Opinión

Felicidades por esos cinco años, Papa Francisco

En cinco años del pontificado de Francisco, vemos a una Iglesia que predica un evangelio de compasión y misericordia | Fred Álvarez

  • 22/03/2018
  • Escuchar

El lunes 19 de marzo, día San José, Jorge Mario Bergoglio cumplió cinco años de su pontificado.

No todo ha sido miel sobre hojuelas, hay mucha resistencia a los cambios y también se ha enfrentado a fuego amigo. Hay que destacar que ha hecho grandes cosas para cambiar la imagen de la Iglesia Católica y, pese a enfrentar duras críticas, la mayoría de los especialistas cree —creemos— que el papa argentino ha iniciado una “nueva época”. 

El camino es largo y lleno de piedras; en cinco años el papa Francisco apenas ha llegado a principios del siglo XX, falta mucho para llegar al XXI. Muchos de sus críticos quisieran ver los grandes cambios, como por ejemplo darle mayor participación a la mujer en las decisiones de la Iglesia.

¿Qué ha hecho el papa en 5 años?


Ha emitido dos cartas encíclicas, la Lumen fidei (La luz de la fe) con motivo del año de la Fe, del 5 de julio de 2013 y donde colaboró también el papa emérito Benedicto XVI; y la encíclica Laudato sí (Alabado seas), sobre la protección de la tierra, publicada el 25 de marzo de 2015.

Ha redactado dos exhortaciones apostólicas: Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio, en 2013) considerada el documento programático de su pontificado, y la Amoris laetitia, tras el Sínodo de los Obispos sobre la Familia, documento publicado justo hace dos años (19 de marzo de 2016) y que ha sido objeto de fuertes críticas por parte de un ala conservadora de la Iglesia, que ha señalado herejías.

El 11 de marzo de 2015, Francisco escribió la bula Misericordiae vultus, con la que se puso en marcha el Jubileo de la Misericordia en todo el mundo; y ha emitido otros 23 motu proprio (decretos papales), con temas como la reforma de la curia romana, la transparencia económica, la reforma del proceso de nulidades matrimoniales o la traducción de textos litúrgicos, entre otros.

El último decreto es del 12 de febrero, llamado Imparare a congendarsi  (Aprende a regalar); que habla de regular la renuncia, por motivos de edad, de los titulares de algunos oficios de nombramiento pontificio. Y dentro de poco (el próximo 2 de abril), habrá otro documento papal.

Los miércoles en Roma


En la Plaza de San Pedro o en el Aula Pablo VI, ha celebrado –con la de ayer–, 220 audiencias generales los miércoles, y los domingos ha rezado 286 Ángelus, o la oración de Regina Coeli, desde la ventana del palacio apostólico.

Han sido millones de fieles católicos que han estado en Roma, y millones más lo siguen en los medios sobre todo en las redes sociales. Su cuenta en español, @Pontifex_es, tiene casi 16.5 millones de seguidores. 

Asimismo, ha celebrado 7 jornadas especiales, como la de Ayuno y Oración por la Paz en Siria, la Jornada 24 horas para el Señor, la Jornada Mundial de Oración por la Creación o la Jornada Mundial de los Pobres, que tuvo lugar por primera vez en 2017.

Ha convocado las Jornadas Mundiales de la Juventud de Río de Janeiro en 2013, la de Cracovia en 2016 y tiene previsto asistir a la de Panamá en enero de 2019.

Ayer miércoles 21 de marzo anunció que irá a Dublín, Irlanda, del 25 al 26 de agosto, para participar en el Encuentro Mundial de las Familias. La última vez que un papa asistió a Irlanda fue en 1979, fue Juan Pablo II.

Los refugiados, su primer compromiso social


A menos de cuatro meses de su pontificado (8 de julio de 2013), fue a la isla de Lampedusa, Italia, lugar de protección y cuidado de miles de personas en su camino desde los puertos del norte de África hacia las costas europeas. Fue el primer tema que abordó con firmeza.

Ha hecho otros viajes a territorios que sufren tensiones y conflictos graves, y que necesitan ayuda para la reconciliación y la paz. Ha visitado países de mayoría musulmana, judía, protestante e, incluso, atea. Por mencionar algunos, están las visitas a Cuba, Sri Lanka y República Centroafricana (2015); Armenia, Georgia y Azerbaiyán (2016), y Colombia, Myanmar y Bangladés (2017). 

Muy importantes han sido las visitas a las parroquias de la capital italiana como obispo de Roma y las que realiza los viernes a clínicas, casas familia, comunidades de rehabilitación o a las cárceles.

Hace poco nos enteremos que los viernes recibe de manera privada y con la mayor discreción a víctimas de sacerdotes pedófilos.

En todo este tiempo el papa ha realizado 22 viajes internacionales y 18 a diversas localidades de Italia. 

Ha visitado cuatro continentes. Le falta Oceanía. Muy significativos han sido los viajes en 2015 a Filipinas, Ecuador, Bolivia, Paragua, Estados Unidos, Kenia y Uganda; el de México en febrero de 2016, el de Colombia en septiembre de 2017, y de Chile y Perú en enero de 2018. 

El vigésimo segundo viaje apostólico, sobre todo el de Chile, fue, para algunos de sus críticos, el peor de su pontificado. Pero no es del todo cierto.

Lee: El 22° viaje de Francisco, ¿el peor de su pontificado?

Pudimos ver que el papa no fue recibido por grandes multitudes como se esperaba. Pero lo grave de todo no fue eso, sino las numerosas protestas, actos vandálicos y atentados que ocurrieron durante su estancia.  Falló la organización local.

Amenazas


En algunos países el papa ha recibido amenazas. Por ejemplo, en su visita a Myanmar, un grupo de monjes budistas radicales, asociación conocida como Ma Ba Tha cuyo portavoz Tawparka advirtió que habría "una respuesta" si el papa defendía la causa de los rohinyá, un grupo étnico musulmán bengalí que vive en condiciones deplorables por la discriminación sistemática que sufren.

Lee más: El peligroso viaje del Papa Francisco a Myanmar

También en su viaje a EU en 2015, un residente de Nueva Jersey participó en una conspiración con el objetivo de asesinar al papa Francisco; el ciudadano norteamericano admitió que desde el 30 de junio hasta el 14 de agosto de 2015 conspiró para asesinar al líder religioso mediante el uso de un francotirador y de dispositivos explosivos.

También lee: Conspiración contra el Papa Francisco en EU

Y qué decir de su viaje a Egipto en abril de 2017: lo hizo con severas medidas de seguridad; fue el cuarto viaje apostólico a un país de mayoría islámica, después de los de Jordania y Turquía (en 2014), y Azerbaiyán (en 2016). No fue la única vez su equipo de seguridad temió, ocurrió lo mismo en su gira a la República Centroafricana.

¡Pero Francisco no les tiene miedo! De hecho, siempre se ha negado a utilizar un vehículo cerrado y blindado para estar lo más cercano posible a los miles de peregrinos que lo quieren saludar y tocar, a su paso por las calles de las ciudades que visita.

Una vez, a bordo del avión de Alitalia en su viaje a Sudáfrica, le preguntaron los periodistas si tenía miedo, a lo que el papa respondió que su único temor respecto a la seguridad eran los mosquitos. Y en broma les dijo a los reporteros que lo acompañaban: “se los recomiendo, usen el spray para los mosquitos”.

En suma, el papa argentino ha recorrido 249,297 kilómetros y su viaje más largo fue el último, a Chile y Perú. Le ha dado seis vueltas al mundo.

El Colegio de Cardenales

Bergoglio se ha caracterizado también por "internacionalizar" el colegio de cardenales. A la fecha ha convocado cuatro consistorios; en total ha nombrado a 61 cardenales, entre ellos 49 electores, procedentes de todos los rincones del mundo y algunos de ellos de países que nunca habían estado representados, como El Salvador y Haiti.

Muchos santos


También ha proclamado 880 santos, aunque 800 de ellos eran los llamados mártires de Otranto; oficiando doce ceremonias de canonización, nueve de ellas en el Vaticano y tres durante sus viajes a Sri Lanka, cuando canonizó a José Vaz en Colombo; en Washington a Junípero Serra y en Fátima (Portugal) a dos de los pastores de las apariciones de la Virgen, Francisco y Jacinta Marto.

Y apenas, el pasado 6 de marzo, autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos, que preside el cardenal Angelo Amato, S.D.B., a promulgar los Decretos relativos al milagro atribuido a la intercesión del beato Pablo VI (Giovanni Battista Montini), y el milagro atribuido a la intercesión del beato Oscar Arnulfo Romero Galdámez, arzobispo de San Salvador.

Te sugerimos: Un santo para El Salvador

En conclusión, en cinco años vemos a una Iglesia que predica un evangelio de compasión y misericordia, con una gran preocupación por los pobres y marginados. También a una institución abierta a la discusión, el debate y nuevas ideas, aunque todavía con sus asegunes, hay que decirlo. Por ejemplo, no fue fácil abordar temas candentes como el de las personas vueltas a casar. 

El C-9


Hay que recordar también que el primer objetivo de Francisco fue hacer una limpieza en la administración de la Santa Sede, de ahí que los primeros días de su pontificado conformó a un grupo de nueve cardenales encargados de reformar la curia romana. Dicho grupo se ha reunido 23 veces en cinco años, la última fue en febrero de 2018, entonces trataron la reforma de los medios de comunicación y las actividades de la Sección de Migrantes y Refugiados del dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, además de la importancia de los jóvenes en el dicasterio de Laicos, Familia y Vida.

Cuando el papa instituyó esta comisión, explicó que tenía como objeto principal ayudarlo “en el gobierno de la Iglesia universal y para estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica Pastor Bonus sobre la Curia Romana”.

El grupo propuso una comisión especial para luchar contra los sacerdotes pedófilos, que inició en marzo del 2014; la comisión concluyó sus funciones en diciembre de 2017, pero el Sumo Pontífice la reactivó el pasado 17 de febrero. Entonces, con la inclusión de nuevos miembros de 15 países de todos los continentes, entre quienes figuran algunas víctimas, nombró presidente al cardenal y arzobispo de Boston, Sean O’Malley. 

El grupo de cardenales también creó tres comisiones para investigar los asuntos económicos de la Santa Sede y así surgió la Secretaría de Economía, que ahora coordina la gestión financiera del Vaticano. Francisco busca fortalecer la supervisión del Instituto para las Obras de Religión (banco del Vaticano), a fin de evitar el lavado de dinero. 

En estos años, miles de personas se han sentido orgullosas de ser católicas, han regresado a los templos y comulgan con las ideas de su líder religioso precisamente porque es un papa moderno, que ha hecho soplar nuevos vientos. 

Felicidades por esos cinco años, papa Francisco.

Postdata


El papa de nuevo dio de baja a uno de sus hombres cercanos, el día de ayer aceptó la renuncia de Mons. Dario Edoardo Viganò, Prefecto de la Secretaría de Comunicación de la Santa Sede.

Viganò había sido nombrado para guiar la nueva Secretaría de Comunicación del Vaticano, una de las grandes reformas que ha querido implementar el papa para aunar a todos los medios informativos con los que cuenta la Santa Sede.

En la carta de renuncia fechada el 19 de marzo, Viganó le agradece al papa"por el acompañamiento paternal y firme que me ha ofrecido con generosidad en este tiempo y por el renovado aprecio que ha querido manifestarme hasta nuestro último encuentro". Y le pide que le acepte la renuncia "mi deseo de hacerme a un lado y poniéndome, si usted lo desea, a disposición para colaborar en otras modalidades”

En su carta de respuesta, publicada por el Vaticano este miércoles 21 de marzo, el papa Francisco acepta esta renuncia, no sin esfuerzo. Después de sus últimos encuentros, indicó el Pontífice, "y después de haber reflexionado y haber ponderado atentamente las motivaciones de su petición de dar “un paso atrás” en la responsabilidad directa del Dicasterio para las Comunicaciones, respeto su decisión y acepto, no sin esfuerzo, la renuncia de Prefecto”.

Viganò, era un hombre muy poderoso en la Curia, era prefecto del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales y por tanto responsable de la Sala de Prensa de la Santa Sede, del Servicio Fotográfico, la Libreria Editrice Vaticana, la Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano y el Servicio de Internet del Vaticano. 

Viganò reconoce que se equivocó en la crisis denominada “lettergate”, es decir, en el pésimo manejo informativo que dio al presentar una serie de libros sobre la teología de Francisco, difundió parcialmente una carta de Benedicto XVI que luego se supo era de carácter privado y reservado.

Puedes leer: Ante polémica informativa, publica El Vaticano carta completa de Benedicto XVI 

Te sugerimos: El caso de Jesús Romero Colín

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota