Opinión

Franquicias, el sector que nunca pierde

Existen inconsistencias en los datos que la Asociación Mexicana de Franquicias da a conocer cada año.

  • 06/03/2016
  • Escuchar

En el otoño de 1985 llegó a México el primer restaurante de comida rápida que operaba bajo el concepto de franquicia; McDonald´s hizo su aparición en nuestro país marcando dos puntos de transición en el mercado nacional de los negocios; por un lado, modificó el formato de restaurante tradicional e introdujo al país el concepto de comida rápida. En segundo lugar, la llegada de la casa de los arcos dorados, trajo consigo el modelo de franquicias que por aquellos años, era poco conocido en nuestro país.

 

Los especialistas y expertos del sector de las franquicias en México, ubican el año 1989 como el punto de despegue de este modelo de negocios en el país, que a lo largo de sus 27 años, ha dado mucho de que hablar. Por ejemplo, reportes de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), señalan que al día de hoy, existen en el país 1,450 marcas franquiciables y operan 77 mil puntos de venta.

 

A primera vista, los números suenan interesantes y por supuesto, pueden llegar a representar un nicho de oportunidad para quienes están en busca de abrir o emprender un negocio; sin embargo, a lo largo de los años, he seguido de cerca este sector y he podido recabar cifras y datos que parecen contradecir el éxito innato de las franquicias.

 

Los voceros y expertos del sector de las franquicias, reportan cada año crecimientos por arriba del 12%, y esa tendencia la han venido reportando por lo menos desde hace cinco años. Pero aclaremos un poco más el panorama, de acuerdo con cifras de la AFM, en el 2013, la asociación reportaba 1,300 marcas registradas y para 2014 y 2015, reportó 1,200 marcas; sin embargo como sector el gremio siguió reportando crecimientos superiores al 10 por ciento.

 

Lo que llama la atención es que no existan datos precisos y confiables del considerado sector estrella de nuestra economía, tampoco existen estadísticas de la Secretaría de Economía referentes al sector, mientras el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) mediante la Encuesta Nacional de Empleo, documenta únicamente un catálogo de nombres de franquicias y en sus informes de 2008 y 2012, reporta un total de 1,142 y 1,245 establecimientos respectivamente un crecimiento de 9% en cuatro años, es decir un incremento de 2.25% promedio anual.

 

Por aquellos años, la AMF reportó que el crecimiento del sector fue de 12% en el año 2011 y 2012. ¿Por qué son relevantes estas cifras? Simple, los expertos del sector animan y venden su segmento como una receta ideal para las crisis que además, garantiza el desarrollo de los inversionistas como empresario emprendedor. De lo que poco se habla, es del índice de mortandad de establecimientos durante cada año. Aunque a lo largo de los años en más de una entrevista que he realizado, la pregunta recurrente ha sido sobre el índice de mortandad de establecimientos franquiciados, la respuesta en casi todos los casos fue que la mortandad es mínima o que no existe.

 

Hace unos días platiqué con el abogado Roberto Blanco, quien por muchos años trabajó en una firma de consultoría de franquicias y hoy dirige el despacho Blinken; en nuestra conversación, me revelaba que el índice de mortandad anual de establecimientos de las franquicias llega a ser del 50% con respecto a las que abrieron un año antes. Es decir, que esas cifras revelan de alguna manera, las inconsistencias de datos que la AMF da a conocer cada año.

 

Lo cierto es que el sector de las franquicias no es tan especial como lo hacen parecer desde la AMF, o al menos eso es lo que trasmite el organismo, al no contar con un banco de datos que respalde el comportamiento del gremio y sus agremiados. En realidad, no se cuentan con cifras oficiales ni tampoco con registros confiables del anunciado crecimiento del sector.

 

Lo anterior tiene relevancia porque el principal argumento de promoción para quienes piensa invertir en una franquicia, es que el sector, es a prueba de crisis, y eso garantiza el éxito de la inversión. Blanco señala que generalmente quienes están a cargo de la venta de franquicias, no revelan los datos de índice de mortandad de la marca que promocionan y el inversionista, poco o nulo contacto llega a tener con alguien que opera una franquicia o haya operando alguna.

 

En realidad, cuando la AMF anuncia crecimiento, el dato que revelan es el porcentaje de franquicias vendidas con respecto al año anterior y no revela, el incremento de las ventas o tickets facturados del total de los 77 mil establecimientos que están operando, tampoco se conoce el número de empleos perdidos o el índice de rotación de personal durante el año. En todo caso, la Asociación de Franquicias revela los empleos que podría generar en caso de apertura un cierto número de puntos de ventas durante el año.

 

Blanco comentaba que si bien es responsabilidad de quien desea adquirir una franquicia el informarse, lo cierto es que esto no sucede debido precisamente al desconocimiento y a la falta de claridad de operación del sector. Y revela que un dato importante que se debe conocer, es el número de litigios iniciados por franquiciantes contra su franquiciador, que afirma supera los mil cada año. Por lo menos, si se quiere adquirir una franquicia, se debería conocer cuál de ellas tiene el mayor número de litigios, me comentó el abogado.

 

Durante el sexenio de Felipe Calderón, se implementó el Programa Nacional de Franquicias (PNF), con el objetivo de crear empleos, promover inversiones y generar negocios. Entre 2006 y 2012, el sector llego a reportar crecimientos incluso de 16%; el programa operado por la Secretaría de Economía, otorgó recursos en 2009 por 75 millones de pesos y para 2010 los montos asignados fueron de 300 millones de pesos, cifra que se mantuvo en ese nivel hasta el 2012, año en el que culminó el subsidio y terminó la administración de Calderón.

 

De acuerdo con datos de la AMF durante el periodo de 2009 a 2012, se desarrollaron 840 marcas de franquicias vía el PNF y sólo 42 de ellas, otorgaron alguna franquicia, es decir menos del 5% del total de marcas creadas. En el 2011, la Secretaría de Economía dio a conocer en un boletín que hasta ese año, se habían creado 575 nuevas franquicias, 1,500 puntos de venta, 13,500 empleos y se acreditaron 406 empresas como franquicias; el presupuesto del PNF fue de 300 millones de pesos y se esperaba financiar a 680 nuevos puntos de venta para el siguiente año, es decir ayudar al inversionista a comprar una franquicia.

 

Muchos de los recursos destinados al PNF, fueron utilizados por quienes en algún momento, se interesaron por adquirir una franquicia, escenario que la AMF y algunas consultorías y las 55 marcas afiliadas, aprovecharon para promover la compra de franquicias vía la Secretaría de Economía.

 

De hecho, muchos de los ex-trabajadores de la desaparecida Compañía de Luz y Fuerza del Centro, fueron apoyados para adquirir una franquicia como parte de su liquidación y mediante créditos otorgados por la Secretaría de Economía para la compra de franquicias. Al día de hoy, no hay más de 100 establecimientos que sean operados por los ex-empleados de la compañía de luz.

 

Pero lo anterior no quiere decir que el modelo de franquicias no funciona, por el contrario, es un modelo de negocios probado en el que las marcas internacionales sobre salen por encima de las marcas mexicanas. De hecho, el público ubica a las franquicias bajo marcas como McDonald´s, Domino´s, Starbucks, Carl´s Juniors, Burger King, Kentucky Friends Chickens y Subway entre otras, quienes por cierto, no pertenecen a la AMF.

 

Existen algunas franquicias de marcas mexicanas importantes, que han logrado permanecer en el mercado y permanecer en el tiempo, pero ninguna de ellas ha llegado al nivel de desarrollo alcanzado por sus símiles de los Estados Unidos, esto, pese a que algunas de ellas como los Sushi Itto, Punta del Cielo o Steren, han logrado internacionalizarse.

 

Analizando un poco más las cifras disponibles, observamos que alrededor de 900 millones de pesos fueron adjudicados al sector de las franquicias vía el PNF en los tres últimos años del sexenio de Calderón, de donde se crearon menos de 200 franquicias por año, unos 500 establecimientos también por año y apenas 4 mil empleos en promedio entre 2010 y 2012, según cifras de la Secretaría de Economía.

 

Por otra parte, en 27 años de vida del sector de las franquicias, han creado 44 franquicias por año en promedio desde 1989 hasta el día hoy. Para este 2016, el sector espera un crecimiento más moderado, ya que en lugar de crecer arriba de 10%, apenas crecerán dice la AMF al 6 por ciento. La carencia de cifras claras y oficiales, supone una discrepancia con respecto al día a día, lo que está claro, es que de acuerdo con la asociación de franquicias, en cualquier circunstancia, el sector nunca pierde.

 

@ijm14

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.