Opinión

Guerra sucia contra Mancera

El circo mediático en torno a Marco Antonio es parte de la guerra sucia, propia de los tiempos electorales, lanzada contra Miguel Mancera | Ricardo Alemán

  • 31/01/2018
  • Escuchar

Llama la atención que la desaparición temporal de un joven –una de cientos de desapariciones en todo el país–, se haya convertido en el tema mediático del fin de semana.

¿Qué pasó con Marco?


Como saben, el 23 de enero, Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido afuera del Metrobús el Rosario, en la Ciudad de México, luego de haber sido señalado como ladrón. El joven estudiante de preparatoria, fue liberado minutos después por los policías que lo habían retenido, una vez que la parte acusadora no presentó cargos.

Luego de esa detención, el joven desapareció y fue localizado días después, en medio de un operativo que movilizó a todas las policías de Ciudad de México y mexiquenses.

¿Por qué una desaparición, como cientos, llamó la atención de esa manera? Porque en este caso los medios fueron sensibles a diferencia de decenas de desaparecidos en la Ciudad de México y en todo el país.

La respuesta a esa y a otras interrogantes la conocen todos. Porque el circo mediático desplegado en torno a Marco Antonio es parte de la guerra sucia, propia de los tiempos electorales, lanzada contra Miguel Mancera.

¿Por qué guerra sucia? 


Porque la alianza Morena, PT y PES intentan el mayor descredito posible contra el Jefe de Gobierno; tratan de hacer ver a la gestión de Mancera como un gobierno fallido y buscan una víctima que se convierta en bandera electoral.

Si lo dudan, basta recordar que Morena “autosaboteó” los eventos de la señora Claudia Sheinbaum con la intención de conseguir un mártir. Ese intento, como todos recuerdan, resultó fallido.

En el caso de Marco Antonio, Morena intentó de nueva cuenta ser ese mártir, por eso convirtió en sitio mediático la desaparición.

Lee también: CDMX y Edomex mantuvieron a Marco Antonio perdido

A través de redes sociales hizo crecer la mentira de que se trataba de una desaparición forzada y por eso también a través de redes se inventó toda una cadena de mentiras para engañar a los ciudadanos con el cuento de que el gobierno de la Ciudad de México es un gobierno represor que desaparece a los estudiantes.

La estrategia no prosperó a pesar de que todo el aparto de Morena fue desplegado para mantener vivo el circo. Marco Antonio apareció. El gobierno de Miguel Mancera y la Secretaría de Seguridad Pública reaccionaron correctamente y desmontaron el engaño.

Es el segundo intento de construir un mártir que sea capaz de tirar al gobierno de Miguel Mancera. ¿Lo conseguirá Morena?

Al tiempo.

Puedes leer: ¡Políticos “basura” que merecemos!

@RicardoAlemanMx | @OpinionLSR | @lasillarota



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.