Opinión

Evaluación de gobernadores y satisfacción ciudadana

El grado mayor o menor de insatisfacción ciudadana, podría ser un indicativo de posibles alternancias

  • 04/09/2017
  • Escuchar

Las mediciones que hacen instituciones o empresas serias y profesionales, siempre son un referente indicativo sobre la percepción ciudadana quien, al final, se erige como juez en el momento de emitir su sufragio por el partido político, coalición, alianza o candidatura independiente según sus preferencias.

La elección de 2018 está tan próxima que la propia legislación electoral federal establece que para la organización de dicho proceso electivo, los trabajos iniciarán la primera semana del mes de septiembre del año previo al que tenga verificativo la elección, es decir, estamos ya inmersos en los inicios de la carrera por la renovación de la Presidencia de la República, de 128 Senadores y de 500 Diputados Federales, pero además, se renovarán 8 gubernaturas y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; habrá elecciones para renovar 27 congresos locales que representan poco menos de 1,000 legisladores (983) y se renovarán alcaldías en 25 entidades federativas que equivalen a casi 2,000 cargos entre presidentes municipales, síndicos, regidores y otros.

Ante este panorama resulta importante analizar la Encuesta Nacional 2017, llevada a cabo por la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica que realizaron entre junio y julio de este 2017 y muestra varios indicadores, destacando la evaluación ciudadana en las 32 entidades que conforman al país, respecto de sus gobernadores y los principales resultados de sus gestiones.

Un malestar generalizado de la población

En términos generales, la ciudadanía revela los principales problemas del estado, destacando en las 32 entidades el problema de la inseguridad y la delincuencia en un 53%, seguido de la corrupción con un 28.6% y un mal gobierno con el 12.9%.  

Estos resultados van de la mano con la satisfacción ciudadana que la empresa de referencia tipificó en cuatro con dimensiones, a saber: (1) percepción sobre la situación económica actual; (2) percepción de oportunidades para mejorar la situación económica actual; (3) percepción de hasta qué punto el gobernador actual ha hecho acciones para el bienestar de las personas, y (4) percepción sobre el nivel de seguridad existente. Los resultados reflejan que el 39.1% de la ciudadanía muestra algún grado de insatisfacción (20.3% insatisfacción y un 18.8% muy insatisfechos), en tanto que un 25.7% manifestó estar satisfecho y sólo un 7.8% muy satisfecho.  El 27.4% refirió no estar ni satisfecho ni insatisfecho.  Por entidad federativa, los estados en donde la población manifestó sentirse insatisfechos por arriba de la media nacional son el Estado de México con un 30.4%, seguido de Guerrero (29%), Baja California (28.2%), Baja California Sur (27.8%), entre otros.

Consecuentemente, la medida de satisfacción ciudadana de las 32 entidades, agrupando los porcentajes de las categorías descritas, da como resultado que los estados con mejor satisfacción ciudadana son Yucatán, Sonora, Durango, Querétaro, Campeche, en tanto con los que obtuvieron una menor satisfacción ciudadana son la Ciudad de México, el Estado de México, Zacatecas, Veracruz, Guerrero, Chiapas, Morelos y Tabasco.

Ahora bien, el dato sobre la evaluación de los gobernadores resulta muy ilustrativo.  El 60% de los ciudadanos entrevistados en las 32 entidades manifestaron un grado de desaprobación de sus gobernadores, por un 35.5% que aprueba la gestión de su gobernador.  Por estado tenemos que el gobernador peor evaluado es el de Morelos, seguido del de Tabasco, Chiapas, Baja California, Ciudad de México, Guerrero y Nayarit; en tanto que los mejores evaluados son los de los Estados de Durango, Yucatán y Sonora.

Los resultados de esta encuesta contienen mucha información valiosa que vale la pena revisar, pero independientemente de ello, nos permite visualizar un panorama de insatisfacción generalizada de las políticas públicas que se desarrollan en las diversas entidades federativas.  Además, no hay un indicativo que refiera que es la política de un partido o de otro, sino la problemática se repite prácticamente para todos los colores partidistas que gobiernan.

Estos resultados bien pueden ser un indicativo para las fuerzas políticas para que refuercen su gestión gubernamental, sobre todo con miras a las elecciones. De lo contrario, el grado mayor o menor de insatisfacción ciudadana reflejado en el extraordinario ejercicio llevado a cabo por Gabinete de Comunicación Estratégica, podría también ser un indicativo de posibles alternancias en el poder. Chéquenlo, actores políticos. ¡Nos vemos en 168 horas aquí mismo, en Opinión de La Silla Rota!

@fdodiaznaranjo / @OpinionLSR