Opinión

Equidad desde el inicio

Las reglas aplican para todos

  • 28/07/2017
  • Escuchar

Es cierto, uno de los mayores reclamos de las y los ciudadanos es tener cancha pareja para todos los partidos y candidaturas en los procesos electorales. La equidad en las campañas, es el principio fundamental que debe garantizarse en cualquier contienda electoral.

Muchas son las medidas que se han tomado para garantizar el cumplimiento de este principio, algunas establecidas en la Constitución, en leyes y reglamentos y otras, en acuerdos de las autoridades electorales. La semana pasada el Consejo General del Instituto Nacional Electoral aprobó dos acuerdos que pretenden, desde el inicio del proceso electoral 2017-2018, salvaguardar la equidad de las contiendas electorales. El periodo regulado por ambos acuerdos comienza con el inicio del proceso electoral y concluye con el de precampañas, en el que ya se establecen restricciones legales para el acceso a medios de comunicación tanto para los aspirantes a obtener una precandidatura como para los partidos políticos.

Ambos acuerdos no pretenden limitar el derecho de expresión de partidos ni candidatos pero sí regular las modalidades, tiempos y formas en la que acceden a espacios en los medios de comunicación con la finalidad de generar condiciones equitativas durante los procesos electorales. El llamado a un piso parejo es adecuado, el tiempo es el que no parece oportuno.

Dos temas me parecen relevantes dentro de estos acuerdos que con toda seguridad serán impugnados por los partidos políticos, y que será la autoridad jurisdiccional la que resuelva en definitiva las medidas que estarán aplicables desde el inicio del proceso electoral, el 8 de septiembre de este año. Ambos temas tienen que ver con diversos fallos emitidos por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación antes de 2017. El primero, la realización de informes de gestión por parte de servidores públicos que el tribunal limitó a una vez al año y fuera de los procesos electorales y el segundo, la frecuente aparición desde hace un par de años de las y los dirigentes de los partidos políticos en los spots a los que en calidad de prerrogativa tienen derecho los partidos políticos que, si bien no es ilegal, podría trastocar la finalidad de la reforma constitucional que estableció el modelo de comunicación política vigente desde hace una década y que se aplicará en el proceso que está por comenzar.

Estos temas han generado importantes debates en el ámbito electoral principalmente por la inequidad que genera que, escudados en la rendición de informes o en ostentar la presidencia o la vocería de un partido político, diversas personas tengan una mayor exposición mediática que les genera presencia en el ámbito nacional o local. El acuerdo es claro en establecer que todo aquel funcionario público que no esté obligado a rendir un informe en una fecha legalmente prevista, estén impedidos de llevarlos a cabo desde el inicio del proceso electoral. El escandaloso caso de diversos legisladores del Partido Verde Ecologista, que cronológicamente aparecieron en medios de comunicación difundiendo sus informes uno tras otro una vez iniciado el proceso electoral, está prohibido a partir del acuerdo del INE. Los legisladores que no tienen un plazo previsto para presentar sus informes y que erogan recursos públicos y de sus grupos parlamentarios para adquirir espacios en radio y televisión, no podrán hacerlo a partir del próximo 8 de septiembre.

La finalidad de los acuerdos es clara: ninguna persona puede aprovecharse de un cargo o recursos públicos para promocionarse de forma ilegal a un cargo de elección popular. Las reglas aplican para todos.

@C_Humphrey_J


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.