Opinión

Fallido el laboratorio neoliberal en América Latina

Los buenos resultados de las economías en Sudamérica, no son suficientes para reducir las condiciones de pobreza en la región. | Ismael Jiménez

  • 27/11/2019
  • Escuchar

Parece que la estabilidad económica y social de que gozaron los gobiernos de América Latina durante las últimas décadas, comenzaron a desquebrajarse dejando al descubierto las debilidades y carencias de los modelos que forjaron los cimientos de su efímero equilibrio.

De pronto, es complicado explicar lo que está sucediendo en América Latina, sobre todo cuando observamos que al mismo tiempo distintos países de la zona, enfrentan crisis sociales que superan la capacidad de sus gobiernos.

Es curioso porque en uno de estos países, la receta económica dictada desde el FMI, el Banco Mundial y Estados Unidos, había cimentado su principal y más presumible caso de éxito global.

La actual crisis en Chile, resume de alguna manera lo anterior al enfrentar una de las consignas más fuertes y directas lanzadas por los cientos de miles de manifestantes que salieron a las calles. “No son 30 pesos, son 30 años”.

Chile era el bastión principal en donde el laboratorio neoliberal, justificaba su razón de ser sustentado en la “estabilidad de sus fundamentales macroeconómicos”. De hecho, ese país fue considerado el niño bonito del neoliberalismo pues esa nación sudamericana, siempre “hizo bien su tarea”.

Sin embargo, todo terminó en octubre pasado cuando estallaron las manifestaciones en Chile en contra del gobierno, reclamando el hartazgo de una política económica que durante cuatro décadas, no logró aliviar la desigualdad en el país Sudamericano.

A partir de ese momento y como efecto dominó, las protestas sociales se sucedieron en Ecuador y Colombia, en donde dejaron varios muertos, mientras en Argentina, Perú y Bolivia, la tensión política está radicalizando la postura de las sociedades haciéndolas irreconciliables.

¿Pero qué fue lo que ocurrió, por qué el despertar violento de los países sudamericanos cuando sus datos macroeconómicos son estables?

Resulta que aunque la dictadura de los fundamentales macroeconómicos se encontraban en los mejores términos posibles. Los beneficios de la política neoliberal no han logrado hacerse tangibles en los hogares de buena parte de los habitantes de América Latina.

En la región, la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, pese a que el PIB crece 1.6% promedio anual y en países como Bolivia, la economía creció en promedio 4.8% durante doce años.

De acuerdo con la CEPAL, en su estudio “Panorama Social de América Latina 2018”, desde México hasta Argentina, 40% de los habitantes viven en condiciones de pobreza con bajos salarios y en malas condiciones laborales.

Un informe del banco mundial revela que en 2018, la economía chilena fue la que más creció, 4.0% y registra uno de los ingresos per cápita más altos de la región. Sin embargo, las bondades del neoliberalismo no alcanzaron para todos los estratos sociales.

Si tuviéramos que emitir una conclusión a partir de los datos macreconómicos de los países convulsionados en este momento en Sudamérica, diríamos que los buenos resultados de sus economías, no son suficientes para reducir las condiciones de pobreza en la región.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.