Opinión

Guardia Nacional, toda la chequera para consolidar

AMLO recorta presupuestos con la esperanza de que al final de su sexenio los delitos hayan disminuido, y que la GN haya tenido algo qué ver. | Jorge Medellín

  • 09/09/2021
  • Escuchar

En lo que es prácticamente el inicio de la segunda parte de su mandato, el cierre del sexenio y el declive natural e inevitable del ejercicio del poder presidencial, Andrés Manuel López Obrador echa toda la leña a la hoguera, duplica el presupuesto para la Guardia Nacional, acelera la dinámica para su crecimiento y expansión y le cede los trastos a la Defensa Nacional para que complete la obra de la consolidación desde los cuarteles. 

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2022 (PEF 2022) ya es público y permite adelantar lo que será la línea presidencial para fortalecer y dejar lo más avanzado posible el proyecto de la Guardia Nacional, la corporación militar, disfrazada de civil, que deberá convertirse en el mediano plazo en la instancia que frene a la delincuencia en todos los frentes posibles en todo el territorio nacional. Hoy no lo es, ni por asomo. 

Con un estado de fuerza de 102 mil 182 elementos en total, la GN será incorporada a la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en los próximos meses. El presidente, sus asesores legales, algunos operadores externos no militares y los propios enviados del Ejército se reúnen ya con legisladores. 

Diputados y senadores de las comisiones de Defensa son buscados por mandos y oficiales para suavizar el terreno por el que deberá transitar la negociación y aprobación que incorpore a la Guardia Nacional. Además, el cabildeo será una carambola de varias bandas con la que también se busca desactivar los amparos y recursos jurídicos interpuestos por la militarización y que quedarían sin efecto cuando la corporación se convierta en la tercera fuerza armada del Ejército. 

El PEF 2022 contiene el PEF 2022 para la Guardia Nacional, el cual ha sido proyectado en 29 mil 803 millones 368 mil 492 pesos, cifra que representa un incremento que rebasa el total de lo que actualmente ejerce la corporación, y que es de 27 mil 961 millones 271 mil 330 pesos. 

El presidente López Obrador no se ha guardado nada en los bolsillos y ha ordenado encauzar todos los recursos posibles para consolidar a la institución. No es para menos. Los números de la actual administración en el combate a la inseguridad son un brutal fracaso. Más de 91 mil asesinatos, feminicidios al alza, desapariciones forzadas sin control, expansión e impunidad de cárteles y grupos de la delincuencia organizada que tienen presencia en otros países complicando aún más la manera de enfrentarlos. 

Al mismo tiempo, el gobierno federal mantiene el nivel de recursos financieros y apoyos para los cuerpos policiacos de todo el país, propiciando su atraso, su indefensión y vulnerabilidad ante la delincuencia en todas sus formas. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) recibirá un PEF 2022 de 93 mil 379 millones 484 mil 115 pesos, contra los 63 mil 441 millones 669 mil 472 pesos que ejerce este año, lo que significará un aumento que le permitirá impulsar la separación de la Guardia Nacional

Con la pesada cadena de los resultados negativos en materia de combate a la inseguridad, AMLO recorta presupuestos aquí y allá, reordena, reparte y encauza dinero con la esperanza de que al final de su violento sexenio el fenómeno delictivo haya disminuido en alguna medida y que en ello la Guardia Nacional haya tenido algo qué ver.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.