Hacia una política exterior multilateral transformadora

La dinámica global hace que México asuma ahora más que nunca un papel crucial en materia de política exterior. Nos encontramos frente a una época de grandes retos a nivel internacional, y la importancia de una agenda multilateral con visión y rumbo transformador es más que necesaria. El Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reconocen este complejo escenario.

Por ello, y en consonancia con la Cuarta Transformación, México ha asumido dar continuidad a la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que tienen como común denominador erradicar la pobreza y concretar una sociedad incluyente que conviva en paz y armonía. A través de estos objetivos, se busca resolver los conflictos atacando desde la raíz sus causas y, de forma paralela, fortalecer nuestras instituciones.

La Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, que tengo el honor de dirigir, se ha propuesto continuar con la prestigiada y ambiciosa política multilateral que ha caracterizado a nuestro país a lo largo de su historia, y también de manera creativa y comprometida innovar en la defensa de causas que actualmente han cobrado un mayor significado.

La siguiente propuesta fue presentada en la XXX Reunión de Embajadores y Cónsules (REC) de la Secretaría de Relaciones Exteriores para recibir retroalimentación por parte del Servicio Exterior Mexicano. Los cinco ejes propuestos de la nueva política multilateral son:

1. Sociedades incluyentes, abiertas, prósperas y felices

Hoy nos ha quedado claro que el bienestar de las sociedades va más allá de las mediciones económicas. Para entender el progreso humano, debemos también considerar el ejercicio de la felicidad, el desarrollo y el enriquecimiento de los procesos sociales. Organizaciones internacionales y especialistas han retomado este enfoque para incorporarlo en las políticas públicas para la construcción de sociedades justas, incluyentes, y en las que cada persona pueda gozar de una vida feliz.

La participación ciudadana y el fortalecimiento de las instituciones son esenciales para evitar la formación de conflictos e impulsar el desarrollo equitativo. Por ello, estamos decididos a promover ciudades para todos, basados en la Nueva Agenda Urbana de ONU Habitat, donde exista un respeto por los bienes comunes, un uso equitativo de los recursos compartidos, y donde se garantice la inclusión de todos sus ciudadanos -de las generaciones presentes y futuras, sin discriminación de ningún tipo- para que puedan habitar y producir ciudades y comunidades justas, seguras, saludables, accesibles, resilientes y sostenibles para conseguir la prosperidad y una buena calidad de vida para todos; en particular de las niñas y los niños.

Debemos reconocer y buscar la plenitud de cada una de las personas, por lo que, en consonancia con las iniciativas para incorporar la felicidad en la noción de bienestar, México promoverá el fortalecimiento de los conceptos de desarrollo y paz sostenibles para conseguir el bienestar de la población y el bien común.

2. Desarrollo sustentable y combate al cambio climático

Debemos transformar nuestra forma de pensar y actuar, y enfocarnos en una visión a largo plazo que nos permita la generación de una nueva cultura respetuosa de la naturaleza y corresponsable con las futuras generaciones. A partir de los compromisos que México ha adquirido con la Agenda 2030, y otros acuerdos internacionales, podemos trazar directrices para que todos contribuyamos al desarrollo sustentable. México está comprometido con ponerle fin a la pobreza en todas sus formas, y a crear las condiciones necesarias para lograr un desarrollo económico inclusivo y sostenible que no deje a nadie atrás.

Si bien el combate al cambio climático se encuentra dentro de la Agenda 2030, es también una agenda y un objetivo con dinámica propia, que nuestro país busca seguir impulsando con gran liderazgo. México está comprometido con el cumplimiento del Acuerdo de París para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero que están ocasionando el calentamiento global, así como con el desarrollo de políticas públicas para adaptar a las comunidades y hacerlas más resilientes ante los efectos del calentamiento global.

3. Equidad de género y no discriminación

Aspiramos a convertirnos en un país que reconozca y valore la importancia del respeto a los derechos humanos, la dignidad de las personas, el estado de derecho, la justicia, la igualdad de género y la no discriminación.

El gobierno de México mantendrá una política de promoción de la equidad de género y del empoderamiento de las mujeres y niñas, particularmente de aquellas pertenecientes a grupos en situación de vulnerabilidad. Utilizaremos los compromisos internacionales de México para aterrizarlos a nivel nacional, y poder asegurar la eliminación de todo tipo de violencia contra las mujeres.

Buscaremos transformar a México en un país en el que todos reconozcamos y respetemos las razas, el origen étnico, las preferencias y orientaciones sexuales y la diversidad cultural. Aspiramos a lograr un México justo, equitativo, tolerante, abierto y socialmente inclusivo en el que se atiendan las necesidades de los más vulnerables. Buscaremos también involucrarnos en la búsqueda de caminos para la inclusión social de los pueblos indígenas, las personas con discapacidad, los migrantes en retorno y los adultos mayores.

4. Promotor global de los derechos humanos

México es un país comprometido con un pleno e irrestricto respeto a los derechos humanos. Seguiremos luchando incansablemente para que en nuestro país y el mundo se respeten los mismos.

El gobierno de México constata su compromiso con los derechos humanos y las libertades fundamentales a través de la protección, defensa, vigilancia, promoción, estudio, educación y difusión de los derechos humanos establecidos en el orden jurídico mexicano, y en los instrumentos internacionales en la materia, así como los relativos al derecho internacional humanitario.

En este punto, es importante replantear el papel que los migrantes y refugiados han tenido últimamente. Debemos de dejar de verlos como un factor perjudicial en nuestras sociedades y reconocer la contribución positiva que brindan al crecimiento inclusivo y al desarrollo sostenible. Por eso mismo, el gobierno de México refrenda su compromiso con el Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular, así como con el Pacto Mundial sobre los refugiados, siempre conservando la dimensión humana y humanista de las personas inmersas en los movimientos migratorios.

En este sentido, buscaremos no solamente defender el ejercicio del respeto a los derechos humanos en el exterior, sino acatar las recomendaciones en la materia que han hecho organizaciones internacionales de derechos humanos al país, incluyendo el uso de mecanismos de reconocimiento, reparación, y justicia transicional.

5. Paz Sostenible

México históricamente ha impulsado, a través de su política multilateral, la reinterpretación de la paz como paz sostenible. La visión de paz sostenible busca cambiar de la definición de paz, como ausencia de conflicto, a la paz como el ambiente propicio para que las sociedades mundiales florezcan. Este entendido nos lleva a enfocarnos en promover el desarrollo de nuestras sociedades y las condiciones para lograr la prosperidad y libertad. De esta manera, nuestro país promueve, estratégicamente, una política que previene la formación de conflicto y ataja, desde un amplio número de instrumentos, las zonas afectadas por el mismo.

Reconociendo la posición privilegiada de México en la comunidad internacional, debemos promover el principio de que el propósito último de los humanos es alcanzar su felicidad a nivel personal y colectivo.

En los tiempos globales inciertos en los que nos encontramos, el multilateralismo ofrece a nuestro país la posibilidad de generar diálogos, acuerdos y cooperación para resolver nuestras problemáticas locales. Lo construido por la colectividad de las naciones del mundo debe de poderse traducir a efectos concretos y visibles para la humanidad. Por ello, comprendemos nuestra tarea multilateral como una manera de encontrar las consonancias entre la Cuarta Transformación y los procesos globales a fin de trascender el mundo de las ideas y hacer frente a la responsabilidad que tenemos de cambiar la realidad de millones de mexicanos.

Durante la XXX REC se analizaron estos ejes temáticos, para jerarquizar las prioridades y acciones a seguir en una nueva política multilateral transformadora. En las próximas semanas estaremos consultando con otras instancias gubernamentales, grupos de la sociedad civil organizada, expertos académicos y miembros del sector privado las líneas estratégicas que darán forma a nuestro programa de trabajo.

El futuro de la movilidad urbana

@marthadelgado | @OpinionLSR | @lasillarota


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información