Opinión

'Gasolinfla', una raya más al tigre

Por: Abraham Isaac Vergara Contreras*

  • 28/12/2016
  • Escuchar

Hace algunos años un porcentaje importante de la población en México tenía la esperanza de que las variables macroeconómicas se reflejarán en los bolsillos, que los sueldos crecerían y que alcanzaría para más y mejores cosas, que los índices de la pobreza disminuirían de manera drástica, en fin, se esperaba un Mundo Feliz, sin embargo, el despertar ha sido dramático y ya hasta la macroeconomía se empieza a tambalear.

 

En campaña y bajo el lema “te lo firmo” se cocinaron la Reforma Hacendaria y la Reforma Energética, bajo la promesa de que ciertos costos disminuirían y que existirían beneficios en favor de la población más necesitada y de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MiPyMe), que dicho sea de paso, genera al menos 7 de cada 10 empleos en el país; hoy, la realidad es distinta, ciertas costos son peores que en la administración pasada.

 

Exactamente en el mensaje de Año Nuevo del 2015, hay que tenerlo muy presente, se hizo la promesa de que existiría un alto a lo que coloquialmente se conoció como “gasolinazos”, lo cual para ser sincero se cumplió parcialmente, no olvidemos que se detuvieron por un cierto tiempo, la mala suerte o la mala administración, usted elija, la gasolina se ha venido incrementando y en este 2016 con el discurso de los precios del petróleo se planteó una banda que no podía superar el 3% en su costo, el incremento estaba ligado a la inflación.

 

En este mismo 2016, se anunció con bombo y platillo la liberación del precio de la gasolina, “erróneamente” se nos hizo creer que la competencia, piedra angular de la Reforma Energética, iba a contribuir a la disminución de su precio, pero cuál es la sorpresa que nos dicen en este periodo vacacional, cuando la población aparentemente está más distraída, repitiendo tácticas de antaño; a partir del primer minutos del 2017 la gasolina aumentará en promedio a nivel nacional un 14.2% la conocida como Magna, 20.1% Premium y el Diesel un 16.5%.

 

Pero esto no es lo peor, este ajuste sólo contempla el periodo del 1 de enero al 3 de febrero; durante febrero se realizarán dos cambios semanales y después diarios, genios serán los que logren entender esos ajustes y tengan la capacidad de identificar en cuál de las 85 zonas en las que se dividió el territorio nacional la gasolina será más barata, ahora los mexicanos tendremos que ir de municipio en municipio o de ayuntamiento en ayuntamiento buscando ahorrar algunos centavos.

 

Sin contar los próximos incrementos, en lo que va de esta administración el precio de la gasolina Magna se ha incrementado en 29.32%, de 10.81 pesos por litro al inicio hasta el día de hoy 13.98 pesos por litro, esta tendencia alcista es la más significativa ya que este tipo de gasolina es la que más se consume en el territorio nacional.

 

Ineficiente la Reforma Energética en uno de sus objetivos, las grandes inversiones han sido lentas e insuficientes en ampliar el número de estaciones de servicio, almacenamiento, distribución, modernización y creación de infraestructura; las fluctuaciones en los precios del petróleo, la disminución de la explotación nacional de barriles de petróleo y la ineficacia y altos costos en la refinación del mismo nos hacen vender un producto puro más barato e importarlo a costos más elevados, especialistas dicen que en este año la importación de combustibles rondan el 50% y si a eso le sumamos la situación de la economía nacional que ha generado una depreciación de la moneda en relación al dólar, pues es normal que las cuentas al final no salieran y la promesa de 2015 se desvaneciera con gran facilidad.

 

El próximo año, seguramente será una escalada inflacionaria, por un lado el golpe continuo del tipo de cambio y por otro este incremento de las gasolinas se reflejará directamente en los productos del consumidor final, se irá observando poco a poco el incremento en precios y seguramente el precio del transporte público (ineficiente, inseguro e insuficiente) aumentará; no tardan en elevarse las voces de taxistas y choferes (entre otros) solicitando alzas en las tarifas, sin ser clarividente, seguro después de algunas marchas y bloqueos en calles y carreteras lo lograrán, por lo que la barrera del 4% como resistencia de la inflación se romperá aparentemente con gran facilidad.

 

No hay impuesto más grande que tenga que cubrir la población que el relacionado a la gasolina, es verdad que se requieren recursos para que los gobiernos cubran sus gastos; pero porque no adelgazar el corriente y hacer eficiente el productivo en beneficio de la población; más escuelas, más centros de salud, más infraestructura, más transparencia; en resumen si al gasto por parte de la federación y gobiernos pero que sea productivo y no solamente oneroso.

 

Cifras van y cifras vienen, las autoridades esperan inversiones por 2,500 millones de dólares que se generarán por las nuevas políticas de almacenamiento en los próximos 30 años, difícil de creer estas cifras cuando las promesas se han incumplido, por lo pronto no quedará más remedio a los habitantes de algunos municipios del Estado de México, de la Ciudad de México, Puebla y Guadalajara enfrentarse a los precios más altos de las gasolinas en el país.

 

Corolario. Queridos Reyes Magos les quiero pedir que un porcentaje de estos ingresos se utilicen para mejorar la calidad de las gasolinas y en proyectos de mejora al medio ambiente (una disculpa soy ingenuo).

 

@Aivc2

@OpinionLSR

 

*Abraham Isaac Vergara Contreras

Coordinador de la Licenciatura en Contaduría y Gestión Empresarial de la IBERO. Fue Coordinador de la Incubadora de Negocios de la IBERO. Administrador con especialidad en Finanzas por el ITAM, Maestro en Finanzas por el Tec de Monterrey y Maestro en Banca y Finanzas por la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona, España. Actualmente estudiante del Doctorado en Finanzas en el SMC, Suiza. Especialista en temas de administración, negocios, emprendimiento y finanzas. Asesor y Consultor Internacional de empresas y banca. Contacto: abraham.vergara@ibero.mx.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.