Opinión

Están en manos del TEPJF, ¿horror o bendición?

Los resultados de las elecciones y la ola de impugnaciones que se esperan. | Lourdes Mendoza*

  • 25/06/2021
  • Escuchar

Como se esperaba, las elecciones que quedaran muy apretadas serían impugnadas. El INE ya sacó los conteos finales y podemos ver que, en algunos estados, los candidatos que ganaron no lo hicieron por mucho.

Así pues, los resultados deberán ser impugnados en los tribunales electorales y será el TEPJF quien tenga la última palabra.

Estados

En Campeche, increíblemente el pariente de ‘Alito’ con todo y que le mandó a su quesque superoperador Rubén Moreira, se fue a tercer lugar. El resultado fue cerradísimo, con decirles que Layda Sansores (PT-Morena) obtuvo 139,883 votos, y Eliseo Fernández (MC) 133,899; la diferencia entre las votaciones que tuvieron fue de 1.42%.

Algo similar pasó en Michoacán, donde el candidato de la coalición PT-Morena, Alfredo Ramírez, obtuvo 730,836 votos, y su contrincante más cercano, del PRI-PAN-PRD, Carlos Herrera, 680,952 votos (2.9% de diferencia), quien ya dijo que su siguiente parada es el Tribunal Electoral para impugnar la elección. Y tras las declaraciones que le dio Silvano Aureoles a Ciro Gómez Leyva, el estado está que arde, por decir lo menos.

También pasó en San Luis Potosí, donde el impresentable, por decir lo menos, del candidato del Verde-PT, mejor conocido como el Pollo Gallardo, obtuvo 458,156 votos, y el del PAN-PRI-PRD, 400,273 (4.8% de diferencia). Octavio Pedroza, el candidato de la coalición que quedó en segundo lugar, ya dijo que acepta los resultados del cómputo, peeeeeeero que de todas maneras quiere impugnar.

En Guerrero, la juanita de Morena, Evelyn Salgado, obtuvo 643,814 votos, y el candidato del PRI-PAN-PRD, Mario Moreno Arcos, obtuvo 580,971 votos (una diferencia de 4.2%), y no sólo acusó al presidente de andarse metiendo en la elección, sino que su candidata juanita no debía de haber podido competir, por lo que va a impugnar.

En Nuevo León ganó Mariana, ¡ah no, perdón!, Samuel García. Para sorpresa de propios y extraños, el candidato del PRI-PRD, Adrián de la Garza, dijo que los resultados electorales no le favorecieron y aceptó su derrota (o sea, que no va a impugnar), a pesar de las dudas que existen de dónde salió el financiamiento de la campaña del tiktokero y que sobrepasó los topes de campaña. Así pues, un pendiente menos.

300 distritos electorales

Déjenme contarles que sólo en 54 la diferencia entre el primero y el segundo lugar es de menos de 5%, y de ésos, en 14 la diferencia es de menos de 1%. Con decirles que, en uno de los distritos, la diferencia es de una décima. Sí, una décima. Por eso, podríamos pronosticar que también le lloverán impugnaciones de diputaciones federales al TEPJF.

Alcaldías CDMX

Aquí la cosa también está muy cerrada. En por lo menos cuatro de ellas (Xochimilco, Tlalpan, Milpa Alta y Gustavo A. Madero) la diferencia que determina al ganador es de menos de cuatro puntos. En dos de esas alcaldías ganó Morena y en las otras dos ganó el PRI-PAN-PRD, y seguro que pararán en los tribunales electorales. Al menos en las que Morena perdió, pues ya dijo Mario Delgado que se deben revisar a fondo los resultados electorales en la CDMX, “porque la ciudad es de la izquierda (ojo, no dijo nada de inconsistencias en los resultados)”.

Pérdida de registro

El INE ya comenzó el proceso y la liquidación de bienes de los partidos que no alcanzaron el 3% de la votación para mantener el registro: el PES, Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México. El PES ya está impugnando los resultados de las elecciones en Morelos, Tlaxcala y Puebla para conseguir más votos y salvar su registro. Pues ahí van, porque ya llevan 22 mil casillas impugnadas y van por más. En Fuerza por México, Gerardo Islas amenazó con hacer valer los votos del pueblo, pero pues, al parecer, el pueblo no se los dio, y andan presionando con todo.

¿Horror o bendición?

Ojo, en las últimas sesiones vimos cómo el TEPJF no dio su brazo a torcer, no se hincó frente a nadie y ésa no había sido la constante. Es más, si usted ve las últimas sesiones públicas en YouTube, se podrá dar cuenta de que el viento más fuerte sopla en una misma dirección y cada vez con mayor contundencia. Y esa dirección es la de tener un tribunal (aunque no unánime) imparcial, autónomo, con criterios sólidos y una defensa tenaz de los derechos políticos y electorales de los ciudadanos.

P.D. Los ciudadanos y la prensa estaremos muy pendientes de cada uno de los votos de los magistrados y de llevarles el registro de sus proyectos o… excusas.

¡Ya entendí!

Qué tal que Édgar Melhem, presidente del PRI en Tamaulipas, el mismo que le pidió, en su momento, a Carolina Vigianno, votar a favor del desafuero de Cabeza de Vaca, yendo en contra de cómo votó su bancada en el estado, ahora se aventó sin miedo y de frente a decir: “El PRI tamaulipeco no está peleado ni con el PAN ni con Morena”. O sea, nos está adelantando que para la elección a gobernador del estado el próximo año serán: ¡PriMor! Tómala, barbón.

Ojo eh, en Tamaulipas sí caló que Morena postulara como candidato al gobierno de Guerrero a un presunto violador y jamás lo bajara. De hecho, Melhem tiene tres hijas. ¿Cómo les explicará la alianza? Supongo, les dirá… “hijas, eso fue en Guerrero, aquí no llevaremos a un presunto violador”. ¿O cómo les argumentará?

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con autorización de la autora.

* Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.