Opinión

Grave acusación

Las feministas están molestas con la jefa de gobierno, otrora feminista... | Fred Álvarez

  • 01/10/2020
  • Escuchar

jurquPara Claudia Sheinbaum Pardo hay personas ajenas al movimiento feminista que están infiltradas a él, ya sea financiando la toma de instalaciones como la de la CNDH o promoviendo protestas que lucran con el dolor de las víctimas.

El pasado lunes 28 de septiembre exactamente el mismo día que se celebró en la Ciudad de México una manifestación feminista que estuvo por cierto demasiado tensa, la jefa de gobierno convocó exclusivamente a una conferencia de prensa para acusar a una “mujer de altos recursos económicos” de nombre María Beatriz Gasca Acevedo de financiar a las manifestantes que mantienen tomada la sede de la CNDH en el Centro Histórico. Su línea de “investigación” es que Gasca era la vicepresidenta de Responsabilidad Social y Recursos Humanos de la empresa GIN Group, “una de las principales empresas factureras que ha sido denunciada por la fiscalía (FGR) y es considerada brazo derecho del presidente Raúl Beyruti.

Dice Sheiunban que se enteró de ello por una llamada telefónica y que le siguió la pista a través de google y la red social, curándose en salud que ellos no tienen un equipo de inteligencia.

Y en efecto, GINgroup es una compañía que dirige Raúl Beyruti Sánchez quien es conocido como “el rey del outsourcing”, por ser el mayor empleador de trabajadores bajo este esquema y por el cual la UIF de Hacienda lo investigó a inicios de 2020.

“Queremos comentar que el empresario estuvo ligado con el poder político de la administración pasada, prueba de ello es la recuperación de altos funcionarios priístas para incorporarlos a sus empresas”, dijo Sheunbaum.

Y aquí la acusación. Dijo que a Beatriz se le vio el pasado 12 de septiembre entregando víveres desde un auto de lujo y el 14 de septiembre fue oradora en la antigrita; ella es quien ayuda a poner los cuadros intervenidos en subasta, subrayó.

-¿Por qué hacemos esto público?-, pregunta y responde que “la causa es justa: la erradicación de la violencia contra las mujeres, pero lo ponemos a consideración de la opinión pública y de los medios. Y agregó con una pregunta mordaz: ¿será casualidad o por qué hay un vínculo directo de apoyo a la toma de la CNDH?

La respuesta fue inmediata

Beatriz Gasca aceptó que llevó víveres a las personas que tienen tomada la CNDH, pero deslindó a la empresa donde laboraba de su activismo y anunció su separación de la misma; hay que decir que no había necesidad, la empresa emitió un comunicado oficial informando de su despido.

Me acuso de haberles llevado un desayuno, de escucharlas, de llorar sus penas y de cantar sus himnos feministas”, dijo categórica, e invitó a la jefa de gobierno a “trabajar entre mujeres” para solucionar los problemas que enfrentan ellas.

Hubo muchas. reacciones de solidaridad con ella

Por ejemplo, Érika Martínez, integrante del Bloque Negro, y mamá de una de las víctimas de abuso sexual confirmó que en efecto esa mujer le ha llevado comida y ropa, pero rechazó que estén patrocinadas: “Sí tengo el gusto de conocerla porque el día del antigrita nos trajo un apoyo de comida, nos trajo tacos de canasta, guisados y agua. (...) nos trajo ropa interior a las chicas que estamos aquí viviendo y solamente esa ayuda hemos recibido por parte de ella”, expuso en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula.

Wendy Figueroa, directora de Red Nacional de Refugios, dijo que es una acusación que busca desviar la responsabilidad de las autoridades para garantizar la vida y seguridad de las mujeres; y Patricia Olamendi, integrante del Consejo Consultivo del Fondo de la ONU para la Mujer, rechazó las “acusaciones” y aseguró que existe una campaña contra el movimiento feminista impulsada por el gobierno actual.

Para la diputada Martha Tagle de MC el gobierno se equivoca al creer que las feministas son manipuladas y calificó de grave que Sheinbaum acuse al movimiento de estar financiado por una empresa facturera por el simple hecho de googlear a una mujer.

Los comentarios en su contra han sido exagerados y su imagen ha sido dañada.

Hasta donde sabemos no hay información firme como para hacer una acusación ministerial sólo un chisme de alguien y un seguimiento en Google y las redes sociales, y el asunto llegó a la mañanera.

AMLO de entrada, reconoció el trabajo que ha hecho la jefa de Gobierno al dar a conocer “una infiltración, que eso siempre ha existido también en los movimientos de gente que está interesada en perjudicarnos”.

Una reportera le pregunta directo por qué afirman que esa mujer está financiando el movimiento feminista. “La confrontación de (...la) jefa de Gobierno haciendo este tipo de denuncias en las que pareciera ser que no hay un sustento, ¿no estaría más bien afectando la lucha feminista que por años se ha tratado de mantener, se ha tratado de buscar derechos?

La respuesta del presidente fue mesurada de entrada, dijo que el movimiento feminista es una causa justa y “merece todo nuestro respeto, pero no estoy de acuerdo con la violencia”.

Eso sí, subrayo y creemos que estuvo de más al decir que se debe tener cuidado con los infiltrados, y aprovechó para volver a criticar al conservadurismo, etcétera...

-Si hay gente infiltrada, si tienen pruebas, ¿las van a mostrar?-, la inquiere la reportera.

El presidente dijo que no...

¡No!, porque entonces se victimizan, eso es lo que quieren, dijo. Y agregó “están buscando por todos los medios que caigamos en una provocación”.

Y recomendó a las mujeres feministas que no se encapuchen... “por qué encapucharse porque no somos represores, nosotros somos humanistas”.

También estuvo de más.

-De quienes tomaron la CNDH, ¿usted conoce a Yesenia Zamudio?, ¿sabe cómo murió su hija?, ¿o a Erika Martínez?, que también violaron a su hija menor de edad-, le pregunta directo la reportera.

-No dudo que tengan toda la razón y merezcan todo mi respeto y mi solidaridad, dijo AMLO, pero subrayó que “incluso sobre ese tema, las que estuvieron ahí primero se salieron porque llegaron otras mujeres, incluso hombres”.

Y concluyó, afirmando que la información que dispone es que “en la casa tomada de la CNDH metieron alcohol y hubo inconformidades por eso al interior…”.

-¿Se refiere a la CNDH, a la sede de la CNDH?, lo acota la reportera.

-Sí, y por eso hubo una escisión, y ahí es donde llegaba la señora esta que mencionó ayer Claudia, a entregar los apoyos y hacer activismo, respondió categórico el presidente.

-Pareciera que no se le creé a las víctimas, presidente-, le refuta la periodista.

“Todos los días atendemos el problema, todos los días y lo vamos a seguir haciendo, y no sólo por el movimiento, porque escuchamos lo que ellas están demandando, por convicción., respondió AMLO…”.

Mmm…

Recomiendo ver toda la mañanera...

¿Y la presunción de inocencia, C. presidente?

Por cierto, ¿cuál es el delito de esta mujer? ¿De que la acusan? ¿De apoyar a mujeres con comida? Ahora bien, si tiene pruebas, porque no va al Ministerio Público y abre una carpeta de investigación? No había necesidad de abordar ese asunto el día de la marcha.

¿Quién fue la persona que fue con el chisme con la jefa de gobierno? Sería muy bueno conocer el nombre de la denunciante.

El pecado de Gasca Acevedo es haber sido empleada de una firma que está cuestionada por el SAT por aparentemente hacer trapacerías con facturas falsas.

Ese día de la marcha fue negro para la jefa de gobierno. El gobierno señaló que los enfrentamientos registrados fueron realizados por 32 mujeres encapuchadas que boicotearon la marcha por el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro, dicen que ellos garantizaron la seguridad de las 600 asistentes a la manifestación.

Las feministas están molestas con la jefa de gobierno, otrora feminista...

Tomo nota de la precisión que hace el señor Alfredo Cedillo, director de Comunicación Corporativa de @GINgroupMX  a mi texto : Grave acusación, aquí publicado...; me dicen que coinciden en casi todo mi texto excepto en el párrafo...:

"El pecado de Gasca Acevedo es haber sido empleada de una firma que está cuestionada por el SAT por aparentemente hacer trapacerías con facturas falsas."

Mi opinión es sobre la presunción de inocencia que establece la Constitución en la que creo firmemente, por sobre muchas cosas. No conozco a Beatriz ni a la empresa; a quien conozco ahí es a Javier Treviño Cantú, de quien tengo una excelente percepción por su trabajo como servidor público y legislador federal.

Leí algo de la empresa hace meses en una columna de mi amigo y colega Salvador García Soto en El Universal, pero subrayo no era objeto de análisis GinGroup.

Reitero que todos debemos ser tratados como inocentes hasta que se demuestre lo contrario, es un principio del "nuevo" sistema de justicia penal, por lo que además de la presunción de inocencia de Beatriz Gasca A., agregó a la empresa, GIN Group, también.

Fred Álvarez Palafox


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.