Opinión

¿Fin de la llamada “verdad histórica”?

¿Qué pasó esa negra noche del 26 de septiembre? | Fred Álvarez

  • 09/07/2020
  • Escuchar

Poco antes del mediodía del martes 7 de julio me sorprendió un tuit del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas donde colocaba unas imágenes que anunciaban “Reunión extraordinaria de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia para el caso #Ayotzinapa”.

Me dije, hay algo sobre el tema. Como fue. El fiscal del caso Omar Gómez Trejo, anunció que la unidad a su cargo identificó al tercer estudiante desaparecido del caso Ayozinapa; se trata deChristian Alfonso Rodríguez Telumbre, de 19 años, su muerte, junto con la de Alexander Mora Venancio y la de Jhosivani Guerrero de la Cruz, son las únicas tres de este caso que han sido confirmadas, hasta el momento.

El lugar donde se encontró la pieza ósea está a 800 metros del Basurero de Cocula.

La información se llevó las primeras planas, por encima de la visita del Presidente López Obrador a Washington...:

¿Cómo fue que encontraron esos restos?

Leamos...

Días antes, el pasado 30 de junio, el fiscal general de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero dijo en un mensaje a medios que un día antes -el 29 de junio-, solicitaron ante un juez penal 46 órdenes de aprehensión en contra de servidores públicos de diversos municipios de Guerrero. A todos ellos se les acusa por los delitos de desaparición forzada y por delincuencia organizada”.

Subrayó que “estos delitos no habían sido ni investigados, ni judicializados, en las diligencias que en su momento realizó la PGR”.

Precisa que las órdenes de aprehensión son adicionales a las obtenidas hace semanas en donde estaría Tomás Zerón de Lucio, ex servidor público quien supuestamente distorsionó los hechos de Ayotzinapa y hoy tiene ficha roja de Interpol.

Ese mismo día Gertz informó que habrían detenido a José Ángel “N”, alias “El Mochomo”, quien fue un participante “de gran notoriedad en este caso”.

En su mensaje -donde no hubo preguntas-, recordó que, en septiembre de 2014, la PGR “consignó a diversos funcionarios que fueron puestos en libertad en distintas fechas, en virtud de la inconsistencia y parcialidad de las acusaciones que omitieron señalar todas las violaciones que estos individuos cometieron durante su intervención en el caso”. Entre ellas -dice- fueron detenciones arbitrarias, tortura, dilación en las puestas a disposición, vulneración de los derechos de la defensa y violaciones al procedimiento penal; “ocultando también pruebas suficientes que permitieran conocer, de manera fehaciente, el destino de las víctimas”.

Con ello, el fiscal subraya que con ello se echa abajo la verdad histórica del caso...

“La información detallada de todo el trabajo realizado que ha permitido identificar esta desaparición forzada y las conductas de delincuencia organizada correspondientes, el Fiscal de AyotzinapaMaestro Omar Gómez Trejo, habrá de hacer una referencia pormenorizada conforme la autoridad judicial nos lo vaya permitiendo. Para que esta nueva etapa se maneje con absoluta transparencia y con toda legalidad”, dijo Gertz Manero...

¡Se acabó la verdad histórica!, dijo contundente...

¿Qué es la verdad histórica?

Aquella de que “los estudiantes normalistas fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan”. En ese orden, como dijo el entonces procurador Jesús Murillo Karam, aquel martes 27 de enero de 2015.

El entonces procurador señaló después de meses de investigación que incluían un expediente de 85 tomos y 13 anexos donde se incluyen 487 dictámenes periciales; 386 declaraciones; 153 inspecciones ministeriales, 16 cateos, 2 reconstrucciones de hechos y un largo etcétera donde se concluye que esa “es la verdad histórica de los hechos” basada en pruebas científicas y que “ha permitido ejercitar acción penal en contra de los 99 involucrados, que han sido detenidos hasta hoy”.

Tiempo después muchos de ellos fueron liberados por “falta de pruebas”.

Aunque hay que decir que el procurador precisó en una entrevista posterior que el caso no se cerraba. Sin embargo, quedó estigmatizado como un asunto cerrado… Su error decir esa es la “verdad histórica”.

Cinco años después hay otra lectura de los hechos, pero es un asunto que obviamente sigue abierto. No se puede cerrar hasta saber que pasó esa noche negra de septiembre de 2014…

Leamos lo que dijo el fiscal anteayer.

i) Que a través de una intensa actividad, la Unidad a su cargo empezó a recibir información sobre diversos lugares del paradero de los estudiantes, y que lo han hecho siempre acompañados por la Comisión Presidencial del caso.

ii) Que los días 21 al 29 de noviembre de 2019 realizaron una búsqueda en un punto ubicado en el municipio de Cocula, Guerrero, conocido como “Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula”.

iii) Que en ese lugar “se recuperaron 15 indicios, que fueron embalados en el lugar para su procesamiento”.

iv) Que el 26 de febrero de 2020, la evidencia recuperada fue analizada “en presencia de los representantes de las familias, el personal de servicios periciales y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que ha brindado un invaluable trabajo de apoyo a esta investigación.

v) Que en esta diligencia se realizaron las pericias con la finalidad de saber si los indicios rescatados eran propensos para realizar los análisis genéticos correspondientes; (y que) producto de este escrutinio, se eligieron 6 piezas que los equipos periciales estimaron unánimemente, que podrían ser susceptibles de ser procesados para la extracción de ADN.

vi) Que esas 6 piezas fueron llevadas al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena.

vii) Que el 19 de junio, Innsbruck les comunicó que una de las piezas óseas corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

viii) Empero que para no dejar duda las piezas fueron analizadas también por el EEAF, que terminó su revisión apenas el sábado 4 de julio, concluyendo lo mismo…

ix) En consecuencia, señala el fiscal que el domingo 5 de julio informaron a los familiares la identificación del estudiante; precisando que lo hicieron de forma cuidadosa para “atemperar al máximo los efectos de la revictimización al momento de dar este tipo de noticias”. En la visita a Tixtla, Guerrero, el fiscal se hizo acompañar del subsecretario Encinas y de Mercedes Doretti del EEAF, “quien se conectó de manera virtual para explicar los resultados de los estudios genéticos que, ellas como especialistas, realizaron”.

x) Concluye el fiscal que el resto humano perteneciente a una de las víctimas no fue tirado ni encontrado en el Basurero de Cocula, ni en el río San Juan”, tal y conforme a la versión que, pública y judicialmente, sostuvo la anterior administración.

xi) Por lo que, subraya “con este nuevo hallazgo, como lo señaló el Fiscal General de la República, el doctor Alejandro Gertz Manero, la verdad histórica se acabó", pero enfatizando que el caso sigue abierto.

xii) Precisa el fiscal que “las líneas de investigación que podrían esclarecer cómo el fragmento óseo hoy identificado, fue llevado hasta el lugar del hallazgo, aún tienen que consolidarse. Para ello, la UEILCA -la Fiscalía-, cuenta también con el valioso apoyo de las y los expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes. La Unidad a mi cargo trabaja para contar con pruebas objetivas que soporten estas líneas y, así a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, no precipitará resultados ni difundirá conclusiones que no cuenten con dicho sustento”.

xiii) En ese sentido, concluyó... “hemos roto el pacto de impunidad y de silencio que rodeaba el caso Ayotzinapa. Desde octubre de 2014 y hasta enero de 2015, cuando las autoridades de la ex PGR tomaban los micrófonos, anunciaban a las familias y a la sociedad que se cerraba el caso con la manipulación de la información, la tortura de los posibles responsables, y el control de una mentira, con su historia del Basurero y el río San Juan…”.

Hay avances y qué bueno, pero de repente y con todo respeto, me pareció escuchar a un activista y no a un fiscal anunciando la “otra verdad histórica”. Lamentablemente en el formato donde anuncian los avances no hay preguntas ni respuestas...

Muchas preguntas...

La primera: ¿cómo llegó el hueso deChristian Alfonso Rodríguez Telumbre a ese lugar?

¿En qué cambia que uno de los restos haya sido encontrado a 800 metros del lugar?

¿Eso desmiente la mal llamada verdad histórica?

Alejandro Andrade Jardí escribió ayer en La Razón que ya desde 2015 la PGR tenía constancia de los hechos ocurridos a 800 metros del basurero de Cocula...

¿Hay alguna orden en contra del ex procurador Jesús Murillo Karam?

¿Qué pasó esa negra noche del 26 de septiembre?

Se han encontrado tres restos humanos, ¿dónde están los otros 40?

O ¿dónde están los muchachos?

No pudieron desaparecer nomás así.

Sabemos que la mañana de este viernes habrá una reunión en Palacio Nacional. Estarán presentes los familiares de las víctimas. Alejandro Encinas espera dar cuenta de nuevos avances...

Veremos...

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.