Opinión

Gasolina y Luz: ‘Voy viviendo ya de tus mentiras…’

¿México será el país al que se le resumen todas las crisis económicas mundiales?

  • 03/08/2016
  • Escuchar

Pues nada, que en unas cuantas semanas nuestra fortalecida economía, robusta, chirriante de esplendor y buena salud, según dicen mirando para otro lado el presidente Enrique Peña Nieto y sus funcionarios de eficiencia ‘cristalina’, está a punto de tragedia. Los indicios están a la vista y el tiempo, que pone las cosas en su lugar, dirá lo que sigue.

 

Con unos cuantos días de diferencia, el gobierno federal  impuso aumentos a dos básicos para vivir como mejor se puede: la gasolina y la luz…

 

La mayoría de los mexicanos pegó el grito en el cielo –y ahí se quedó- y ya anda como agua para chocolate porque esto supone un gasto extraordinario por dos insumos que se supone son ‘productos nacionalizados’, que es decir, son de todos y para todos los que aquí nacimos, aquí vivimos, nos reproducimos y un día cerraremos los ojos para no ver tanto desfiguro político.

 

Todavía resuenan las palabras del ya presidente Enrique Peña Nieto en diciembre de 2012 cuando dijo que el Pacto por México nos haría ser el país de la felicidad interminable; y felices firmaron el acta de nuestra ‘felicidad’ tanto el Partido Acción Nacional (PAN) como el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Hoy ambos se hacen los desentendidos.

 

Por entonces el presidente dijo en cadena nacional que de aprobarse en el Congreso la Reforma Energética, ‘cada día habrá luz más barata y gasolina más barata’. En agosto de 2014, cuando entró en vigor la reforma Constitucional aseguró que el costo del combustible no iría en aumento. En abril de 2015 dijo: “Gracias a la Reforma Hacendaria, por primera vez en cinco años ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina.”

 

Y todo ese tiempo, subrayaba que los mexicanos disfrutaríamos de precios más baratos en luz y gasolina –y derivados de uso--. Los legisladores federales y estatales, tan dados a pensar en México, en los mexicanos y en su futuro, aprobaron las reformas sin chistar… Ellos también son responsables de lo que habría de seguir…

 

Hoy sabemos que tanto la  Reforma Energética, como la famosa Reforma Educativa están en punto de caer por su propio peso pesado. A ambas le falto lo social, lo incluyente, la voz de los que viven el día a día sin opulencias, sin fistoles en la solapa y con lo indispensable para seguir la vida. El resto de las reformas pasará por el rasero de la verdad con el paso de los días, porque las reformas son del tono político, no social ni de desarrollo y fortalecimiento económico.

 

Por tanto: ‘Sépanlo de hoy y en adelante, los súbditos de este reino, que nacieron para obedecer y callar y no para meterse en altos asuntos de gobierno’ (Que dijera el virrey Marqués de Croix en balcón del palacio virreinal en México en 1767, en pleno Despotismo Ilustrado)…

 

Así que “¿calladitos y sin chistar?”, en adelante habrá que adivinar en qué momento llegará ese nuevo aumento en precios de luz y gasolina, que son incrementos recaudatorios, simple y sencillamente porque las cuentas, a los responsables de nuestras finanzas, no les salen y falta dinero y el que se ha recaudado quién sabe a dónde habrá ido a parar por lo que, todos juntos, los aquí presentes, tendremos que pagar el pato.

 

¿En verdad cree el gobierno que creemos el cuento de que estos aumentos tienen que ver con el comportamiento económico en crisis en el mundo? ¿Y por qué nada más le impacta a México? ¿Por qué cuando se anuncian este tipo de deslaves recaudatorios no ocurre así en otros países que no tienen petróleo y que no tienen propiedad en la energía eléctrica? ¿México es el país al que se le resumen todas las crisis económicas mundiales?

 

¿Por qué especialistas del sector privado ajustaron a la baja sus proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México, al pasar de 2.36% a 2.28 por ciento, apenas el primero de agosto de este año?

 

Así que hoy mismo, en México, la gasolina es más cara que en Estados Unidos. ‘En julio de 2013 la diferencia de costos entre la gasolina magna en México y la regular en Texas –del mismo porcentaje— era de 10% … Ahora la diferencia en precios se profundizó a 38 por ciento’.

 

Y por tanto: a partir del 1 de agosto el precio de la gasolina Magna es de 13.96 pesos por litro; el de la gasolina Premium de 14.81 pesos por litro y el diésel 13.98 por litro.

 

En tanto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció que ‘Las tarifas para el sector industrial reportan en agosto de 2016 un aumento de entre 5.2% y 7.5% en comparación con agosto del 2015. En este mismo periodo, para el sector comercial el incremento fue de entre 7.8% y 9%.

 

‘La tarifa de uso doméstico de alto consumo (tarifa DAC) registra un incremento en agosto del 2016 de 8.9% respecto al mismo mes del año pasado; en agosto de 2016, el precio de la luz para los comercios aumentó 3.2%, respecto a julio, en el industrial creció 2.96%, y el servicio residencial subió 2.5%. El alza registrada en la factura eléctrica es la segunda de manera consecutiva en 2016.’

 

Esto traerá como consecuencia alza en precios de productos básicos y servicios y… toda esa cadena interminable de consumo para subsistir…

 

Esto es lo que pasa y lo que ocurre en el país de la economía más fuerte que Pancho Pantera…; aunque lo que ocurre en la economía de la gente de trabajo –o de la que no tiene trabajo, aún más trágico—es muy diferente. Pero, bueno. A ver qué sigue y hasta cuándo, sin olvidar el viejo bolero aquel: “Voy viviendo ya de tus mentiras…”

 

@joelhsantiago

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.