Opinión

Excelente reunión de Macron con el papa Francisco

Regresa a Francia con el cargo honorífico de canónico de la Basílica de San Juan de Letrán | Fred Álvarez

  • 28/06/2018
  • Escuchar

La mañana del pasado martes 26 de junio, el papa Francisco y Emmanuel Macron, mantuvieron un cordial encuentro diplomático.

El presidente francés llegó al Vaticano acompañado de su esposa Brigitte -vestida rigurosamente de negro y con el pelo recogido- y una pequeña delegación de 12 personas; iba entre ellos, el presidente de Secours Catholique, el fundador de Samu Social, así como los intelectuales Rémi Brague o Dominique Wolton y personalidades de medios de comunicación.

Los automóviles de la caravana ocuparon buena parte del patio de San Dámaso; ahí los recibió Mons. Georg Gaenswein, prefecto de la Casa Pontifica y los Gentilhombres de Su Santidad quienes los acompañaron hasta la presencia del Papa.

La transmisión se puede ver gracias a Vatican media.

Después de los saludos protocolarios, Francisco y Macron se retiraron a una sala privada para mantener una conversación que duró 57 largos minutos; el encuentro más largo sostenido por Francisco con un jefe de Estado en todo su pontificado.

¿De que hablaron?

De la protección del medio ambiente -el cambio climático-, la migración y el compromiso a nivel multilateral para la prevención y la resolución de conflictos, especialmente con el desarme. También hablaron sobre conflictos en desarrollo, particularmente los del Oriente Medio y en África. También hablaron sobre las perspectivas del proyecto europeo.

Al final de la entrevista, ambos jefes de Estado procedieron al tradicional intercambio de regalos.

Francisco regaló al presidente francés una medalla de San Martín, obispo de Tours y apóstol de Galia, así como varios de sus textos, incluida la encíclica Laudato si', y  la exhortación apostólica Gaudete y Exultate. “Es la clase media de la santidad”, susurró el papa a Macron al entregarle el documento.

En tanto, el presidente francés ha regalado al Pontífice un ejemplar antiguo de Diario de un cura rural, de Georges Bernanos –en francés– que el pontífice agradeció comentando: “Siempre lo he amado; lo he leído muchas veces y me ha hecho mucho bien”.

Al despedirse, el presidente francés le dio un fuerte abrazo, incluso le dio palmadas en el hombro y dos besos. Algo inédito... Se trató de un gesto muy cercano y familiar, fuera de todo protocolo.

El gestó sorprendió al séquito…

¿Acordaron algo sobre los migrantes?

Seguramente sí, aunque la política de Macron no ha sido de apertura, si es más moderado y humano que el vicepremier y ministro del Interior Matteo Salvin; los migrantes suelen ser expulsados a diario de la frontera entre Francia e Italia.

Dice Elisabetta Piqué, del periódico La Nación que "la pregunta que reinaba luego de su insólito abrazo y beso del final era sí, quizás, los dos líderes habían apuntado a construir una inesperada alianza sobre este tema. Macron y la canciller alemana, Angela Merkel, se han vuelto los dos líderes fuertes de la Unión Europea, que coinciden en la urgente necesidad de contrarrestar las nuevas tendencias populistas y nacionalistas que amenazan al bloque".

Pero, el mensaje fue que antes de su reunión con Bergoglio, Macron se reunió con una delegación de la Comunidad de San Egidio -movimiento católico desde siempre comprometida en la ayuda a migrantes y pobres-, en Palazzo Farnese, una de las sedes de la embajada de Francia en Roma. "El presidente francés mencionó a los corredores humanitarios como un modelo de la política de inmigración legal, sobre todo para las personas que necesitan protección humanitaria", contó luego Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de San Egidio, que desde hace dos años organiza corredores humanitarios junto a la Iglesia Valdesa. (La Nación).

Título honorífico: canónico...

Después de la reunión con Francisco, y más allá de la estricta laicidad y la separación entre Estado e Iglesia católica vigente en Francia, Macron fue nombrado canónico honorario de la Basílica de San Juan de Letrán -basilica di San Giovanni in Laterano-, catedral de Roma; se trata de una tradición de mucho tiempo atrás.

El asunto se veía venir...

En un discurso a principios de abril en la Conferencia Episcopal de Francia, el presidente Macron dijo querer "reparar" el "vínculo" entre la Iglesia católica y la República francesa, "dañado" los últimos años, en particular desde la adopción de las bodas homosexuales en 2013.

El canónico de honor de la Basílica es el presidente de la República Francesa, según una tradición que se remonta al siglo XVII, cuando el jefe del Estado era un rey: Enrique IV.  

La tradición pasó de los reyes  a los presidentes de la República.

En el siglo pasado, la tradición de tomar posesión del título fue asumida por el presidente René Coty. Siguieron el ejemplo: Charles De Gaulle, Valery Giscard d’Estaing, Jacques Chirac y en los últimos tiempos Nicolas Sarkozy, que recibió el título el 20 de diciembre de 2007. Por algún motivo François Gérard Georges Hollande no asumió el cargo honorífico.

El quid es que el Macron pertenece a una familia no religiosa, sin embargo, fue bautizado católico a los 12 años por voluntad propia; estudió en su Amiens natal en el colegio La Providence, de los jesuitas, donde era profesora su futura esposa, Brigitte.

Actualmente es agnóstico.

¿Cómo fue?

La celebración comenzó con el saludo del vicario; luego se ha rezado una oración y se ha procedido a la lectura de un texto bíblico.

Después, se trasladó a la capilla de Colonna, donde Macron firmó los documentos para tomar posesión del título canónico.

Además, recibió un regalo del capítulo: una copia de la cruz de Letrán, que le ha sido entregada por Monseñor Enrico Feroci, chambelán del capítulo y director de la Caritas diocesana de Roma.

Buena reunión de Macron con el papa Francisco.

Posdata...

El cardenal Carlos Aguiar Retes se encuentra en Roma, este jueves recibirá de manos del papa Francisco el palio arzobispal, algo que muestra la gran cercanía del nayarita con Bergoglio… "Les comparto con alegría cuánta gente he constatado que tiene ahora sus ojos puestos en México", escribió en su cuenta de Twitter

Pd2. También hoy el papa Francisco creará 14 nuevos cardenales en el Consistorio ordinario público; hasta antes los cardenales eran 212, de los cuales 114 son electores -menores de 80 años-, y 98 no electores. A partir de hoy, la cifra de electores se incrementará a 125 purpurados, cinco más del límite…; el papa sabe lo que hace, a partir de hoy tiene controlada su sucesión… ¿Cuándo? no sabemos pero no será pronto… En México hay cuatro cardenales electores.

Niños segregados de sus padres, la política Trump

@fredalvarez  | @OpinionLSR | @lasillarota