Opinión

Es Biden

La lista de yerros presidenciales es inmensa. | Jorge Ramos Pérez

  • 09/11/2020
  • Escuchar

Las limitaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador se evidenciaron este fin de semana: Trump y las inundaciones en el sureste quitaron el telón.

Por increíble que parezca, López Obrador prefirió ir a supervisar obras carreteras en Nayarit en lugar de visitar a los miles de damnificados en su tierra natal. Más de 20 muertes en Chiapas tampoco conmovieron al presidente. Sus “benditas redes sociales”, como le gusta llamarlas, lo hicieron trizas y, hasta el sábado, canceló su periplo en Sinaloa y fue en un avión militar a revisar la situación.

¿Por qué no fue a hablar con los damnificados? ¿Por qué defendió a Manuel Bartlett, acusado por el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, de provocar las inundaciones en la entidad por desfogues de presas responsabilidad de la CFE? ¿Qué le debe, volvemos a insistir, AMLO a Bartlett? ¿Por qué la indolencia de quien se dice el presidente que sí ve por los más desfavorecidos? Porque siempre que hay inundaciones son las familias más pobres las que sufren, las que aportan los muertos.

La idea de desaparecer al Estado Mayor Presidencial fue una mascarada. Hace poco periodistas de El Universal revelaron que sí hay operativos militares para proteger al presidente. Deshacerse de aviones y helicópteros (en realidad tenerlos arrumbados o en falsas rifas) fue un error. Antes de que asumiera la presidencia, en este espacio se argumentó la necesidad de proteger la integridad de López Obrador. Este sábado tuvo que subirse a un avión militar. Para eso eran, señor presidente, para que haga su trabajo.

¿Hubo abusos en el uso de aeronaves por parte de funcionarios y privados? Por supuesto. Ahí está el caso de David Korenfeld, quien como titular de Conagua usaba el helicóptero para llevar a su familia al aeropuerto. Y hay más casos de funcionarios que abusaron, pero eso debió castigarse.

En el avión presidencial civiles que no eran funcionarios públicos ingerían bebidas alcohólicas hasta perderse en vuelos continentales. Otros cargaban con gigantescas pantallas planas, aparatos electrónicos... muchos abusos, sí. La solución era corregir, castigar. Pero ante emergencias como las de ahora es totalmente entendible el uso de aeronaves.

Que López Obrador haya cancelado su gira este fin de semana es una admisión tácita del error que cometió.

El otro error cuyas consecuencias son impredecibles es el de su tozudez para mantener su apoyo a Donald Trump. Cometió el mismo yerro que Enrique Peña Nieto, la pequeña diferencia es que el priísta dio en el clavo y apoyó a quien finalmente ocupó la Casa Blanca. El tabasqueño apoyó al que perdió la Casa Blanca.

Y peor aún. Ya con la realidad probada el sábado se negó a expresar su felicitación a Joe Biden. Mientras el mundo entero se volcó, hasta Nicolás Maduro se sumó, Andrés Manuel se parapetó en un argumento por demás extraño.

Ambos errores son hasta extraños en un político del calado de Andrés Manuel. Nadie puede negar que tiene olfato y está más que calado en las lides de la política.

Pero dejar a la deriva a los damnificados y mantener un inexplicable apoyo a Trump salen de lo normal.

El propio canciller Marcelo Ebrard tuiteó que en cuanto el presidente llegara a Tabasco se pronunciaría. Y así pasaron varias horas, hasta que López Obrador habló... sin dar el apoyo, lo cual también es una postura.

La lista de yerros presidenciales es inmensa. Los del fin de semana francamente inexplicables. Ya veremos si, como en Estados Unidos, el elector mexicano corrige los yerros de la democracia.

Punto y aparte. El Consejo General del INE, salvo dos deshonrosas excepciones, respaldó un resolutivo para que los partidos postulen siete mujeres de las quince gubernaturas en disputa el próximo año. Diputadas como Martha Tagle, Lorena Villavicencio, Cinthya López Castro, entre muchas otras, defienden la paridad. Con justicia. Es lamentable que hoy ninguno de los partidos políticos esté dirigido por al menos una mujer, que sólo haya dos mandatarias en Sonora y CDMX. Y más lamentable el amago machista desde el Senado de impugnar por vía de la controversia constitucional esta plausible decisión. Y el INE va por más, por apoyar postulaciones de sectores que son hostigados por una sociedad machista, retrógrada... ojalá aprendamos algo, Kamala Harris dijo el sábado que es la primera vicepresidenta en Estados Unidos, y no será la última. Ojalá así sea y que sea el preludio de una mujer en la presidencia.

Punto final. El PRI en la CDMX va por tres alcaldías y 10 diputaciones. Y aliado al PAN y al PRD le piensan arrebatar una buena porción de alcaldías y del Congreso local. Y son jóvenes quienes empujan esa tarea. “El triunfo de AMLO depuró al PRI de la basura, pero aún quedan resabios”, aseguran.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.