Opinión

Feminicidios: el reflejo de los problemas en México

Lejos de prestarles atención, pareciera que las autoridades deciden enfocarse en otros aspectos. | Yadira García Montero*

  • 19/02/2020
  • Escuchar

El 17 de febrero, el vocero de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México[i], proporcionó la siguiente información sobre el caso de Fátima: las imágenes obtenidas de las cámaras permiten observar a la menor dentro de la escuela y posteriormente, se le observa acompañada de la mujer cuya identidad se desconoce -quien se presume que fue por ella a la escuela-. Posteriormente, en otras cámaras, se observa un vehículo blanco sospechoso circulando por la Avenida Melchor Ocampo, en la Colonia Nativitas de Xochimilco, hasta llegar a la Calle Camino Ancho, en donde ingresó a un domicilio. Según lo mencionado por el vocero de la FGJCDMX, se tienen imágenes que demuestran que la mujer y la niña subieron a ese automóvil.

Por lo anterior, Agentes de la Policía de Investigación cumplimentaron una orden de cateo en el inmueble al que ingresó la menor y personal de la Coordinación General de Servicios Periciales recabó indicios. En dicho inmueble se encontraron a tres personas que aparentemente viven ahí, por lo que la Fiscalía Anti Secuestro (FAS) recabó las entrevistas tanto de esas personas como de dos testigos.

El vocero de la FGJCDMX informó que las revisiones se están realizando con análisis contextual, pues todo aconteció en un radio pequeño y delimitado.

Hasta el momento no hay detenidos, ni información cierta de la mujer que llevaba a la menor, tampoco se cuenta con elementos para decir si el homicidio de Fátima fue en el domicilio que se cateó, ni se conoce la causa de muerte de la menor.

Sobre el reconocimiento de Fátima, indicó que a la madre de la menor no le fue posible reconocerla, por lo que tuvieron que realizar la comparación genética entre ellas, misma que indica que sí existe coincidencia genética entre ellas, por lo tanto, afirman que el cuerpo encontrado sí es el de Fátima.

Al ser cuestionado sobre los protocolos a seguir en la entrega de los niños de las escuelas, mencionó que, por tratarse de una escuela pública, no tienen protocolos en este sentido. Sin embargo, más adelante se manifestará lo correspondiente con el caso.

Las manifestaciones de las autoridades sobre el caso han sido diversas y pese a que todos lamentan la situación, parece que la atención se está desviando del verdadero problema, pues, por un lado, vemos a quienes culpan al neoliberalismo de esta situación, por otro lado, observamos a la jefa de gobierno de la Ciudad de México lamentado la situación en redes sociales y acompañando a la madre de la menor a recoger los restos de su hija; así como a la Fiscal General de la Ciudad de México informando por medio del vocero de la institución los datos -que aunque pocos- se han obtenido sobre los hechos y además, informa sobre el problema de salud mental que aparentemente padece la madre de Fátima y la demencia senil de su padre.

Por su parte, el Titular de la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México, Luis Humberto Fernández Fuentes, manifestó que se encuentra revisando si se realizó adecuadamente el protocolo de la SEP de entrega de menores, pues no se tienen elementos para aclararlo de manera seria. Sin embargo, afirma que se han levantado actas administrativas para aclarar los hechos y después dar vista al Órgano Interno de Control para poder tomar la decisión administrativa correspondiente, considerando que, a su juicio, la mejor opción será que el director de la escuela se retire algunos días de la función.

El reflejo de los problemas en México

Lo narrado anteriormente es el resultado de diversos problemas en este país que se deben atender con urgencia y, que lamentablemente, lejos de prestarles atención, pareciera que las autoridades deciden enfocarse en otros aspectos.

Es importante destacar varios puntos: el primero de ellos, consiste en la omisión de las autoridades al negarse a recibir la denuncia y no activar de forma inmediata las medidas de búsqueda y localización de la menor. Lo preocupante de este punto, es que no se trata de un caso aislado, estas omisiones de las autoridades se encuentran en diversos expedientes de casos de violaciones graves a derechos humanos en nuestro país, por ejemplo, el caso de Marco Antonio Sánchez Flores, víctima de desaparición forzada, en el que, cuando sus padres acudieron a presentar la denuncia por su desaparición, la autoridad que los atendió se negó a recibirla.

Es relevante que tengamos en cuenta que las primeras horas después de una desaparición, son vitales para que se pueda localizar con vida a la víctima y, desgraciadamente, si las autoridades continúan omitiendo su deber de investigar, buscar y localizar a las víctimas de manera inmediata, las probabilidades de encontrarlos con vida son mínimas, además de que las consecuencias son lamentables e irremediables.

¿Dónde está la capacitación sobre los protocolos de actuación existentes? ¿Hasta cuándo se van a crear los protocolos necesarios para que se actúe de forma adecuada e inmediata en estos casos?

El segundo punto para destacar consiste en los protocolos de entrega de menores en las escuelas, pues, sin importar si son públicas o privadas, la Secretaría de Educación Pública establece pasos a seguir, por lo que es posible que existiera alguna omisión por parte del personal de la escuela al no percatarse que Fátima no estaba acompañada por sus familiares a su salida de la institución.

El tercer punto, es sobre lo mencionado anteriormente respecto a que la tía de la menor afirma que denunció el problema de salud mental que aparentemente tiene la madre de Fátima y nunca fue atendido, pues en lugar de que las autoridades tomaran medidas sobre el caso, les impidieron continuar con un proceso para tratar la situación.

Un cuarto punto tiene que ver con lo referente al tiempo -que, según lo indicado por la hermana de Fátima- tardaron las autoridades en acudir a su domicilio para iniciar la investigación. Tardaron cuatro días después de presentada la denuncia para presentarse con las víctimas indirectas y dar seguimiento al caso, lo que, concluye en desenlaces que no tienen remedio.

El quinto punto es que, de ser cierto lo que dice la mamá de Fátima, estaríamos ante otros casos de impunidad, en donde el sujeto que cometió los crímenes que menciona, sigue libre, cometiendo otros delitos.

Lo más triste de la situación es que es una más de tantas que se viven en este país. El 21 de noviembre de 2019, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), emitió un comunicado de prensa[ii] en el que plasmó las estadísticas sobre la violencia contra la mujer. Las cifras en dicho documento son alarmantes: de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que hay en el país, 66.1% (30.7 millones) ha enfrentado violencia de cualquier tipo y de cualquier agresor al menos una vez en su vida y en 2018 se registraron 3752 defunciones por homicidio de mujeres, lo que significa que fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones intencionales.

México tiene un grave problema de violencia de género, de omisión de actuar de las autoridades, de no atención a la salud mental y todo esto, son las consecuencias de que no se sigan protocolos de actuación o no se tengan los protocolos de actuación adecuados para estos casos. No es culpa del neoliberalismo, no es si hubo un problema de salud mental o de descuido en el hogar, no es culpa de los videojuegos. Ya fue suficiente de distracciones, de enfocar atención en insensateces, es momento de corregir errores y afrontar responsabilidades.

No es posible que sigamos en esta situación, no se puede continuar así, porque los daños y las deudas que están quedando, son irremediables e irreparables.

[i] La conferencia de prensa se puede consultar en el siguiente enlace:

https://www.pscp.tv/w/1ypKdQaMbMLGW

[ii] Comunicado de prensa núm. 592/19. El documento completo se puede consultar en el siguiente enlace: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2019/Violencia2019_Nal.pdf

*Yadira García Montero

@YadiraGm1          

Licenciada en Derecho. Estudiante de la MISyH. Columnista en el Heraldo de Aguascalientes y Tribuna Lagos. Colaboradora en #SerLumen de RadioUAA 94.5 fm.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.