Las elecciones son consideradas un método pacífico usado en las democracias para resolver el dilema de quién debe gobernar una nación; cada año, decenas de países ?consideradas democracias? convocan a sus ciudadanos a elegir a un líder quien, luego de resultar ganador frente a rivales políticos, gobernará un país durante un periodo establecido (en el mejor de los casos), decidiendo las políticas públicas emprendidas por dicha nación, utilizando los recursos financieros para tal fin que la propia ciudadanía produce.

2018, elecciones en el mundo


Durante 2018, más de 40 países convocarán a elecciones, en algunos casos serán presidenciales, legislativas o ambas. Países como Rusia, Italia, Irlanda, Suecia, Libia, Camerún, Zimbabue, Egipto, Colombia, México, Brasil, Venezuela, Pakistán o bien Irak, vivirán un proceso electoral este año.

Sin importar del país del que hablemos, los candidatos a puestos de elección popular siempre hacen gala de promesas idílicas, que, de llegar al poder, aseguran cumplirán, resolviendo así problemáticas de índole económico, social, de inseguridad pública, combate a grupos criminales o a la corrupción rampante en las esferas del poder político, pero que nunca cumplen, o bien, generan una nueva dificultad para la adecuada gobernanza.

Los intentos del hombre para lidiar con los problemas de gobierno han sido frustrados porque rebasan la capacidad humana para solucionarlos. Algunos, siendo líderes honrados e íntegros, a lo largo de milenios, han procurado resolver los inmensos problemas gubernamentales. Han tratado de hallar soluciones responsables. Han querido construir un mundo mejor.

Incapacidad para gobernarse


Los fines primarios del gobierno son la paz y la prosperidad, dos metas frecuentemente incluidas en el concepto de "bien común". Los gobiernos, a lo largo de la historia, han tratado de alcanzar esas metas por caminos muy diferentes. Pero ningún gobierno en la historia los ha logrado de manera plena o permanente. Ninguno ha logrado la paz y prosperidad duraderas. Todos los gobiernos, en algún punto, han fallado. Así pues, el hombre ha demostrado su incapacidad para gobernarse.

En vez de paz, la humanidad ha conocido, en casi todas sus generaciones, la guerra y la violencia. La guerra ha sido el sello característico de la historia. Los seres humanos, en su vasta mayoría, solo conocen, en lugar de prosperidad, la desgracia, la miseria, la esclavitud. El bienestar de unos pocos, la miseria de la mayoría, esa ha sido la regla general.

¿Qué podría ser diferente en la política mundial en estas 40 naciones que convocarán a sus ciudadanos a las urnas? Para desilusión de todos, ¡nada!, sin embargo, veo sociedades oprimidas y con la necesidad de cambios verdaderos. Ahí radica la esperanza.

Tiempo al tiempo.

También lee: El mismo PRI... PAN, PRD...

@plumavertical @OpinionLSR | @lasillarota


Esta semana, mis recomendaciones literarias:

"El apetito de ellas" (Rosa María Porrúa) de Paloma Ruiz Román. Una apasionante novela erótica en la que el amor y los sentidos se mezclan entre sí, deleitándonos con una infinidad de sabores, olores y sensaciones.

Ana, una cocinera obsesionada por cautivar el paladar de sus comensales, pierde la inspiración y entusiasmo por su trabajo. El destino la conduce hasta Valentina, quien desencadena en ella un deseo frenético por seguir adelante con sus creaciones culinarias y comienzan una relación amorosa que desde el principio estará marcada por la fusión de la música, sexo, comida y erotismo.

Una historia de amor, pasión, miedos, infidelidad y reencuentros, acompañados de exquisitos platillos que conquistan al paladar más exigente.

"Fue" (Alfaguara) de Vicente Herrasti. Alrededor del año 130 a. C., tras un largo viaje, los destinos del joven Avi y del mítico Evaristus de Pagala coinciden en las inmediaciones de la cordillera del Hindukush. El encuentro, en apariencia casual, detona en un relato en el que la aventura, la espiritualidad, la historia y el lenguaje se amalgaman en una experiencia literaria desbordante que, paulatinamente, deriva en iniciación. Para llegar a ese punto, el lector habrá de adentrarse en el peculiar Portus Macedonum, en la mágica isla de Bibakta y en las montañas del Kush que, entre sus desfiladeros, cuevas y ríos, ocultan secretos casi tan antiguos como el hombre mismo.

Los personajes y situaciones memorables, la manera de abordar los llamados "grandes temas" y el vigor estilístico, terminan por descubrirnos a la verdadera protagonista de la novela: la belleza, eterna mediadora entre lo humano y lo divino que sabe decirlo todo sin palabras.

"La edición de libros en tiempos de cambio" (Paidós) de Fernando Esteves y Patricia Piccolini (compiladores). El surgimiento del libro electrónico auguraba la desaparición del libro impreso. Nada más alejado de la realidad actual. En la era del boom de los medios digitales, el libro impreso es parte de «un paisaje más diverso y complejo, con nuevos actores —desde las empresas de tecnología hasta los booktubers— y nuevas tareas —el marketing digital, entre las más relevantes—», como afirman Fernando Esteves y Patricia Piccolini.

La edición de libros en tiempos de cambio nos aproxima a la diversidad y riqueza que recorre los caminos de la edición, y plantea las particularidades que implica editar libros de texto, novelas, publicaciones periódicas y de quiosco. Abunda en los procesos del quehacer editorial como la corrección de estilo, el diseño, marketing, entre otros.

Además, nos ubica en las bases sobre las que se asienta la industria y, más ampliamente, la cultura del libro, como el derecho de autor y la retribución económica al trabajo intelectual.

Esteves y Piccolini reúnen las voces más sobresalientes en este tema, coincidentes en algunos casos, divergentes en otros, y con énfasis diversos en un libro imprescindible para el quehacer editorial.

"La asamblea de los muertos" (Salamandra) de Tomás Bárbulo. Entre bromas y pullas, cuatro parejas inician un viaje al norte de África en un minibús alquilado. A primera vista parecen unos turistas con ganas de disfrutar a tope de sus vacaciones, pero en realidad los hombres forman parte de una banda de delincuentes madrileños de poca monta y se dirigen a Marrakech con un encargo muy concreto: desvalijar un banco durante la feria de orfebrería que se celebrará en la ciudad.

El cerebro de la operación, un joyero francés conectado con la jet set internacional, les proporcionará un guía y un contacto sobre el terreno, y, una vez finalizada la tarea, una bolsa de nada menos que dos millones de euros. Sin embargo, pronto surgirán los primeros motivos de inquietud, y lo que debía ser un trabajo rápido y limpio deriva en una serie de acontecimientos imprevisibles que arrastran a los ufanos maleantes a una situación que jamás habían imaginado.

De sorpresa en sorpresa, con un ritmo trepidante, unos diálogos descarnados y un afilado sentido del humor, Tomás Bárbulo conduce al lector hasta un asombroso final que otorga a la historia una dimensión insospechada.

"El libro de hechizos de lo perdido y lo encontrado" (Océano Gran Travesía) de Moïra Fowley-Doyle. Una tormentosa noche de verano, Olive y su mejor amiga, Rose, comienzan a perder cosas. Al inicio se trata de objetos sin importancia, pero pronto se darán cuenta de que Rose ha perdido algo mucho más íntimo, algo de lo que no está dispuesta a hablar; y Olive percibe a su mejor amiga cada vez más distante.

Más tarde comienzan a aparecer por el pueblo las seductoras páginas del diario escrito por una chica llamada Laurel, y Olive se encuentra con tres misteriosos desconocidos: Ivy, Hazel y su hermano gemelo, Rowan.

Cuando el nuevo grupo de amigos descubre un misterioso libro rojo, todo cambia. Sus desgastadas páginas están llenas de hechizos para conjurar todo aquello que se ha perdido. Y ellos piensan que podría ser su oportunidad de encontrar lo que cada uno necesita.

A menos que haya cosas que nunca tendrían que ser encontradas...



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información