Opinión

Honrar a mis muertos

El alma de esos jóvenes de Ayotzinapa ¿dónde está?

  • 02/11/2016
  • Escuchar

Apuro el paso para no llegar tarde a tribunales, pero por más que me concentro en continuar no dejo de recordar a mis muertos.  Están presentes con sus cariños y sonrisas; los escucho todavía en palabras de Pablo Neruda:

 

“Sus pasos suenan y su vestido suena, callado como un árbol”.

 

Sigo caminando, pero más despacio, me acuerdo de las familias de los mineros de Pasta de Conchos en el norte de Coahuila que no pueden honrar a sus muertos, porque no saben si lo están.  Recuerdo a doña Trini o a Elvira con esa fuerza y coraje:

 

No tenemos ni sus cenizas, ni sus restos. Quedaron en esa mina donde el gobierno los abandonó. Otras familias van al cementerio a honrar a sus muertos y nosotras tenemos esa mina cercada, sin saber qué pasó con ellos.

 

Me aseguro de tener el expediente en mis manos, lo tomo con más fuerza y sigo caminando entre árboles que me cubren del sol. Caen unas hojas en el piso y otras vuelan a no sé dónde. Recuerdo la voz de mis muertos: como una melodía, como un murmullo suave tan cerca de mí. Todavía los escucho en mis adentros…

 

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,

pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas…

 

Violetas húmedas decía Neruda, pero también están en esas calles que recorrían y que los recuerdo al seguir sus pasos.

 

Me aseguro de no llegar tarde a mi audiencia, falta una hora, me queda tiempo.  Decido sentarme en una banca y detenerme, aunque sea un momento.  Siento mis ojos húmedos al pensar en mis muertos y en los muertos de todos mis amigos y de los que no lo son. De los que no sabemos dónde están...Retomando a Jaime Sabines:

 

            ¡A la chingada las lágrimas!, dije,

            Y me puse a llorar

            Como se ponen a parir…

 

¿Cómo olvidar a tantas mujeres que violentamente han muerto por manos asesinas? Las han tomado como objeto, las han secuestrado, las han violado y se han saciado en ellas y de sus cuerpos inertes mandadas a un basurero. ¿Cómo olvidarlas? ¿Cómo seguir adelante con esas muertes que se meten en lo más profundo del ser?

 

Tenemos y soportamos gobiernos rebasados, incapaces y cómplices de tantas muertes y estás, las violentas, que siguen sin parar.

 

Son vidas arrebatadas y esas duelen hasta el alma; está allí, empotradas en el dolor, donde no se quita nunca. Nada te calma, ni gritando, ni llorando.  Pero solo los tuyos con sus abrazos te calman; entiendes la vida, su valor y como defenderla, a pesar de cómo se arrebata.

 

¿Qué es la muerte? ¿Un tren que parte todas las noches y no regresa?

 

            No te vayas; iremos en el último viaje

            Recuerda la lluvia de tu pelo en mi cara

            y no te apresures

            Me muero y no quisiera

   Ahora que el sol se ha pintado de azul

   Como la flama del cerillo que se apaga

 

Pedro Zamora López así escribía, era un poeta. Con él hablaba muchas veces, largas horas. Lo buscaba para que me explicara la esencia de la palabra. Corregía mis escritos y me decía que no escribiera cosas banales, que usara mi alma... 

 

Era de los que escribía a mano. Tomaba un papel y con un lápiz se trasportaba…

 

            ve cuanta gente ríe

            ve cuanta gente muere

            ve si tus bolsillos tienen algo

            si tu cuerpo todavía tiene alma

            si es así, si existe el alma…

            si no, nada se ha perdido

 

El alma de esos jóvenes de Ayotzinapa ¿dónde está?, de tantos desaparecidos arrebatados por la ignominia. ¿Cómo honrarlos sino sabemos de ellos? Esa es la más amarga de las angustias porque no es muerte.  Es una ausencia inconmensurable…

 

Me levanto preocupado por el tiempo que ha pasado.  Sigo con el expediente en la mano, pero observo que mi reloj se ha detenido y el tiempo también.

 

A las personas las veo pasar como fantasmas y me doy espacio para leer a Pedro Zamora, con su poesía del alma:

 

            Me gustaría encontrarte esta mañana fría

            para fumar el vaporcito de tu aliento

            beber a besos el tecito tibio de tu alma

            sorbo a sorbo hasta secarte

            y comer el pan de tu mirada

   me gustaría después

   caminar entre la niebla artificial de medio día

   horas y horas hasta encontrarte

   en un bosque de acero y de cristales;

   y hablaríamos del tiempo para no decir nada:

   ya sabes que quedo mudo cuando te miro

   y tu pelo y tu rostro son en ti mi verbo…

 

Ahhh la vida...con esas líneas regreso a continuar el camino…

 

Veo mi reloj y apenas han pasado tres minutos; hasta me parecieron horas, comprimidas en momentos, en ese viaje con los míos, y yo vanamente preocupado por llegar tarde, a ese inmundo tribunal de la lenta justicia.

 

Pero honrar a mis muertos con los vivos, esa es la misión, rescatando su esencia, su fuerza, su alegría, su amor, su voz, su aliento y sabiduría. 

 

Todo ello me hizo detener el tiempo por instantes, pero no la vida, esa vida, vida intensa a plenitud.

 

@Manuel_FuentesM

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.