Opinión

Huexca: “Y venimos a contradecir…”

Estaría más en tono con la Cuarta Transformación que se ejerciera en los hechos aquel que “el pueblo es el que manda”. | Joel Hernández Santiago

  • 27/02/2019
  • Escuchar

“…Y venimos a contradecir…” era el inicio de la defensa que hacían los campesinos de Morelos por la afectación que hacían las autoridades, o terratenientes, de sus tierras y sus recursos, lo que significa de su propia vida y la de su familia.

Ya durante la Colonia o con Independencia, Reforma o Revolución mexicanas, los campesinos acudían a la autoridad para argumentar en su favor, no obstante casi siempre salían perdedores, a pesar de que con mucha frecuencia, relata Arturo Warman en su libro emblemático así nombrado, los campesinos tenían la razón…

Y venimos a contradecir”, parecen repetir como si fueran siglos no transcurridos, los campesinos de Huexca, Morelos, a los que se les ha anunciado la instalación de una ‘Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado de Huexca’, su comunidad, la que, según ellos, arrasaría con su desarrollo agrario, comunitario, social y de vida.

El gobierno federal dice que esta Termoeléctrica que se instalará en Huexca, Morelos, dotará de energía eléctrica al estado, evitará comprar la energía al exterior y contribuirá a ahorrar recursos necesarios para otros menesteres en el país.

Antes se había instalado ya en la zona una termoeléctrica de prueba, y desde entonces hubo reticencias de distintos campesinos que advertían de daños ecológicos, impacto ambiental, reducción de la producción agraria ahí por la distracción del agua para siembra y el perjuicio social que como consecuencia traería ésta. Los campesinos locales advirtieron que se opondrían a esta instalación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, por su parte, dijo que se llevaría a cabo una consulta pública el 24 de febrero para saber qué opinan habitantes de Morelos, Tlaxcala y Puebla sobre esta instalación... En contraposición, los habitantes del lugar dijeron que no era conveniente esa consulta porque “no era pareja” y que estaba “amañada”.

… Pidieron retrasarla para participar en su diseño y, en todo caso, insistieron en que antes de llevarla a cabo se dieran a conocer ventajas y desventajas o riesgos de estas instalaciones en el lugar. El presidente los llamó “Radicales de izquierda” y “Conservadores, por oponerse al proyecto de la Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado de Huexca”.

Unos días antes de la consulta del 24 de febrero, el día 20, Samir Flores Soberanes, un activista que luchaba contra el plan del gobierno para construir un gasoducto que atravesaría Morelos y también en contra de la termoeléctrica de Huexca, fue asesinado en las puertas de su casa.

El presidente López Obrador condenó este asesinato calificándolo de "vil, cobarde". Sin embargo, el mandatario dijo que la consulta popular “se efectuará como estaba planeado”.

Y se llevó a cabo ésta consulta en la fecha señalada, a la que, según informó el presidente el lunes 25 de febrero, acudieron 55,715 votantes, de los cuales el 59.5 por ciento dijo sí a la instalación y 40.1 por ciento dijo “no”.

No obstante, hubo enfrentamientos durante la Consulta, en particular en el estado de Morelos, en donde gente embozada destruyó casillas y boletas. La inconformidad se expresó de forma abrupta bajo la amenaza de que “no permitirán esa instalación en Huexca”.

De forma abierta los campesinos de la región insisten. Según el Comisariado Ejidal de Tenextepango, Martín Ortiz Salazar, la operación de la planta afectará a 7 mil ejidatarios, 32 pueblos, 35 mil pobladores y 17,999 hectáreas de cultivo, pues la dotación de agua se reduciría drásticamente.

Las razones

Y venimos a contradecir”: “Venimos representando a nueve comisariados ejidales de Ayala en donde nos manifestamos de que no estamos de acuerdo en que la termoeléctrica entre a funcionar por dos razones:

“La primera, por el tipo de contaminación que está haciendo hacia los mismos pobladores; la segunda parte muy importante es que nos van a quitar la dotación de agua de la planta tratadora de aguas residuales que nos beneficia a San Juan Ahuehueyo, a Moyotepec, Las Piedras, Tecomalco, Chinameca, El Vergel, Santa Rita, Anenecuilco, Valle de Vázquez y el propio Salitre. Se van a llevar 242 litros por segundo y nos van a regresar de 60 a 70 (y aseguran) que esa agua va a estar muerta”.

El “Proyecto Integral de Morelos” de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se compone de dos centrales termoeléctricas con capacidad de más de 622 mega watts, y un gasoducto de 30 pulgadas y 150 kilómetros de longitud, que se conectaría con el gasoducto de Petróleos Mexicanos que va de Zempoala al centro del país.

Los campesinos dicen: “No se nos ha tomado en cuenta, no han recibido la información que se tiene por parte de las comunidades, se necesita socializar esta información, no nada más la información que ellos tienen para la conveniencia de instalar esta termoeléctrica, que vean lo que está padeciendo cada uno de nuestros pueblos. Nosotros sí queremos seguir viviendo, sí queremos que se sigan respetando nuestros derecho, nuestros recursos naturales, nuestra tierra…”

La decisión del gobierno parece estar tomada una vez que los resultados de la Consulta –como en otras consultas– le fueron favorables.

Aun así, estaría más en tono con la Cuarta Transformación que se escuchara a los campesinos del lugar y se ejerciera en los hechos aquel “el pueblo es el que manda” y “escuchar al pueblo bueno”; sentarse a dialogar, en democracia, gobierno federal, estatal y municipales, con los campesinos, para llegar a puntos de acuerdo que beneficien a todos.

Esto sería una muestra de que este gobierno del pueblo y para el pueblo es eso, precisamente. Ojalá.

Islas Marías, del terror a la cultura

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.