Opinión

Frente ¿opositor?

Los partidos que hoy pretenden dar vida al frente colaboraron con la administración de Peña Nieto.

  • 02/07/2017
  • Escuchar

El PRIAN nació con el fraude electoral de 1988. Carlos Salinas en su afán por obtener la legitimidad que no consiguió en las urnas se acercó al PAN. En ese sexenio, dirigentes blanquiazules como Diego Fernández de Cevallos, Luis H. Álvarez y Carlos Castillo Peraza hablaban de una victoria cultural de su partido pues se sintieron representados por primera vez por un gobierno emanado del PRI

Esta unidad del PRI y el PAN inauguró una forma de hacer política. Con las llamadas concertacesiones el PAN logro acceder a gobiernos estatales a cambio de apoyar a Salinas y sus reformas privatizadoras. El PAN como oposición genuina al régimen desapareció y en su lugar emergió un partido legitimador.

Años después, la relación entre PRI y PAN se fue haciendo más íntima. Se convirtieron en los dos brazos del régimen neoliberal. De esta forma cuando el desgaste del PRI fue mayúsculo, el sistema optó por dejar la presidencia a Acción Nacional para continuar con las mismas políticas del PRI pero ya con alternancia. El régimen optó por el cambio para que todo siguiera igual.

Luego de los dos terribles sexenios del PAN, se optó por permitir el regreso del PRI y ahora se busca el retorno del PAN disfrazado de “Frente Opositor”. No obstante, esta nueva farsa resulta muy endeble pues en la mejor tradición salinista el sexenio comenzó con el proceso de cooptación de la oposición que se cristalizó en el llamado “Pacto por México”.

De esta forma, los partidos que hoy pretenden dar vida a este “frente” colaboraron con la administración de Peña Nieto para aprobar medidas como la privatización del petróleo o los gasolinazos.

Este maridaje entre partidos queda también de manifiesto en el plano electoral, pues tanto PAN como PRD sólo son competitivos y se unen donde conviene al PRI y donde el partido del gobierno es débil y se enfrenta a la posibilidad real de derrota se prestan al juego de dividir el voto opositor.

Así se pudo observar en el pasado proceso electoral en donde PAN y PRD no se unieron porque el PRI no les dio permiso. Al contrario, están ayudando a que el tricolor mantenga su coto de poder en el Estado de México. Si de verdad fueran opositores su apuesta hubiera sido derrotar al PRI.

Por otro lado, los líderes de los partidos que promueven el frente no hacen una crítica al régimen, más bien adoptan un discurso que tiende a apoyar lo que dicen el PRI o el gobierno.

Entonces, si PAN y PRD no difieren del PRI cabe preguntarse ¿a qué se opondría este frente Su objetivo es servir al gobierno federal y al régimen.

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.