Opinión

España: sin fecha para la investidura

Hasta ahora los resultados de las reuniones de Mariano Rajoy no han tenido éxito.

  • 05/08/2016
  • Escuchar

Casi ocho meses sin presidente en España y el líder del Partido Popular y presidente en funciones del gobierno español, propuesto por el Rey para la investidura, sigue sin determinar si acudirá al debate de investidura y sin fijar fecha para la sesión del Congreso de los Diputados para este debate de en la que, de conformidad con la Constitución, debe presentar un programa que se someterá a discusión y aprobación en esa sesión.

 

Esta semana Mariano Rajoy ha comenzado a reunirse con los líderes de los principales partidos de oposición para conseguir el apoyo necesario para conseguir la mayoría de votos, 176, que le permitan ser investido como presidente. Diversas fuerzas políticas urgen al presidente en funciones a definir una fecha para la sesión de investidura mientras que para Rajoy, la fecha no es lo importante sino reunir los votos necesarios para ser presidente. España necesita un presidente.

 

Hasta el momento, los resultados de las reuniones de Rajoy no han sido exitosos. El Partido Socialista Obrero Español es el único partido que podría garantizar por sí sólo que Rajoy sea presidente, sin embargo, el secretario general, Pedro Sánchez, ha confirmado la postura de ese partido de votar en contra de la investidura del presidente en funciones.

 

El presidente en funciones comienza entonces a barajar las opciones políticas que podrían aportar los votos necesarios para llegar a la mayoría absoluta. Una de estas vías pasa por el partido Ciudadanos que en voz de Albert Rivera, confirmó la posición del partido respecto a la abstención en la votación de investidura, con la finalidad de que el PP pueda llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas, ya que los votos de Ciudadanos no son suficientes para lograr la mayoría. La encrucijada para Ciudadanos es compleja puesto que apoyar la investidura implicaría el desvanecimiento de esta fuerza política. Rajoy ha calificado la postura de Rivera como un primer paso para la investidura.

 

Diversos plazos comienzan a vencerse y la presión política aumentará durante el mes de agosto. El techo de gasto y el presupuesto para el siguiente año es uno de los asuntos que más preocupa a la clase política española al igual que una serie de compromisos que España adquirió con Europa y de los que debe dar cuenta ante esas instancias en el mes de octubre.

 

Dos son los puntos de acuerdo entre los partidos políticos. El primero, evitar una tercera elección para presidente del Gobierno, lo cual coinciden en que sería vergonzoso. El problema es que no han encontrado la forma de evitar ese escenario. El rey propuso a Mariano Rajoy para la sesión de investidura quien, a diferencia de la primera elección, ha aceptado la propuesta, pero tampoco ha dicho si se presentará al debate de investidura aún cuando no reúna los votos necesarios para conseguirla y tampoco se ha fijado fecha para la sesión del Congreso. La conducta vacilante de Rajoy tampoco ha ayudado a destrabar la situación política por la que pasa aquel país.

 

El segundo, es que el rey ha propuesto a Rajoy así que para todos los partidos, menos para Rajoy, se debe fijar la fecha para la sesión de investidura y el presidente en funciones del Gobierno debe presentarse al Congreso con el programa de trabajo a que se refiere la Constitución. Sin fecha para la investidura y sin que se lleve a cabo la sesión no puede avanzar España en ningún sentido, ni para que sea investido el candidato propuesto por el rey, ni para que en caso de que no sea así, comience a contar el plazo de dos meses para que el rey disuelva las Cortes y convoque a nuevas elecciones. Alguien tendrá que ceder pero, hasta ahora, no queda claro quién será quien lo haga.

 

@C_Humphrey_J

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

España confrontada

España: siete meses sin presidente

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.