Opinión

Galimatías

Así de claro y conciso es lo que se consultará a los ciudadanos mexicanos. | Ricardo de la Peña

  • 05/10/2020
  • Escuchar

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco Constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”. Así, tal cual quedará la pregunta que se someterá a consulta popular aparentemente el primer domingo de agosto del año próximo.

Lo confuso de la materia

Comencemos por qué es una decisión política. El Diccionario Electoral del Instituto Nacional de Estudios Políticos, escrito por Mario Martínez Silva y Roberto Salcedo Aquino, dice que “las decisiones políticas son las decisiones que se expresan en forma de acciones y medidas políticas, programas y presupuestos gubernamentales, y desde luego, en votos durante las elecciones”, por lo que comprende “los procesos electorales, las votaciones parlamentarias, el proceso legislativo de una ley en particular, los votos de los jueces, las decisiones cruciales de un estadista, el papel de los grupos de presión, la opinión pública, etc.”. Siendo así, la pregunta incluye las decisiones de electores y abstencionistas, empresarios, dirigentes sindicales y de movimientos sociales, activistas de derechos humanos, periodistas, encuestadores, y sería autorreferencial, pues también sometería a consulta las resoluciones de la Suprema Corte. En fin: responde al juicio de todas las decisiones de todas las personas que incidieron en la vida política de la nación.

Lo confuso de los sujetos

Cómo no dice quiénes serán los actores políticos a considerar, volvamos al Diccionario para clarificarlo. Esta herramienta define como actor político a “la persona o grupo que desempeña un papel políticamente relevante, es decir, que juega un rol que afecta directamente las operaciones de alguna estructura dentro del sistema político, sin importar lo pequeño que este efecto pueda ser. Así, un votante, un comité del Congreso, un dictador, un dirigente partidista, un magnicida y un grupo de presión, son todos actores políticos” Entonces, estaremos juzgando en la misma pregunta a Mario Aburto, al Subcomandante Marcos, a los Abarca, a los 43 que “nos faltan”, a Juanito, a los ex presidentes, a quienes fueron diputados y a los propios ministros de la Suprema Corte.

Lo confuso del tiempo

¿Cuán pasada o reciente debe ser una decisión política para ser considerada como parte de lo que respondan los ciudadanos? ¿Los dos últimos años y por ello referirá a las decisiones del gobierno de López Obrador? ¿O refiere a las anteriores tres décadas, cinco décadas, veinte décadas? ¿Se juzgarán las decisiones políticas de Agustín de Iturbide, Antonio López de Santa Anna, Benito Juárez o Venustiano Carranza? ¿Y las decisiones que pudieron llevar a la “Masacre de Tlatelolco”?

Así de claro y conciso es lo que se consultará a los ciudadanos mexicanos.

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.