Opinión

Francisco en Corea del Sur

“Les invito a unirse a mí en oración por Corea y por toda Asia”, escribió Francisco en su cuenta twitter @pontifex_es

  • 14/08/2014
  • Escuchar

Tweet @pontifex_es

Jorge Mario Bergoglio se encuentra en este momento en su tercer viaje de su pontificado en Corea del Sur.  Su avión –el Airbus A330 de Alitalia- despegó la mañana del miércoles 13 de agosto del aeropuerto romano de Fiumicino rumbo a Seúl. Antes de partir y como es habitual realizó un visita a la basílica romana de Santa María la Mayor. También lo vimos cargar su famosa maletita de cuero negro con un lo necesario para un viaje de 4 días.  Su séquito son el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin y del Sustituto de la Secretaría de Estado, Mons. Ángelo Becciu. Además de el pequeño grupo de la gendarmería Vaticana.

El viaje fue de casi 12 horas de vuelo. Por cierto, es la primera vez que un Papa vuela sobre territorio chino, país con el que la Santa Sede no tiene relaciones diplomáticas desde la época de Mao Tse-tung.

Recordemos que en 1989, el hoy santo Juan Pablo II no pudo volar sobre China, pues las autoridades de Pekín le negaron el permiso; por lo que el avión papal tuvo que llegar a Seúl después de un vuelo mucho -pero mucho- más largo. Entonces el avión papal recibió la autorización para volar sobre el territorio de la entonces URSSS, por lo que Juan Pablo II envió un telegrama para agradecer al presidente y secretario del Partido comunista, Mijail Gorbachov.

Eso fue hace 25 años.

¿Y a que va Francisco a Corea?

¡A reunirse con la juventud!

La visita a ese país asiático se debe principalmente a presidir la reunión de jóvenes asiáticos en el santuario de Solmoe, y la segunda a la invitación que le hizo el presidente de la República Park Geun-hye. Se calcula que será recibido por un millón de personas, entre ellas 200 mil creyentes católicos.

Este es tercer viaje internacional de su pontificado fuera de las fronteras de Italia.

Recordemos que su primer viaje fue por la Jornada Mundial de la Juventud a Río de Janeiro del 23 a 28 de julio de 2013, y la segunda ocasión fue su visita a Tierra Santa, el pasado mes de mayo, lo que generó la reunión en el vaticano del los Presidentes de Israel, Shimon Peres, y el de Palestina, Mahmoud Abbas.

Por cierto, Francisco será el segundo papa en visitar Corea del Sur, pero será el tercer viaje papal, ya que Juan Pablo II acudió en dos ocasiones. La primera vez lo hizo en el año 1984, en esos 10 días estuvo también en Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón y Tailandia. La segunda, fue un viaje realizado del 6 al 16 de octubre de 1989, durante el cual visitó también Indonesia y las Islas Mauricio.

El primer Papa en visitar el continente asiático fue Pablo VI, cuando en 1970 realizó una visita a Irán, Pakistán, Filipinas y Samoa occidental.

 

Fuerte dispositivo de seguridad

Por cierto, la policía coreana ha preparado un amplio de seguridad para evitar incidentes durante la estancia del Papa Francisco.

Se comenta que serán más de 30 mil los agentes que se desplegarán en la zona, además de dispositivos como detectores de metales y grupos antiterroristas fuertemente armados ocuparán los tejados y azoteas en un radio de 50 metros de la plaza de Gwanghwamun.

Y es que Francisco ha rechazado usar un vehículo blindado a prueba de balas para hacer su recorrido; viajará en un utilitario de gama baja Kia Soul. Y tampoco usará chaleco antibalas.

Ha dicho ¿y qué me puede pasar?

Esperemos que no hay ningún incidente: Si habrá fuertes discursos sobre todo por la paz.

 

¿Qué significa ir a ese lugar donde no hay una mayoría católica?

En efecto, de un población de poco más de 50 millones, sólo el 10 porciento profesa el catolicismo. La meta de Roma es llevar a Corea al 20% de los bautizados antes de 2020.

Pietro Parolin, secretario de Estado, quien dijo en una entrevista al Centro Televisión Vaticano que el viaje se debe a tres factores:

“El primero es el hecho de que el Papa, por primera vez, irá al extremo Oriente, una región del mundo que adquiere una relevancia cada vez más acentuada tanto en la política como en la economía mundial. El Papa irá para dirigirse a todo el continente, no solo a Corea. Claro, el viaje es para Corea, pero tiene como destinatarios todos los países del continente, gracias a esta celebración de la Jornada Asiática de la Juventud que se llevará a cabo en Corea y en la que participarán representaciones de los jóvenes de los países vecinos. Y luego, el tercer aspecto es el del futuro: la juventud representa el futuro, por lo que el Papa se dirige al futuro de este continente, se dirige al futuro de Asia”.

-¿Cuál es el mensaje que les llevará el Papa?-, le pregunta Alessandro di Bussolo, a Parolin.

Y este responde:

“Creo que el mensaje que el papa llevará a estos jóvenes es que deben convertirse en protagonistas de la vida de la Iglesia. Es decir una presencia activa, una presencia partícipe, una presencia hecha de colaboración y corresponsabilidad. La Iglesia necesita a los jóvenes (...) los jóvenes, y este es el llamado fundamental, deben convertirse en evangelizadores de sus contemporáneos, por lo que deben estar siempre en la línea de la evangelización, y este es el mensaje que el papa llevará, además de, naturalmente, la insistencia de no dejarse seducir por los valores efímeros de nuestras sociedades y de nuestro mundo, para encontrar en Jesús la verdadera respuesta a sus interrogantes y a sus inquietudes.”

Para Joel Bylón, responsable de la Pastoral Juvenil de la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia la presencia del Papa “¡será sin ninguna duda un acontecimiento de gracia!”.

 

 

¿Cómo se generó este viaje?

¡Increíble!

Fue una invitación por carta que le hizo Monseñor Lazzaro You Heung-sik, obispo de Daejeon.  Comenta que un día le escribió al papa al principio de su Pontificado, en la fiesta del día de San José. Meses después el obispo coreano asistió con un grupo de jóvenes, a la Jornada de la juventud en Río de Janeiro, y al ver la emoción del acto, le volvió a escribir al pontífice “para decirle que habría sido muy hermoso tenerlo físicamente entre nosotros durante el encuentro con los jóvenes de Asia”.

Y agrega que cuando por fin -en abril- se reunió personalmente con él en Roma, “me dijo que mientras leía mi carta sintió una voz en el pecho que le decía: Debemos ir a Corea.

Muchos milagros han ido acompañando la historia de los cristianos en Corea, en donde se difundió por la obra apostólica de los laicos bautizados y con la fuerza del testimonio de los mártires. En la vida cotidiana y en el martirio, los cristianos coreanos han ofrecido el testimonio de que el Evangelio se difunde por la gracia y no por los esfuerzos humanos. El Papa me dijo: Debemos rezar para que los milagros continúen, solo así la iglesia en Corea podrá seguir caminando y creciendo.

Quizá el obispo Coreano no sabía que no le costó trabajo convencer al papa Francisco de ir a Asia. Y es que cuando recién ingresó a la Compañía de Jesús anhelaba convertirse en un misionero en Asia. Eso se lo reveló en una reunión con jóvenes  de colegios jesuitas de Italia y Albania, en junio del año pasado: “cuando estudiaba filosofía, le escribí al Padre Arrupe -entonces Prepósito General de la Compañía de Jesús-, para que me mandara a Japón o a alguna otra parte”, dijo Bergoglio.

Sin embargo- dijo- que su anhelo se vio truncado debido a un mal que sufrió de joven y que resultó en la extracción de un fragmento de su pulmón.

En efecto, Arrupe, dijo en esa ocasión el papa, “reflexionó bien y me dijo, con mucha caridad: 'Pero usted tuvo una enfermedad en el pulmón, eso no es bueno para un trabajo tan fuerte', y entonces me quedé en Buenos Aires”.

Francisco remarcó que “lo que más me gustó de la Compañía es su carácter misionero; quería convertirme en un misionero”.

Y hoy se encuentra en Asia, ya no como misionero sino como Papa. Regresará a ese continente en enero de 2015 cuando visite Filipinas y Sri Lanka.

 

Datos duros:

Corea del Sur tiene una población de 50,220.000 de habitantes de los que 5,393.00 son católicos, 10.7 por ciento de la población.

Hay 16 circunscripciones eclesiásticas que la atienden 35 obispos; 1, 673 parroquias – atendidas por 4,261 sacerdotes- y 843 centros pastorales.

Hay 516 religiosos muchos de ellos jesuitas

Corea tiene un ejército de mujeres religiosas: más de 9 mil, y las acompañan 14, 195 catequistas.

Existen 56 miembros laicos de Institutos seculares,  y 23 misioneros laicos.

Los seminaristas menores son 395 y los mayores 1.489.

La Iglesia Católica cuenta con 328 centros educativos de todos los niveles en los que estudian 221 mil personas  además de 49 centros de educación especial.

Existen también 200 centros asistenciales de propiedad de la Iglesia o dirigidos por eclesiásticos: 40 hospitales, 4 ambulatorios, 9 leprosarios, 513 casas para ancianos y minusválidos, 277 orfanatos y guarderías y 83 consultorios familiares y centros para la protección de la vida.

El crecimiento de la Iglesia católica en Corea del Sur ha sido muy notable. Probablemente la mayor tasa de crecimiento del catolicismo; de hecho esperan llegar antes del 2010 a duplicar el número de creyentes.

Las relaciones diplomáticas de Corea con la Santa Sede se dieron en diciembre de 1963. En 2007 el presidente de la República de Corea, fue recibido en el Vaticano por Benedicto XVI y en el 2009 su sucesor, Lee Myung Bak.

Francisco nombró cardenal en su primer consistorio en febrero de 2013 a Gualtiero Bassetti; el Arzobispo de Seúl, Corea.

 

El programa:

  • El jueves 14 presidirá un servicio religioso privada en la Nunciatura Apostólica; posteriormente, a las 15:45 hora local tendrá la visita de cortesía al presidente surcoreano Park Geun-hye,  en la Casa Azul; dos horas después dará un discurso a los obispos locales.
  • El viernes 15 de agosto por la mañana celebrará una misa por la solemnidad de la Asunción en el World Cup Stadium de Daejeon y por la tarde se encontrará con los jóvenes de Asia en el Santuario de Solmoe.
  • El sábado visitará el santuario de los Mártires de Seo So mun; dos horas después presidirá en Gwanghwamun la ceremonia de Beatificación de Paul Yun Ji-Chung y 123 compañeros mártires asesinados en el siglo XVIII por renunciar al confucianismo.
  • Como es su costumbre e reunirá con personas discapacitados en la “Casa de la Esperanza” de Kkottongnae. En este lugar también está previsto que realice una oración en el Jardín de los Niños abortados.
  • El mismo sábado tendrá un encuentro con las comunidades religiosas de Corea en el Training Center "School of Love" de Kkottongnae y otro con los líderes del apostolado laico.
  • El domingo se encontrará con los obispos asiáticos en el Santuario de los Mártires en Haemi y por la tarde presidirá la Misa de clausura de la VI Jornada de la Juventud Asiática en el Castillo de Haemi, y;
  • Finalmente, el lunes tendrá el encuentro con los líderes religiosos en el Palacio de la antigua Curia de la Archidiócesis de Seúl y a las 9:45 horas celebrará la Misa por la paz y la reconciliación, Catedral de Myeong-dong, donde se la participación de los familiares de las víctimas del ferri Sewol.
  • Y justo a las 13 horas local, partirá de la Base Aérea de Seúl hacia el aeropuerto de Roma Ciampino.

 

@fredalvarez