Opinión

España: siete meses sin presidente

El Congreso de los Diputados cuenta con la atribución de destituir al presidente del gobierno mediante una moción de censura.

  • 22/07/2016
  • Escuchar

La monarquía parlamentaria españolasigue sin Presidente del Gobierno. En las elecciones del 20 de diciembre, aunque el Partido Popular se hizo con el triunfo, no consiguió los escaños suficientes en el Congreso de los Diputados para lograr la investidura de Mariano Rajoy como presidente. En las elecciones del mes pasado, el 26 de junio, los españoles tampoco le dieron esos votos a ninguna de las opciones políticas.

 

Dos elecciones y ningún presidente, esos son los resultados de dos jornadas electorales por las que desde diciembre pasado España cuenta con un presidente y un gobierno en funciones. El escenario posterior a las elecciones de diciembre fue muy complejo. Después de que el Rey se reuniera con los líderes de todas las opciones políticas, propuso la investidura como presidente del número uno de la lista del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, quien no logró los votos necesarios para ser presidente, por lo que el Rey disolvió las Cortes y se convocó a nuevas elecciones el 26 de junio.

 

Las elecciones del 26 de junio dieron otra vez la mayoría al Partido Popular, pero sin los votos suficientes para garantizar la investidura de Rajoy, aún cuando obtuvieron más votos y escaños que en las elecciones de diciembre. El PP obtuvo un poco más de 7.9 millones de votos y 137 escaños; el PSOE 5.4 millones de votos y 85 diputaciones; Podemos e Izquierda Unida 3.2 millones de votos y 45 asientos; Ciudadanos 3.1 millones de votos y 32 curules; En Comú Podem un poco más de 848 mil votos y 12 diputados y 39 escaños pertenecen a otros candidaturas. El número de candidaturas registradas para el Congreso fueron 3,816. La participación ciudadana fue del 66%, menor a la de diciembre de 2015 que fue del 69 por ciento.

 

El Congreso de los Diputados se integra con 350 miembros que son elegidos a partir del sistema de listas cerradas para un periodo de cuatro años. Para ser investido se requiere la mayoría absoluta de votos del Congreso de los Diputados, en la primera votación o mayoría simple, en la segunda. Si ninguna de las personas propuestas para la investidura consigue la votación requerida, dos meses después de la primera votación, se disuelven las Cortes y se convoca a elecciones. El Congreso de los Diputados cuenta con la atribución de destituir al presidente del gobierno mediante una moción de censura.

 

No existe ninguna disposición que regule quién debe ser propuesto para la investidura, sin embargo, lo más usual es que el líder del partido mayoritario sea propuesto para ello.

 

Las Cortes se instalaron hace unos días y el Rey comenzará las rondas de reuniones con los líderes de los partidos para determinar a quién propone para la investidura. El escenario político es complicado. El Partido Socialista ha declarado que no apoyará la investidura de Rajoy que hasta la fecha, ha conseguido el apoyo solamente de Ciudadanos, que no le alcanza para ser investido, por lo que comienza a comentarse la posibilidad de unas nuevas elecciones en el mes de noviembre.

 

La fragmentación del sistema político y la complejidad para lograr acuerdos entre las diversas fuerzas políticas, son las principales causas de la situación política en España. En los próximos días conoceremos el resultado de las rondas del Rey con los partidos políticos y la propuesta de investidura. El PSOE ha declarado que no apoyará la investidura de Rajoy, pero que tampoco la obstaculizarán, por lo que está en manos del PP y de Rajoy lograr los acuerdos necesarios con otros partidos políticos para conseguir a los diputados necesarios para su investidura. Agosto será un mes decisivo en España.

 

@C_Humphrey_J

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Sanciones a partidos y candidaturas independientes en 2016

Los gastos en las campañas 2016

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.