Opinión

Hay que hacerle caso al pueblo bueno y sabio

63% de la ciudadanía está en desacuerdo con las giras de trabajo del presidente, sin embargo, al pueblo bueno y sabio no se le hace caso. | Fernando Díaz Naranjo

  • 22/06/2020
  • Escuchar

El mejor indicador que cualquier gobierno tiene para medir su desempeño es la percepción que la población guarda respecto a sus resultados, es decir, al grado de satisfacción y creencia que tenga del gobierno y de la administración en turno. Sobre todo, de la cercanía que tenga éste con la ciudadanía.

Por ello, resulta interesante una reciente encuesta publicada en el Diario El Financiero que, en atención a la emergencia sanitaria por la que el país transita, mide algunas decisiones del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

De entrada, la percepción de la población en torno a la propagación del coronavirus en nuestro país, revela que 42% considera que todavía está en etapa de crecimiento por lo que vendrían más contagios, es decir, el sentir de la población es contrario a lo que las autoridades sanitarias indican en torno al "aplanamiento de la curva".

Del mismo modo, la encuesta refleja que 72% de la población considera estar en desacuerdo con el presidente López Obrador respecto a que la pandemia ya está domada. En sentido estricto, este 72% es gente que no le cree. Sólo 26% manifestó estar de acuerdo con el Ejecutivo Federal.

Asimismo, y aunque parecería chiste –que no lo es-, un contundente 77% de la población manifestó estar en desacuerdo con el presidente en que "No robar, no mentir y no traicionar protegen del coronavirus", por tan sólo  20% refirió estar de acuerdo. Ambos datos son por demás lapidarios para un gobierno que ha dicho muchas veces estar del lado del pueblo mexicano.

Con esta percepción es contundente y entendible que en 63%, la ciudadanía se manifieste en desacuerdo con las giras de trabajo del presidente de México, sin embargo, al pueblo bueno y sabio no se le hace caso.

En razón de estos datos, y utilizando la "semaforización" que nos han planteado nuestras autoridades en materia de salud, podemos considerar que la gestión de gobierno de la presente administración, con algunos casos excepcionales, se encuentra en semáforo rojo con miras a la contienda electoral del año que entra.

La prestigiada empresa Consulta Mitofsky viene realizando un ejercicio estadístico diario sobre la aprobación o desaprobación de la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador denominado #AMLOTrackingPoll. Los resultados al 19 de junio mostraban que 53.1% de la población mexicana no está de acuerdo con su gestión, por 46.6% que refirió estar de acuerdo.

Lo interesante de esta medición es que nos permite ver, en el tiempo, que la caída del Ejecutivo Federal ha sido constante y que parecería seguir dicha tendencia con el transcurrir de los días y las semanas.

Y, sin agregar los resultados reflejados en indicadores económicos o en materia de seguridad, por ejemplo, es clara que la percepción de la población guarda, en el mejor de los casos, una especie de decepción.

Es justamente por esta percepción del pueblo mexicano que el gobierno debe mirar a su interior, hacer un balance real de la situación y actuar en consecuencia de lo contrario el pueblo bueno y sabio puede manifestarse en su contra, en alguna medida, en la elección más grande de la que hayamos tenido registro, la de 2021.

El año entrante se renovará la Cámara de Diputados Federal cuya importancia es vital para el acompañamiento de la segunda mitad de gestión del presidente López Obrador.

Además, a nivel local, y de forma concurrente con la elección federal, habrá elecciones en las 32 entidades federativas del país, así en 15 estados se renovará el Ejecutivo local y, en 30 entidades habrá elecciones para elegir diputados locales y en otras 30 habrá elecciones para elegir a las autoridades de los ayuntamientos.

Al final, como en todo sistema democrático como el nuestro, será la población o, mejor dicho, el pueblo bueno y sabio, quien defina el rumbo de este país por los próximos años.

¡Hasta la próxima!