Opinión

¿Fallarán encuestas en las #Elecciones2017?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 05/01/2017
  • Escuchar

2016 nos dejó una lección muy importante en materia de pronóstico político: las encuestas políticas y electorales fallaron. Lo que aún no sabemos con precisión es por qué y qué es lo que requieren las casas encuestadoras para corregir los métodos que han estado utilizando durante los últimos años.

 

El problema se dio a nivel global.

 

Fallaron en el plebiscito de Gran Bretaña para salir o no de la Unión Europea y en el que se realizó sobre el Acuerdo de Paz en Colombia. Fallaron en la elección presidencial de Estados Unidos y en la consulta que se hizo para reformar la Constitución en Italia.

 

Las #Elecciones2016 también fueron erráticas.

 

Tanto así que Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral (#INE), alertó que “en un ambiente tan volátil como el que vivimos, el abuso en las encuestas de salida puede convertirse (para las #Elecciones2017) en un riesgo y puede abrir un flanco de vulnerabilidad en el contexto de desconfianza que existe en el país”.

 

El proceso de solución está en marcha.

 

Varios analistas de las empresas de investigación se han reunido durante los últimos meses con el fin de compartir experiencias, diagnósticos y propuestas. Y expusieron algunas de sus principales conclusiones en el foro La previsión de las encuestas electorales: aportaciones para su perfeccionamiento, organizado a principios de diciembre por el #INE, #WAPOR y #CIDE.

 

El reto es uno: recuperar la confianza.

 

Lo que no queda del todo claro es el origen del problema. A nivel técnico se habla de errores en los diseños de las muestras, en las fechas de levantamiento, en los procedimientos que se realizan en campo o en los métodos para obtener las respuestas de la ciudadanía.

 

También se considera el incremento del “voto oculto”.

 

Ciertamente se ha elevado el número de personas que no dicen la verdad de sus preferencias o intenciones por temor, prejuicio o por considerar que su respuesta va en contra de lo que supuestamente piensa la mayoría.

 

Pero poco se ha dicho sobre los excesos.

 

En los medios de comunicación tradicionales, las encuestas se han convertido en materia prima esencial para los programas noticiosos, informativos y de debate. Muchos candidatos y candidatas recurren a ellas como instrumentos de propaganda para resaltar su ventaja o también para ocultar su desventaja, creyendo que la manipulación podría revertir su tendencia negativa.

 

 

En las #RedesSociales la guerra es sin cuartel.

 

Ante la dificultad de aplicar la normatividad vigente en estos espacios, han proliferado las mediciones formales e informales, desgastando la confiabilidad en la herramienta y contribuyendo a la polarización de las opiniones.

 

En el caos informativo, la confusión crece.

 

Por eso resulta necesario analizar con mayor precisión los efectos que provocan el avance de las tecnologías y la llamada democracia digital en la elevación de los niveles de volatilidad e incertidumbre de los estudios de opinión.

 

La variable es relevante, pero no es la única.

 

Si queremos ir más a fondo, es necesario estudiar desde otras perspectivas los efectos de la saturación de spots publicitarios, el predominio en los medios de los escándalos y noticias negativas, las campañas negras y los mensajes tradicionales que siguen emitiendo casi todos los contendientes.

 

El aumento al precio de las gasolinas influirá.

 

También repercutirán los efectos que esta medida tendrá en la inflación, las decisiones que tomará en sus primeros cien días de gobierno el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (@realDonaldTrump), la volatilidad en la cotización del peso y de los mercados financieros, lo que dañará todavía más el #HumorSocial.

 

Asimismo, se tendrá que considerar la crisis de los partidos.

 

Se trata de un asunto directamente vinculado a las otras variables.Por un lado, me refiero a la crisis de confianza en gobiernos y funcionarios, y por el otro a la desconfianza que existe en la mayoría de los liderazgos de todos los sectores de la sociedad, incluidos por supuesto los que dominaban los medios de comunicación.

 

Como se ve, la causa del problema es multifactorial.

 

Por lo tanto, la solución no dependerá solo de los ajustes que se puedan hacer a las metodologías y técnicas de las empresas encuestadoras. Si queremos pronósticos más precisos, todos los grupos de poder deberán aportar lo que les corresponde.

 

Para volver a acertar, tendremos que actuar en diversos frentes.

 

Menciono los más importantes: en el diseño de la agenda pública; en el de las estrategias de #ComunicaciónPolítica; en los estilos de liderazgo y formatos de los espacios noticiosos de los medios de comunicación masiva; en las acciones en las #RedesSociales; y, principalmente, en el terreno de la #ÉticaPolítica.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #RedesSociales |

| #Elecciones 2016 | #Elecciones2017 | #Elecciones2018 | #INE |

| #Estrategia | #Confianza | #HumorSocial | #ÉticaPolítica |

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter: @sosaplata

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.