Opinión

IECM, el mejor aliado del INE para el voto electrónico

El INE enfrenta ahora la puesta en marcha de la implementación del voto electrónico rumbo a la elección presidencial de 2024. | Fernando Díaz Naranjo

  • 05/08/2019
  • Escuchar

Luego de la reforma constitucional en materia político electoral de 2014, al INE le fueron atribuidas más de 70 nuevas facultades que se circunscriben básicamente en la planeación, coordinación, desarrollo y vigilancia de los procesos electorales tanto federales como locales.

Desde entonces el INE ha enfrentado con éxito, en coordinación con los Organismos Públicos Locales Electorales, diversas elecciones desde 2015 y en particular la muy compleja elección federal de 2018 en donde, además, concurrieron elecciones locales en 30 entidades federativas.

En este año en curso en donde hubo seis procesos electorales locales, asumió la organización de la elección del Estado de Puebla entregando nuevamente buenos resultados.

Con este panorama, el INE enfrenta ahora uno de los retos que han llamado poderosamente la atención de propios y extraños: la puesta en marcha de la implementación del voto electrónico rumbo a la elección presidencial de 2024.

Para ello, conformó unos lineamientos que integran las características que dicho sistema debe acreditar, el cual estará basado en una modalidad de votación por internet, garantizando la certeza, legalidad y transparencia de los sufragios que los ciudadanos emitan en su oportunidad.

Este sistema por internet pretende captar la votación de los mexicanos residentes en el extranjero que quieran votar por presidente de la República y Senadores. Además, estaría también diseñado para que, en caso de realizarse elecciones locales, pueda recibir la votación de nuestros connacionales residentes en otros países para las elecciones de Gobernador, Jefe de Gobierno o cualquier otro cargo de elección popular según lo dispongan las legislaciones electorales o, inclusive, consultas populares.

Este sistema electrónico integraría varias características que pretenden generar confianza en todos los actores participantes: partidos políticos, candidatos, medios de comunicación y, por supuesto, toda la ciudadanía en general.

En razón de esto, las principales características técnicas de este sistema serían la generación de una llave criptográfica que buscaría brindar seguridad de la información que, eventualmente, se registre en el sistema; transparencia sobre los tipos de elección que se llevarían a cabo; autentificación del votante; monitoreo del sistema que permitiría a los partidos políticos, candidatos, observadores y personal de los órganos electorales –federal y local-, revisar todos los procedimientos que dicho sistema genere para recibir la votación de los mexicanos residentes en el extranjero.

Este sistema, además, integraría un procedimiento para la obtención de la base de datos con los votos cifrados con la intención de que los mismos no generen un vínculo con el votante y, finalmente emitiría las actas con los respectivos resultados en razón de los votos emitidos por los ciudadanos.

Sin embargo, el INE deberá enfrentar diversas pruebas, supervisadas y hasta auditadas por las instancias que, en su oportunidad, sean determinadas.

Consecuentemente, me parece que un buen ejercicio a la luz de generar certeza y transparencia de la eficiencia de un sistema de esta envergadura sería que, cuando lo tenga consolidado, realizara algunas pruebas piloto en ejercicios de educación cívica en centros escolares.

También, podría instrumentarse inclusive de manera vinculante, en algún ejercicio de participación ciudadana.

Para ello, considero que la instancia adecuada sería, sin lugar a dudas, coordinarse con el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) y aplicarlo en una consulta que lleva a cabo denominado "Presupuesto Participativo".

En este ejercicio, la ciudadanía participa eligiendo, entre varios proyectos establecidos, cuál o cuáles considera los más idóneos para que la autoridad los realice en su colonia o comunidad.

Además, logísticamente las oficinas tanto del el IECM como del INE están muy cerca, lo que facilitaría una plena y óptima coordinación de trabajo.

De hecho, el IECM ya ha llevado a cabo ejercicios electrónicos para recibir la opinión de la gente en estos ejercicios de participación ciudadana y más aún, en la elección de 2012 instrumentó el voto por internet para que los ciudadanos de esta gran urbe pudieran emitir su voto por Jefe de Gobierno.

El INE tendrá la última palabra.

¡Hasta la próxima!