Opinión

Golpe a los adultos mayores

¿No sería bueno mejorar el presupuesto de Geriatría si en unos años la población será mayoritariamente anciana? | Jorge Ramos Pérez

  • 14/09/2020
  • Escuchar

Una de las varias banderas que enarbola con maestría Andrés Manuel López Obrador es la de la protección a los adultos mayores. Desde que gobernó la Ciudad de México empujó esta idea que los gobiernos neoliberales copiaron al abrir la chequera para las pensiones a los adultos mayores.

Pero es político y no lo hace gratis. Tiene su filón asistencial que le redunda en votos.

En el presupuesto para 2021 que presentó a la Cámara de Diputados, la excepción es el Instituto Nacional de Geriatría al cual se le asignaron recursos por 56 millones 469 mil 366 pesos, lo que representa una disminución de 43 millones 972 mil 870 en comparación con 2020, cuando se le otorgaron 100 millones 442 mil 236.

Es el segundo año consecutivo en el que Geriatría tiene que ajustarse el cinturón, ya que también sufrió un recorte en 2020, ya que su presupuesto en 2019 fue de 108 millones 879 mil 332 pesos. Lo que recibirá el próximo año es casi igual al presupuesto que tuvo en 2017 durante el sexenio pasado, que ascendió a 54 millones 101 mil 621 pesos.

La razón de ser del Instituto Nacional de Geriatría, explica en su página de internet, "es dar respuesta al proceso de envejecimiento poblacional que, sin duda, es uno de los mayores desafíos que hoy enfrenta la humanidad. Ello implica el diseño interdisciplinario de respuestas óptimas en el ámbito de la atención de la salud -desde la prevención hasta la rehabilitación y paliación- y la promoción de estilos de vida saludables".

¿No sería bueno mejorar el presupuesto de Geriatría si en unos años la población será mayoritariamente anciana? ¿Será que es mejor tener votos en el corto plazo que una mirada de más largo plazo?

Pero no. Si bien hay que pasar a examen a las administraciones anteriores, neoliberales según el actual régimen, la autodenominada 4T hunde al sector salud.

Nadie en su sano juicio está en contra de la austeridad y del combate a la corrupción. Pero la estrategia está matando al paciente.

El año pasado Hacienda quiso recortar finamente a hachazos el presupuesto de los institutos nacionales de salud. The Lancet, uno de los medios especializados de mayor prestigio en el mundo, censuró las barbaridades de López Obrador. Medio corrigieron el rumbo.

Los más afectados en esa ocasión fueron el Instituto Nacional de Cancerología, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el Instituto Nacional de Cardiología y el Hospital Infantil de México.

Para el próximo año se prevé que 12 de los 13 institutos nacionales de salud tengan un poco menos de presión económica, ya que de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación tendrán un aumento por un monto total de 797 millones 198 mil 834 pesos.

Sin embargo, la 4T tiene a sus consentidos porque quien en 2021 recibirá un presupuesto seis veces mayor al de 2020 es la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, que encabeza Gustavo Reyes Terán, porque podrá ejercer un monto de 7 mil 512 millones 667 mil 804 pesos.

Para este año contó con mil 182 millones 117 mil 693 pesos, por lo que el incremento en el PPEF para 2021 es de 6 mil 330 millones 550 mil 111 pesos. De acuerdo con el documento, el aumento es por los recursos destinados al rubro Prestación de servicios del Sistema Nacional de Salud organizados e Integrados.

En el PPEF 2021 que presentó esta semana la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Ramo de Salud es uno de los más beneficiados, ya que si se aprueba se le asignará un presupuesto de 145 mil 414 millones 570 mil 947 pesos, un aumento de 12 mil 168 millones 370 mil 947 pesos en comparación con 2020.

En el caso de los hospitales de referencia, el Juárez de México tendrá el mayor incremento presupuestal porque se le asignaron para 2021 un total de mil 664 millones 910 mil 629 pesos, 156 millones 057 mil 082 pesos más que este año, cuando pudo ejercer mil 508 millones 853 mil 547 pesos.

Respecto a los hospitales de alta especialidad, el Regional de la Península de Yucatán es el que se vio más beneficiado en el PPEF, porque si se aprueba como está, podrá ejercer mil 148 millones 329 mil 823, lo que representa 152 millones 980 mil 122 pesos más que este año.

Por su tamaño y capacidad, el Hospital General de México "Eduardo Liceaga" es el que tiene el mayor presupuesto de los 22 institutos y hospitales. Contará con 3 mil 492 millones 806 mil 296 pesos para ejercer el próximo año, 125 millones 634 mil 296 pesos más en comparación con el presente año.

Ojalá que la Cámara de Diputados, con mayor altura de miras, corrija la falta de visión a futuro de la 4T.

Punto y aparte. El invendible avión presidencial sigue dejando jugos dividendos políticos a López Obrador. Pero en el camino han hecho trizas la ley. ¿Por qué la Lotería Nacional no rifó el ostentoso aparato? Y algo más delicado es que muchos servidores públicos no sólo son obligados a vender cachitos de la Lotería, sino que están denunciando presiones de Palacio Nacional para que proveedores se mochen y compren cachitos del invendible avión presidencial.

Punto final. Alfonso Durazo ya tiene las maletas listas. Pese al desastre en seguridad en el país, sus operadores están trabajando desde hace unos meses en Sonora. Nos cuentan que en Palacio Nacional tienen la seguridad absoluta de que ganará las elecciones. Y en los corrillos políticos ven a Ricardo Mejía Berdeja al relevo... momentáneamente. Algunos mencionan en definitiva a Omar García Harfuch, lo cual sí sería una buena noticia.

Pd. Gracias a Mariluz Roldán por su colaboración para esta columna.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.