Opinión

Estructura urbana, innovación y calidad del aire

La estructura urbana, o megalopolitana si es el caso, es un factor crítico del consumo energético y de la contaminación atmosférica. | Leonardo Martínez Flores

  • 02/08/2018
  • Escuchar

Hace poco comentaba en este espacio sobre las nuevas oportunidades de coordinación que se vislumbran entre diferentes órdenes de gobierno, como consecuencia de la nueva correlación de fuerzas políticas en varios congresos estatales y en muchos ayuntamientos del país.

Este nuevo entorno resulta particularmente atractivo en las zonas metropolitanas, en las que, por su naturaleza, concurre un mayor número de autoridades de diferentes órdenes de gobierno con diferentes responsabilidades y competencias en temas comunes, como el desarrollo urbano, el transporte, la calidad del aire y la seguridad pública.

En general, en las zonas metropolitanas los problemas relacionados con estos últimos aspectos se complican más; de entrada, por la acumulación de actividades económicas y sociales, la gran cantidad de viajes en todo tipo de transportes y los impactos ambientales asociados; pero también porque la coexistencia de varios gobiernos atomiza las facultades de planeación y operación de procesos cruciales como el transporte y el desarrollo urbano.

Como he mencionado varias veces, los resultados de dicha atomización se manifiestan de muchas maneras: castigando severamente la productividad de las personas y de las empresas, reduciendo la competitividad y generando importantes costos sociales, como son los altos niveles de contaminación, impactos negativos sobre la salud e incrementos en los niveles de inseguridad pública.

Problema de coordinación

Teóricamente hablando se trata de un problema de coordinación que involucra un gran número de actores públicos y privados, pero que no es privativo de México pues se observa en todo el mundo, aunque con características y resultados muy diferentes. Hay países en donde han logrado llegar a niveles de coordinación aceptables creando marcos jurídicos e institucionales que les permiten tener, por ejemplo, organismos que planean y operan sistemas de transporte metropolitanos o que regulan el desarrollo urbano guardando cierta congruencia entre las necesidades locales y las regionales.

Siento que hay que insistir en que este nuevo marco de fuerzas políticas es particularmente atractivo para la megalópolis del centro del país, que debe verse como una oportunidad que no se había tenido en décadas para coordinar las políticas públicas del gobierno federal, las entidades federativas y los municipios de la megalópolis.

La contaminación del aire

Iremos conversando sobre varios temas, uno de los cuales es el de la contaminación del aire. El sistema de cuencas atmosféricas de la megalópolis recibe emisiones contaminantes de una enorme cantidad de fuentes geográficamente dispersas en la región, lo cual implica que la única manera de atacar el problema con algunas probabilidades de éxito es con medidas que abarquen simultáneamente a todas las entidades involucradas.

Ello exige que las medidas surjan de una plataforma de coordinación que reduzca las contradicciones legales, institucionales y programáticas de todos los gobiernos involucrados, pero sobre todo de la introducción de políticas innovadoras, distintas de las aplicadas reiteradamente a lo largo de muchos lustros y que han dado muy malos resultados.

Un ejemplo de ello es el proceso vigente de planeación del desarrollo urbano, plagado de vicios y que mantiene una visión anacrónica del funcionamiento de las ciudades. Anclado en el pasado, sin instrumentos reformadores, dicho proceso de planeación sigue creando ciudades inequitativas e ineficientes.

El punto aquí es que la estructura urbana, o megalopolitana si es el caso, es un factor crítico del consumo energético y de la contaminación atmosférica.

Si no se modifica drásticamente la planeación del desarrollo urbano, no se podrá controlar el problema de la contaminación atmosférica. Así de simple.

Disrupción al urbanismo tradicional

@lmf_Aequum  | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.