Opinión

Gracias a la tropa, columna vertebral del Ejército

Los oficiales son los que con sus pelotones, secciones o compañías, hacen todo el trabajo pesado del Ejército. | César Gutiérrez Priego

  • 18/02/2020
  • Escuchar

El 19 de febrero se conmemora el aniversario del Ejército Mexicano, institución que ha evolucionado a través de los años, para convertirse en lo que hoy conocemos.

El Ejército Mexicano es la mejor institución del país por mucho, pero ese reconocimiento se debe al trabajo y dedicación de quienes lo conforman, desde los Generales, Jefes, Oficiales y Tropa, que dejan de lado familia y hogar, para cumplir con las misiones. Basta recordar que la ley orgánica del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos establece en su artículo 1/o, las 5 misiones generales que deberán cumplir todos los elementos militares, estas son:

I.- Defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación;

II.- Garantizar la Seguridad interior;

III.- Auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas;

IV.- Realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país;

V.- En casos de desastres prestar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio de las personas,  sus bienes y la reconstrucción de las zonas afectadas.

Misiones que se han cumplido año con año y sexenio con sexenio, sin importar quién sea el Presidente de la República y comandante supremo, ya que la lealtad del Ejército mexicano, no es a un partido o persona, es a las instituciones legalmente establecidas, a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a los ciudadanos; pero lo más importante, al pueblo de México.

Hemos podido observar que quienes no conocen la estructura y dinámica del Ejercito Mexicano, critican sin saber o conocer sus alcances. Los militares son los encargados de proteger la seguridad de la nación; son los responsables de garantizar la seguridad interior que tanto se ha visto afectada y ha sido puesta en riesgo por la falta de seguridad pública, pues las instituciones que son las encargadas de garantizarla, se han visto superadas por los grupos criminales que azotan las diferentes regiones del país.

Debido a esto el Ejército mexicano se ha visto en la necesidad de coadyuvar con las policías de los tres órganos de gobierno (municipal, estatal y federal), para auxiliar a la población civil y sus instituciones, de lo contrario el estado claudicaría en su obligación de brindar seguridad jurídica a los gobernados.

Se conoce desde hace años, el trabajo social que realiza el Ejercito Mexicano que es quien en las zonas rurales más alejadas y de difícil acceso del país, llegan a las diferentes comunidades a atender las necesidades más básicas de la población civil, impartiendo cursos de alfabetización, campañas de vacunación, revisiones médicas y muchas acciones más a favor de los ciudadanos más desprotegidos.

En caso de desastres se aplica el ya mundialmente conocido plan DN-III-E, que es el plan de auxilia a la población en casos de desastre, optimizando el empleo de recursos humanos y materiales para la atención oportuna, eficaz y eficiente, apoyando la preservación de sus bienes y entorno, mismo que ha salvado miles de vidas y bienes de los mexicanos a través de los años y por el cual es conocido el soldado mexicano mundialmente.

Las abnegación y la lealtad del militar en nuestro país es totalmente distinta a la del cualquier militar en el mundo, incluso a la de sus hermanos militares en Latinoamérica, ya que para entender la mente del soldado mexicano se necesita conocer el medio desde sus entrañas, ya que el soldado mexicano no quiere ostentar el poder, no se mete en política, le molesta participar en funciones de seguridad pública como policías, es poco sociable con la población civil y se rige bajo preceptos que parecerían muy románticos pero que se plasman en el alma como el uniforme verde olivo que utilizan todos los días y que tiene que ver con la Lealtad.

Lealtad a su institución, a su país, a sus compañeros, a sus conciudadanos, lealtad al mundo que lo rodea y que lo hace ser un actor principal en las necesidades de su nación. El militar entiende su función y la acepta con valentía, no estando siempre de acuerdo, pero con la disciplina que da el obedecer las órdenes de quienes están mejor preparados que él.

Por eso, reitero que el Ejército Mexicano es la mejor institución del país junto con la Marina Armada de México, siendo esto posible gracias al material humano que lo conforma, ya que los Generales se han ganado esa distinción a base de esfuerzo, dedicación y trabajo, al igual que los jefes que dan honor a las estrellas que portan en sus uniformes; pero mención aparte merecen los oficiales y la tropa, ya que ellos son la columna vertebral del Ejercito Mexicano, y entendamos las cosas como son: los oficiales son los que con sus pelotones, secciones o compañías, hacen todo el trabajo pesado del Ejército, son los que los vemos patrullando, construyendo, cuidando, realizando fuerza de tarea, guardias nacionales, interactuando todos los días con las ciudadanía. Para ser más claros, sin tropa no existiría el Ejército, esa tropa es guerrera, raza de bronce, es estoica en su trabajo, merece más de lo que le dan pero no escatima esfuerzos por cumplir con las misiones, no le interesa cuestionar al mando pero sí resiente su olvido.

Por eso es que hoy, Día del Ejército Mexicano, felicito a todos los soldados de esta honorable institución, activos y retirados por igual,  exhortándoles mi admiración, cariño y respeto, por cumplir con las misiones y brindarnos seguridad para mí y mis conciudadanos, recalcando que merecen mención especial los oficiales y la tropa porque son los que construyen día a día con sus acciones la historia del glorioso Ejercito Mexicano.