Opinión

¿Estamos en The dark side of the force?

El gobierno tiene hoy el enorme privilegio de unificar a toda la población. | Fernando Díaz Naranjo

  • 18/02/2019
  • Escuchar

En el ambiente común de la población, en reuniones de trabajo, en charlas académicas, en reuniones sociales, en encuentros tales como foros, conferencias, entre tantos espacios más, parecería que la sociedad se encuentra inmersa en dos polos francamente opositores cuando hablamos de política, de las perspectivas económicas, del desarrollo social o hasta de la visión del país que cada uno de nosotros quisiéramos.

Este espectro que se hace patente de forma cada vez más pronunciada podría generar un grado preocupante de polarización entre diversos sectores que conforman nuestra sociedad.

¿De dónde viene esta polarización?

Muchos pudieran pensar que deriva del resultado electoral del año pasado, principalmente por el triunfo de López Obrador, sin embargo, difiero de esta afirmación.

No es la primera vez que el país “se divide” en opiniones por alguna preferencia electoral.  Ahí tenemos, por ejemplo, la elección presidencial del año 2000 en donde Vicente Fox se alzó con el triunfo electoral por poco más del 42% de las preferencias electorales, dejando en el camino al candidato del PRI, Francisco Labastida con poco más del 36% en la intención del voto. El resultado no fue la división del país.

¿Qué sucedió en la elección presidencial del año 2006? La sociedad se polarizó; desde los líderes de la entonces oposición que acusó de un fraude electoral y, a pesar de que recurrieron a las instancias jurisdiccionales correspondientes, el conflicto perduró varios meses más. Recordemos que los candidatos eran Felipe Calderón por un lado y, por el otro, López Obrador.

¿Qué sucedió en la elección presidencial de 2012? Si bien hubo un fuerte descontento, el margen de diferencia entre Peña Nieto y López Obrador permitió que el primero pudiera gobernar con un mejor margen de maniobra.

Así, llegamos a 2018, en donde con una tercera participación en elecciones presidenciales, López Obrador obtiene un contundente triunfo; arriba de un 53% de las preferencias electorales, muy por arriba de los candidatos tanto del PAN como del PRI.

Cuarta Transformación

Además, López Obrador, con su partido político Morena, obtuvo un fuerte posicionamiento en el Congreso de la Unión.

Esto daría una lectura de que el actual gobierno estaría llevando una serie de acciones, de políticas públicas y dirigiendo el rumbo de nuestra nación con cierta facilidad.

¿Entonces por qué hoy se percibe una mayor polarización que en ninguno de los sexenios anteriores se había registrado tan marcadamente?

La respuesta, en mi opinión, viene desde el discurso mismo y de la mala estrategia del gobierno y no del resultado electoral. Me explico.

La estrategia del gobierno es la evidente puesta en marcha de acciones que no permiten observaciones, críticas, señalamientos o, inclusive sugerencias. Quienes las formulan son etiquetados como los “malos”, como la “mafia” ya no sólo del “poder”, sino ahora ya se han abierto otras subcategorías de “mafias”.

El discurso, consecuentemente, va encaminado a que quienes critican, por ejemplo, diversos nombramientos, y se les coloca en the dark side of the force, utilizando la analogía a la extraordinaria zaga de las películas de Star Wars.

Ciertamente, mis colegas periodistas no están en ningún lado oscuro, negativo o nebuloso. Hay que entender el ejercicio del periodismo, así de simple.

Es la estrategia del gobierno la que tiene que cambiar.

Deben de escuchar y entender que un gobierno se erige con acciones sólidas, no con discursos o con anuncios espectaculares que, al final, acaban en casi una nulidad de acciones concretas.

El gobierno tiene hoy el enorme privilegio de unificar a toda la población, esto es lo que realmente necesita México. Juntos podremos caminar mejor.

¡Hasta la próxima!

INE toma control de la elección extraordinaria en Puebla

@fdodiaznaranjo | @OpinionLSR | @lasillarota

diaznaranjo.fernando@gmail.com