Opinión

Eruviel: brinca la tablita…

La indefinición priista parece ser el síntoma de este proceso electoral | Lee a Joel Hernández

  • 20/12/2017
  • Escuchar

Una muestra de las indefiniciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) –y de alguna manera debilidad, desorden y falta de método– es la forma como está moviendo sus piezas, que es decir, a sus hombres, para el proceso electoral hacia 2018, de todos tan temido.

El caso inmediato es el cambio rápido y furioso de Eruviel Ávila Villegas, ex gobernador del Estado de México y copartícipe en la manera como llegó al gobierno de esa entidad el candidato priista Alfredo del Mazo Maza, la que para muchos significó el regreso a los viejos y feos modos del priismo más antiguo: el de la imposición, la compra de votos, la traición, las estrategias dañinas y perversas en contra de la democracia con la que se dice ungido el sistema político mexicano.

Al final dijo que siempre no


Pues eso, que apenas a dos meses de que el 18 de octubre fuera trasladado de su nicho natural, el EdoMex, a la Ciudad de México, para presidir la organización y la ruta del PRI hacia el proceso electoral en la capital del país luego de la renuncia de la diputada local Mariana Moguel, hija de Rosario Robles y el académico Julio Moguel, pues nada, al final dijo que siempre no y por lo mismo.

Ahora fue trasladado a vice-coordinar la campaña de José Antonio Meade Kuribreña, junto con Aurelio Nuño quien, por lo mismo, dejó abandonada la Secretaría de Educación Pública.

Así que de pronto los dos funcionarios apuntalarán la campaña presidencial, dejan al priísmo de la CDMX en manos de Francisco Olvera, muy amigo, entrañable amigo, de Miguel Ángel Osorio Chong: ambos ex gobernadores del estado de Hidalgo y quien podría impulsar a Mikel Arreola, candidato priista a la jefatura de Gobierno de CDMX.

Y así la feria y su jugada en todo este embrollo en el que se está convirtiendo el proceso pre-electoral hacia el año siguiente en el que todos los demonios que llevan en sí los políticos serán liberados para mostrar con saña lo que son los adversarios políticos y para mostrarse cada uno de ellos como almas purísimas, sin pecado concebidas.

¿Por qué Eruviel de CDMX a la campaña nacional?


¿Por qué Francisco Olvera a CDMX? He ahí el misterio.

Ya sabemos que Eruviel fue operador del triunfo priista en EdoMex este año. También que llegó a regañadientes al PRI capitalino. Que encontró un PRI desvencijado, cubierto por ambiciones perversas de algunos de sus integrantes, la guerra soterrada ahí, la desventaja enorme entre este partido y Morena en la capital y porque quieren ganar votos para Meade, los más que se pueda y quitárselos a Morena, que hoy mismo es el enemigo a vencer, para los priistas.

Pero a Eruviel le tienen reservada una posición de mando, del tipo de secretaría de Estado. Es el pago por los favores recibidos, diría un ex voto. Tendrá que trabajar muy duro, pero también recibirá el premio esperado.

Francisco Olvera es ex gobernador de Hidalgo, la tierra de Miguel Osorio Chong, en donde también fue gobernador. Digamos que ambos son una mancuerna y que han trabajado juntos en política y en la construcción de sus fortalezas hace años. Y llega al PRI-CDMX por impulso del mismo Osorio Chong y se le pide a Olvera un casi imposible: ganar CDMX. Una tarea de titanes, según dice, pero no imposible. Optimista él.

La indefinición priista


En todo caso, la indefinición priista parece ser el síntoma de este proceso electoral.

Por una parte es el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien ha decidido qué se mueve y cómo en el PRI, sobre todo en las partes esenciales, como candidatos y coordinadores de campañas.

A Enrique Ochoa Reza, presidente del PRI solo le quedan los discursos y seguir instrucciones presidenciales.

Están pendientes los nombres de candidatos priistas en algunos estados, como en Tabasco, en donde ya todo está como agua para chocolate.

Pero lo que sí es cierto es que ya opera la gran maquinaria de gobierno a favor del candidato presidencial: Meade Kuribreña. Se vio el viejo estilo priísta en San Juan Chamula, Chiapas, en donde comenzó su precampaña el ex secretario de Hacienda panista-priísta y así será en adelante.

La estrategia podría ser la misma utilizada en el Estado de México, con variantes solo del tipo regional y de gobiernos priistas y no priistas. Por lo demás lo que ahí se ve es esencialmente de otro modo, pero lo mismo. Es así.

Te interesará leer: Guadalupe-Reyes: el puente roto

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.