Opinión

¡Fuera máscaras!

No habrá manera de que ante esta coyuntura se apliquen las fórmulas del pasado bajo una política económica liberal. | César Cravioto

  • 14/04/2020
  • Escuchar

El presidente Andrés Manuel López Obrador, sabe que muchas veces en política hay que optar entre inconvenientes, y tiene claro que ante la emergencia sanitaria por el covid-19, no habrá rescate de grandes empresas como sucedió con el Fondo Bancario de Protección al Ahorro, Fobabroa, que representó “un gran saqueo, una política del pillaje, que solo rescató a las empresas de arriba”.

En contraste, el Gobierno de la Cuarta Transformación apoyará a los sectores productivos no aumentando impuestos, no permitiendo la corrupción, no aumentando los energéticos, sin olvidar que ante la actual coyuntura la prioridad son los más necesitados, las personas de escasos recursos, y las Pymes que generan el 90 por ciento de los empleos. Habrá apoyos para un millón de micros y pequeñas empresas.

En esta administración no habrá rescates de empresas privadas, Fobaproas, ni privatizaciones. No habrá rescate con dinero público para empresas, para bancos. No se entregará los bienes nacionales a los particulares. No se darán grandes incentivos fiscales a las empresas.

AMLO ha descartado aplicar recetas del pasado “pues aun cuando se cuenta con una línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional por 10 mil millones de dólares, no se utilizará porque se tienen reservas y no se endeudará al país. Lo que estamos buscando es que paguen los que no pagaban y siguen sin pagar”, sostiene.

Hoy sabemos que hay 15 empresas que adeudan a la hacienda pública 50 mil millones de pesos en impuestos, ese dinero servirá -en cuanto paguen- para apoyar a las pequeñas Pymes, y comprar equipo médico ante la pandemia del coronavirus covid-19. López Obrador solicitó al Consejo Coordinador Empresarial, su apoyo para que estas empresas paguen sus impuestos, sus adeudos, y ha solicitado a los empresarios rectificar y ver por la salud de sus trabajadores.

No se optará por lo que AMLO describe en su libro “Hacia Una Economía Moral” como un atraco a la Nación, ya que “en el sexenio de Ernesto Zedillo con el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa): tras el llamado error de diciembre, ese mecanismo fue utilizado para encubrir los desvíos y fraudes cometidos por banqueros, financieros, empresarios, así como para transferir a toda la población, “una deuda insultante”.

“No pocos de los defraudadores iniciales hicieron jugosos negocios al comprar a precios ridículamente bajos los bienes adquiridos por el Estado. Así un pequeño grupo de integrantes de la oligarquía político-empresarial multiplicó sus fortunas, y hoy la mayoría de los mexicanos sigue cubriendo una deuda que no deja de crecer”, explica.

Hoy , bajo el gobierno de AMLO, el círculo de los privilegiados ya se rompió, y queda cada vez más claro, que no habrá manera de que ante esta coyuntura se apliquen las fórmulas del pasado bajo una política económica liberal que fue “desastrosa para la vida pública del país”.

A la derecha nunca le ha interesado el pueblo, tampoco cuando se trata de salvar sus vidas.

Hoy, el gobierno enfrenta esta difícil situación con disciplina, honestidad y austeridad, sin afectar a la gente, para salvar y garantizar la vida y salud de todos los ciudadanos ante el covid-19, y aplicar así la justicia que consiste en darle más al que menos tiene.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.