Final feliz, el caso de Asia Bibi

La mujer cristiana que fue condenada a muerte hace nueve años por un presunto delito de blasfemia en Paquistán y posteriormente absuelta en octubre de 2018aterrizó el pasado martes 7 de mayo en Canadá y de inmediato se reunió con su familia.  Un día después, su abogado defensor Saif Ul Malook, declaró a la agencia EFE que  "Asia Bibi llegó a Canadá anoche. Abandonó Paquistán junto a su marido ayer después de que el Gobierno les permitiese partir. Tomó tiempo, pero finalmente está a salvo gracias a Dios".

Para la primera ministra británica, Theresa May "Canadá hizo esta oferta y pensamos que era justo y apropiado que [la] apoyemos", afirmó. Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano, dijo que Washington "acoge con agrado la noticia de que Asia Bibi se ha reunido de manera segura con su familia"...  Y agregó en un comunicado que "Estados Unidos se opone uniformemente a las leyes de blasfemia en cualquier parte del mundo, ya que ponen en peligro el ejercicio de las libertades fundamentales".

Sin embargo, la mujer de 53 años no goza de buena salud por lo que deberá recibir un tratamiento médico adecuado, debido a lo cual no dio ninguna declaración, de momento.

Lamentablemente su libertad no ocurrió cuando fue absuelta hace meses -octubre- por el Tribunal Supremo de Paquistán, ya que durante todos estos meses tuvo que vivir oculta en algún lugar de Paquistán porque su vida -y la de su familia-, seguía corriendo peligro [ver ¿Qué ha pasado con Asia Bibi? ¿asilo en Canadá?].

Asia estuvo 3 mil 420 días injustamente en una cárcel condenada a muerte por blasfemia y después de un largo proceso penal fue absuelta de todo cargo. Simplemente los jueces no hallaron prueba alguna para condenarla, y ordenaron la libertad inmediata.

Entonces. el solo anuncio de la sentencia se produjo entre fuertes medidas de seguridad con efectivos de la policía antidisturbios y especialistas en desactivación dbombas a la entrada de la sede del máximo órgano judicial.

La noticia puso feliz a su familia,  pero ésta se acabó cuando al intentar salir de la prisión se generaron en el país grandes protestas por los defensores de la Ley Anti blasfemia; los extremistas musulmanes paquistaníes de Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP) se movilizaron  para demandar que se ejecute la pena de muerte para la mujer a la mujer "pecadora"; en ese sentido bloquearon las carreteras de varias ciudades, en algunas zonas del país las conexiones telefónicas fueron suspendidas. E incluso se cerraron escuelas en la capital, el Punyab y Cachemira, y se paralizaron parcialmente ciudades como Islamabad o Lahore.   "Si sacan a Asia del país, será la guerra", advirtió Jadim Husain Rizvi, líder del TLP.

El gobierno hizo detuvo a  3,000 personas y a dos líderes religiosos quienes fueron acusados de traición y terrorismo.

La presión internacional para liberar a Asia Bibi fue dura!

Días después la tarde del miércoles 7 de noviembre de 2018, Asia abandonó de la cárcel de Multan, horas después fue trasladada a la capital del país y puesta a salvo de las amenazas de muerte, y ahí permaneció durante meses. En este espacio de LSR documentamos paso a paso su caso.

La salida de Bibi a cambio de liberar a líderes fundamentalistas

La salida de Bibi de Paquistán a Canadá no fue fácil, el gobierno tuvo que ceder con dirigentes religiosos; de entrada liberar a los clérigos que encabezaron en noviembre las grandes protestas. Anteayer martes 14 de mayo, la justicia paquistaní los liberó bajo fianza. "Una sala de dos miembros del Tribunal Superior de Lahore concedió hoy la libertad bajo fianza a Khadim Hussain Rizvi por un depósito de 5 millones de rupias (unos 31.000 euros)", dijo a EFE un portavoz del TLP, Zubair Ahmed.

Un valiente abogado musulmán

El abogado musulmán, Saif Ul Malook decidió llevar la defensa de la mujer cristiana, y fue condenado a muerte por los grupos de religiosos fundamentalistas; otros murieron por defender a la mujer católica, tales son los casos de Shahbaz Bhatti y Salman Taseer.

Saif Ul Malook declaró al diario del Vaticano, L´Osservatore Romano que decidió dedicarse a defender cristianos porque "no tienen medios para defenderse y por esto terminan siendo penalizados. No tienen protectores en las instituciones como ocurre con las familias poderosas. Por esa razón son chivos expiatorios y víctimas de injusticias".

Para el abogado "la feliz conclusión de la tormenta vivida por Asia Bibi, que ahora está en Canadá, es un bien antes que nada para ella y su vida. Luego es un buen resultado para mí y para todos los que se han esforzado para salvarla". Y aprovechó para recordar a Salman Taseer.

"Es un hecho que hace justicia a hombres valientes como Shahbaz Bhatti y Salman Taseer, que se expusieron y pagaron con su vida el esfuerzo para defender a Asia. Finalmente es un fuerte signo de esperanza para toda la nación paquistaní, donde ha vencido la justicia y el estado de derecho", dijo el especialista al periódico católico.

Taseer era un musulmán que fue gobernador del estado de Punjab, su pecado fue ir a visitar a Asia en la cárcel y proclamar públicamente su inocencia, razón por la cual los extremistas islámicos ordenaron su asesinato que fue realizado por Mumtaz Qadri, su propio guardaespaldas, y fue Saif Ul Malook el fiscal en el caso que se abrió después contra el homicida y que concluyó con su ejecución.

En tanto, Shahbaz Bhati fue un católico que sirvió como ministro de las minorías en Paquistán y que también fue asesinado en 2011 por extremistas musulmanes.

El abogado paquistaní desea entrevistarse con el Papa Francisco, "un hombre que está siempre de parte de los más débiles y los más pobres", dijo.

Hace meses -en febrero de 2018-, el Papa Francisco se reunió en privado en el Vaticano con la familia de Asia Bibi y creemos que muy pronto le dará cita.  Francisco le dio especial seguimiento al caso.

El abogado se encuentra en Canadá con la protección del gobierno, y ahora defenderá a una pareja cristiana condenada a muerte en Paquistán por el delito de blasfemia. Se trata de Shagufta Kousar y Shafqat Masih, padres de cuatro hijos, fueron acusados de enviar mensajes de texto blasfemos a un hombre musulmán y sentenciados a muerte en 2014, pero apelaron la decisión ante el Tribunal Superior de Lahore. Lo que debe seguir es abrogar dicha ley. Seguiremos el caso.

¿Que hizo Asia Bibi?

¡Nada! La mujer cristiana y madre de 5 hijos estaba trabajando en las labores del campo en el distrito de Sheikhupura de Punjab y fue entonces que le pidieron que buscara agua en un pozo cercano para dar de beber a otras personas. Su pecado que la llevó a la cárcel fue que tuvo sed y bebió agua para saciarla. 

Ese fue su pecado. Una mujer le recriminó que lo hiciera, porque estaba contaminando un agua que era exclusiva para musulmanes. Tras la discusión, días después fue golpeada y encarcelada, y le pidieron se convirtiera al Islam para obtener su libertad; obviamente Asia se negó a renunciar a su fe cristiana.

¡El asunto se internacionalizó!

Bibi fue acusada de blasfemar contra el Islam y permaneció encarcelada y condenada a muerte en 2010. Años después no se le encontró delito alguno.

La ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica y fue reformada por el dictador Zia-ul-Haq en la década de 1980, permitiendo el abuso de la norma. Está inspirada directamente en la Shariah –ley religiosa musulmana– y sanciona cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán. 

La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas y el castigo supone el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos públicos. Asia Bibi fue víctima de esa ley.

Incidente en el avión Bombardier Challenger 60

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información