Opinión

¿Han hecho las cuentas?

El covid ha matado a casi 60,000 personas y van casi 60,000 asesinatos en lo que lleva el sexenio. | Julio Castillo

  • 19/08/2020
  • Escuchar

Últimamente el espectáculo del gobierno de López Obrador ha duplicado a sus enemigos y culpables, y ha conjuntado números distractores para cada vez hablar más de cosas irrelevantes y escandalosas, y menos de lo que está pasando en el país y de las terribles consecuencias que se están generando por las malas decisiones y la errática forma de enfrentar los problemas (y no sólo los derivados del covid-19). Algunos comentarios: 

• El tema de Lozoya, del entenado del gobernador de Querétaro y del otro sujeto que sale en el video no se puede calificar más allá de espectáculo. Si hay culpables que salgan, y ojalá y todos los responsables de actos de corrupción acaben en la cárcel, pero el espectáculo es muy malito… si hay videos con figuras de verdad deberían exhibirlos y si no deberían dejar de distraer la atención en querellas magnificadas para ocultar realidades obvias. 

• Lo mismo con el avión… ya fue y vino, ya extorsionaron a un cúmulo de empresarios para que compren boletos para una rifa de un avión que no rifa un avión… ya promovieron y dijeron e hicieron, y es un fracaso y un absurdo… básicamente como todas las ideas que implementan del presidente López Obrador… puro show. 

• En el México real la economía se está desplomando, se calcula que el crecimiento será de -10%, la inversión fija bruta cayó 38.4%, el turismo 74% y el intercambio comercial con Estados Unidos 21%. No hay un solo indicador económico positivo

• Más de 12 millones de personas (en lo formal e informal) han perdido el trabajo, se cierran siete empresas cada hora y según la COPARMEX el 43% de las empresas pequeñas podrían cerrar. No hubo apoyos fiscales ni respaldo para los empresarios frente a la contingencia sanitaria (como en la mayoría de los países del mundo).

• En materia de salud ha sido un desastre desde que se empecinaron en terminar el seguro popular para hacer el INSABI. Si les molestaba tanto que lo haya creado Fox le podían cambiar el nombre y negar la historia (como hacen con todas sus narrativas) pero que mal momento eligieron… y desde antes del covid… ojalá no se olvide a los niños con cáncer y la lucha de sus padres… 

• El covid ha matado a casi 60,000 personas y van casi 60,000 asesinatos en lo que lleva el sexenio, de hecho, es el sexenio con el inicio más violento de la historia. ¿Alguien ha hecho las cuentas? Bajo estas cifras 1 de cada 1000 mexicanos ha muerto durante el sexenio de López Obrador por culpa del mal gobierno. Si en Facebook tienes 5,000 amigos es posible que tres hayan fallecido por covid y otros dos asesinados (o viceversa), los casos cada vez son más cercanos. 

• La muerte y la miseria hoy rondan más cerca nunca. No han podido evitar el dolor, y lejos de paliarlo lo han agravado con decisiones que cuestan vidas todos los días… no cabe duda, la ineptitud en el gobierno mata más que las balas.

Ahí están los resultados de los abrazos y de las estampitas milagrosas. Ahí están las consecuencias de creer en la venganza, en el odio y en la división de la sociedad como camino. Es fuerte de afirmarlo, pero un profesor de la maestría lo dijo y creo que tiene razón: “quitan los instrumentos que permiten ganar el propio sustento porque quieren que vivan de dádivas y sometimiento. Lo que más les molesta es la libertad que no requiere del gobierno para ejercerse”.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.