudadanas y ciudadanos que firmaron conmigo la iniciativa, me opuse al gasolinazo y a cambio recibimos el rechazo y el desprecio del gobierno de Enrique Peña Nieto. Y la gasolina y el diésel siguieron subiendo.

Hoy gobierna Andrés Manuel López Obrador. ¿Se animará a bajar el IEPS para que bajen los precios de la gasolina y el diésel? ¿O hará lo mismo que Peña Nieto, dejará que suban de precio los combustibles, con la carga que supone para todo México?

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.