Opinión

Estado de excepción de facto en México

Estábamos mejor cuando estábamos peor. | Fred Álvarez Palafox

  • 30/04/2020
  • Escuchar

El periodista es el historiador de lo inmediato: Renato Leduc.

Estábamos mejor cuando estábamos peor…

Preocupan los excesos que se están cometiendo en algunos estados y municipios con la aplicación de medidas que atentan contra los derechos fundamentales, como el de la movilidad a través incluso del toque de queda. En algunos lugares impusieron la ley seca, y en otros como en Teloloapan, Guerrero, la Policía Comunitaria golpeó con un palo a jóvenes por no obedecer el #QuédateEnCasa.

Se han dado otros casos de evidente discriminación como ocurrió a principios de la Semana Santa en Nayarit, donde el gobernador Antonio Echevarría hizo uso de las redes sociales institucionales solicitando a los habitantes de Bahía de Banderas que se abstuvieran de prestar servicios “a aquellos vacacionistas que llegaron a casas y departamentos, pues corren riesgo de contagio por covid-19”. Hizo incluso la advertencia: “Si identifican a visitantes, háganlo saber a la autoridad para enviar servicios de Salud y de Protección Civil, a efecto de garantizar su aislamiento”.

Emití entonces este tuit en @fredalvarez:

Todo esto lo han documentado los medios y las redes sociales desde que inició la pandemia.

¡Y en Sonora, Jalisco y Michoacán, se excedieron!

En el caso de Sonora se aplicaron a multas a los ciudadanos por el hecho de circular sin motivo aparente. La verdad fue de risa y coraje. En Hermosillo, por ejemplo, impusieron multas de hasta ocho mil 600 pesos. 

¿En base a qué la multa?

En una falsa interpretación de las atribuciones legales de la Ley de Salud, obviamente hubo quejas y el asunto llegó a la SCJN, donde duerme el sueño de los justos.

Pero recuerdo que el tema llegó entonces a la mañanera del miércoles 15 de abril cuando le preguntaron al Presidente su opinión del caso Sonora.

- “Yo sé que usted ha dicho que no va a haber toque de queda; pero, ¿qué piensa de esta situación? ¿es necesario ponerle multas a la gente para que obedezca?

La respuesta del Presidente, en lugar de condenarlas, fue que hay que portarnos bien y que todo es voluntario, y aprovechó para recordarnos que ahora somos libres y que México es un país democrático, ahora sí, de verdad, y federalista. Dijo que “existe la independencia, la soberanía de los estados y el municipio libre”, como lo establece el artículo 115.

Nada dijo lo que señala el 29 Constitucional, no le quiso entrar al asunto, se lavó las manos y pasó la pelota a las autoridades locales. Concluyó con un “existe desde luego, un pronunciamiento federal, un mandato federal ante la emergencia que se debe de respetar; pero, lo mejor es no acudir a lo coercitivo, sino a convencer, persuadir”, y nos recetó la frase juarista de “nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”.

El señor doctor López-Gatell nos ha dicho hasta el cansancio que no se están violando las garantías individuales.

El asunto llegó hasta Naciones Unidas...

En efecto, la señora Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, señaló la semana pasada que la emergencia sanitaria no puede limitar las libertades fundamentales ni socavar el estado de derecho: “Hemos visto cómo numerosos Estados adoptaban medidas justificadas razonables y provisionales. Pero también ha habido casos muy inquietantes en que los gobiernos parecen haber usado la covid-19 como pretexto para vulnerar los derechos humanos, limitar libertados fundamentales, reducir el espacio cívico y socavar el Estado de Derecho”, declaró.

¡Y parece que eso pegó!

El día 25 de abril, la Secretaría de Gobernación les pidió a las autoridades locales que eliminarán las restricciones de movilidad y sobre todo la denominada ley seca.

Nadie le hizo caso, al contrario.

El asunto siguió.

Dos días antes, el jueves 23 de abril, el municipio de Mazatlán, Sinaloa que preside el morenista Luis Guillermo Benitez Torres “El Químico”, decidió de repente restringir la movilidad de las personas.

Ordenó la instalación de retenes en las principales avenidas para revisar el transporte público, vehículos particulares y motocicletas, no permitiendo viajar sin cubrebocas, tampoco viajar en auto particular a más de tres personas, ni dos personas en motocicleta, entre otras medidas.

Y lo más grave es que quedó restringido -casi prohibido- caminar, correr, andar en bicicleta, o permanecer en la vía pública grupos mayores de tres personas...

¡Increíble!

Robaron a los ciudadanos los espacios púbicos como el uso del malecón -un lugar limpísimo-, y quien se resistiera lo amenazan con llevarlo detenido, a encerrarlo y pagar multa por desobedecer la orden.

¡De risa y coraje sobre todo en un gobernante demócrata como considero al Químico Benitez, amigo de AMLO!

En la parte norte de Sinaloa, en Los Mochis, ha sido peor. Las autoridades locales ordenaron lo mismo, pero los municipales se han pasado aprovechando para hacer abusos y pedir hasta el refrendo de las placas a los automovilistas.

Así han estado las cosas en varias partes del país, hasta que afortunadamente, y quizá por la crítica mediática, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) reprobó anteayer el toque de queda” en al menos 31 municipios de 11 estados, pues –señaló– no estamos en un estado de excepción.

En el documento: “Observaciones sobre violaciones a derechos humanos durante la contingencia sanitaria por Covid-19”, se afirma que las principales acciones son cierre de fronteras, caminos y carreteras, toques de queda, retenes y medidas restrictivas al libre tránsito.

Dichas medidas, consideró SEGOB, no son competencia de autoridades locales, sólo federales. “Los gobernadores, como autoridad sanitaria, están facultados para dictar medidas sanitarias en el ámbito de sus competencias. Sin embargo, algunas acciones que éstos han adoptado, además de rebasar este ámbito, pueden representar riesgos para la protección y garantía de los derechos humanos", explicó.

Dice Gobernación que son 340 municipios de 15 estados donde se han restringido ilegalmente la movilidad de las personas.

¿Qué estados y municipios han cometido esos excesos?

Nos dicen que, en al menos 31 municipios de los estados de Guerrero, Michoacán, Quintana Roo, Yucatán, Jalisco, Baja California, Sonora, Chihuahua, Morelos, Coahuila y Nuevo León.

Y lo más grave ha sido Sonora, Michoacán y Jalisco, que decretaron aislamiento obligatorio y establecieron multas, arrestos y trabajo comunitario a quienes incumplan. En Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León cerraron las fronteras con estados vecinos, y es estricto el paso en los 21 puentes fronterizos con localidades de Estados Unidos.

Subraya Gobernación que, “la emergencia sanitaria no representa el establecimiento de un estado de excepción y suspensión de garantías”.

¿Lo habrán entendido?

Al parecer todavía no...

Lástima...

La cancelación de libertades por razones sanitarias, equivale a las medidas de excepción establecidas en el artículo 29 de la Constitución.

El estado de excepción es aquel en que los derechos y garantías que la Constitución asegura a todas las personas pueden ser afectados suspendiéndose o restringiéndose en su ejercicio, siempre y cuando concurra alguna causal que justifique tomar esta medida y se declare por las autoridades que la Constitución señale.

Artículo 29: “En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con la aprobación del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente cuando aquel no estuviere reunido, podrá restringir o suspender en todo el país o en lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación...”.

La suspensión de garantías, se aplicó en México por única ocasión en junio de 1942, con motivo de la declaración de guerra a las potencias del Eje en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El artículo 2 de la Ley de Prevenciones Generales, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 13 de junio de 1942, señalaba que la suspensión duraría todo el tiempo que México permaneciera en estado de guerra con Alemania, Italia y Japón, o con cualquiera de esos países; y que sería susceptible de prorrogarse a juicio del Ejecutivo hasta 30 días después de la fecha de cese de las hostilidades.

En la mañanera de ayer, el Presidente dijo que somos ejemplo en el mundo por la movilidad... Señaló -y aquí hay una contradicción con Gobernación-, que “no hay medidas coercitivas”, que “no hay toque de queda, porque es voluntario. Eso es la democracia, es un pueblo que se gobierna a sí mismo...”.

Alguien miente, o no le informan bien al Presidente...

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.