Opinión

Fuego amigo al interior de las Fuerzas Armadas

El fugo amigo al interior de la milicia pretende perjudicar al gobierno federal, a su titular, al general secretario y al almirante secretario. | César Gutiérrez

  • 05/05/2020
  • Escuchar

Para combatir la corrupción se requiere fomentar la denuncia y el señalamiento de quienes están violando las leyes. Mientras las cabezas o sus allegados sigan corrompiéndose, el resto de los servidores públicos que ocupa diversos cargos de menor nivel seguirán con las mismas malas prácticas de corrupción, de ahí radica el fuerte liderazgo y el ejemplo en contra de las relaciones en lo oscurito con clientes, proveedores o terceros y clientelismo.

Ahora bien, si cada dependencia de los tres poderes realizara la ejecución del proyecto Compliance en el sector público nos serviría mucho para identificar, controlar y evidenciar el cumplimiento de los requerimientos regulatorios y si están realizando la adecuación en cada uno de sus procedimientos de supervisión, con esto daría paso a una fiscalización preventiva y no reactiva, porque ¿cuántos mentirosos saldrían a relucir de que NO están cumpliendo en tiempo y espacio las instrucciones del presidente y sólo están maquillando resultados? 

Por ejemplo, la mayoría de los traspiés son provocados por algunos asesores que dan un punto de vista subjetivo que deforma la información, este tipo de asesoramiento provoca muchas veces que el ejecutivo despotrique -como ha estado sucediendo- en contra de “alguien“ que no quiere la transformación. La información que brindan estos asesores no es revisada, analizada y valuada, para tener un juicio más coherente de lo que realmente sucede. Por eso es que cada mañana con lógica razón, se genera un mayor ambiente de incertidumbre sin mayor necesidad. Aunado que diversos errores que se hacen virales en los medios de comunicación y redes sociales. Mi pregunta sería ¿qué va a pasar con esos pobres cuando no les alcance la ayuda si no saben trabajar? La forma de ayudar depende de la posición de la palma de la mano. 

Si bien es cierto que existen ciudadanos mexicanos que no comulgan con las ideas y manera de ser del ejecutivo, no es la mayoría, y es parte de la democracia. Pero qué sucede, algunos asesores optan por invalidar el sentir del resto de los ciudadanos mexicanos, tratan de evadir la realidad, la mayoría está esperando que se tomen decisiones de estado y no viscerales.

Por consiguiente, ante la pandemia del covid-19 muchos mexicanos ya estamos resintiendo los efectos de las problemáticas que hemos descrito en anteriores columnas, en los meses de mayo y junio estarán creciendo varias amenazas denominadas desempleo, índice delictivo, suicidios, etc. La falta de crecimiento económico repercutirá en la sostenibilidad de los micro negocios, así como la reducción del poder adquisitivo en bienes de primera necesidad de las personas comunes que trabajan honradamente y que no tienen curules o cargos en oficinas de gobierno o corporativos. 

Por otro lado, la renuncia de Ricardo Ahued Bardahuil a la administración general de aduanas nos indica que el panorama para limpiar la corrupción en esa área no pudo ser concretada, lo cual da mucho que pensar ya que existen muchos mitos de ex-administradores millonarios. Y nuevamente, el General Secretario Crescencio Sandoval debe reforzar estas instalaciones estratégicas, las cuales tienen una alta problemática en diversos rubros. Será necesario que eche mano del personal militar retirado idóneo, para lograr consolidar los objetivos, ya que no hay personal suficiente dentro de las Fuerzas Armadas para cumplir con todas las responsabilidades que les está asignando el presidente de la república, aunado al hecho de que no es factible utilizar personal de nuevo ingreso a las instituciones militares, debido a que los tiempos de adiestramiento son mayores a las necesidades inmediatas que se tienen.

Por otro lado, han circulado diversos videos en redes sociales del gremio militar, desde generales retirados donando insumos médicos, hasta videos de personal de la Guardia Nacional detenidos en estado de ebriedad por policías municipales o donde se muestra que personal de la misma Guardia presuntamente intenta extorsionar a un narcomenudista, pero vamos por partes. 

El ver a un grupo de generales retirados, muchos de ellos Divisionarios que participan apoyando con insumos médicos al personal de sanidad militar, parecería ser un acto de hermandad y generosidad importante, pero lo que no se sabe es que muchos de esos generales, fueron quienes en sus tiempos en activo quitaron jerarquías, cursos, insignias al personal de sanidad militar, al grado que ahora los médicos militares se gradúan como subtenientes y no como mayores; se les quitaron facultades que tenían, se les castigó económicamente y así han padecido un sinnúmero de ataques y restricciones el personal de sanidad militar.

Llama la atención el hecho de que estos generales ricos y aun poderosos, ahora quieren congraciarse con el sector militar al que más perjudicaron, haciendo una donación que no fue pública, pero que sí fue promovida en las redes sociales militares.

De los videos que podemos observar donde se acusa a personal de la Guardia Nacional de estar en estado de ebriedad, detenidos en una comandancia municipal, es claro que los elementos sí estaban alcoholizados, así que fueron detenidos de forma correcta, pero lo que llama la atención es la forma como los exhibe. No fue por medios de comunicación tradicionales, nuevamente fue por medio de las redes sociales del gremio militar, situación que nos demuestra que la filtración se hizo con un interés muy claro, y no es el hecho de exhibir a los elementos de la Guardia Nacional, esto va muchos más allá de lo que los videos muestran.

El otro video que circula es mucho más delicado, ya que se observan elementos de la Guardia Nacional que presuntamente tratan de extorsionar a un presunto narcomenudista, pero que se observa tiene fechas de distintos días y a simple vista parecería estar editado, sin dejar de lado el hecho de que personal de la Guardia Nacional podría estar cometiendo actos constitutivos de delito, deberán ser las autoridades quienes investiguen y deslinden responsabilidades.

Se preguntarán qué tienen que ver estos tres videos entre sí, y ahora se los explico. Desde hace años he denunciado que existe un grupo de poder dentro de las Secretaría de la Defensa Nacional, al que he denominado la cofradía del poder y que data desde los tiempos del General Marcelino García Barragán. Dentro de ese grupo de poder que se inicia en la secretaría particular del secretario de la defensa, están los generales que en los últimos treinta años han tenido el poder en la Sedena, siendo el más conocido de ellos y quien ha repartido el poder, el General de División D.E.M. Ret. Enrique Cervantes Aguirre, mismo que dejó lista la estructura para que su gente cercana pudiera llegar a la titularidad de la Secretaría y fueran los DN1, como se le conoce al General Secretario. Esa cofradía de poder se vio interrumpida en este sexenio, al ser designado como secretario de la defensa el Gral. Luis Cresencio Sandoval, pero que aunque ha intentado deslindarse de dicha cofradía de poder, le ha sido imposible, porque la mayoría de generales que han ascendido en los últimos 30 años, le deben el águila a alguno de estos generales de la plana mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Para ser todavía más claros, estos generales retirados han intentado por todos los medios tratar de ganar el visto bueno del General Secretario, por obvias razones, la primera es que no quieren ser investigados por ninguna autoridad civil o militar sobre el origen de sus fortunas inexplicables, la segunda es porque saben que la necesidad del gobierno federal de dar resultados en materia de seguridad es una de las prioridades, misma que ha sido imposible cumplir hasta el momento.

Sin embargo, dichos generales no terminan de lograr que el gobierno federal los vea con buenos ojos, ya que pertenecen al mismo grupo de poder de aquellos generales millonarios que en su momento el presidente de la república tacho como golpistas. Si, me refiero al General Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, a quien se le acusó directamente de dicho intento, pero que pertenece a este grupo de poder que tienen distintos intereses, ya que la pérdida de privilegios no agradó al gremio de las águilas reales (generales de división).

Es importante señalar que las grillas e intrigas en el medio militar es igual que en la política, todos buscan estar cerca del poder y allegarse de privilegios, por lo mismo seguimos viendo militares que deberían estar siendo procesados por haber participado en actos constitutivos de delitos, pero al contrario siguen comisionados en distintas dependencias del gobierno federal o estatales, porque así conveniente a los interés de sus padrinos, mismos que utilizan la información que se filtra a las redes sociales con la única intención de exhibir a las instituciones, como el Ejército y la Marina, pero muy en especial a la Guardia Nacional. Su interés es desgastar la imagen de las Fuerzas Armadas, exhibiendo las fallas y torpezas de la Guardia Nacional, con la intención de desgastar al gobierno y perjudicar la imagen de las instituciones, tratando de conseguir una división entre los militares y el gobierno de la 4T. El fuego amigo al interior de la milicia es con toda la intención de perjudicar al gobierno federal, a su titular, al general secretario y al almirante secretario, con la intención de poder recuperar los privilegios perdidos; a quien lo dude, sólo chequen de dónde han salido los videos que utilizan para desprestigiar a las Fuerzas Armadas y así podrán corroborar que es fuego amigo, mismo que es siempre el más efectivo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.