Opinión

Entre las iniciativas y la desinformación hacia el General Audomaro

La Comisión de Defensa Nacional busca reformar diversas disposiciones a la ley de ascensos y recompensas. | César Gutiérrez

  • 17/03/2020
  • Escuchar

Dentro de las iniciativas que se encuentra realizando la Comisión de Defensa Nacional, hay una en especial que busca reformar diversas disposiciones a la ley de ascensos y recompensas, la cual analizaremos parte por parte.

1.    Eliminar el requisito de los mayores, capitanes y tenientes de las clases de arma y servicio del ejército y fuerza aérea de contar con un mínimo de años de servicio en el grado militar para participar en el periodo en que participen en operaciones de mantenimiento de paz de la organización de las naciones unidas y permitir la homologación de los años de servicio y docencia.

Análisis: hasta el momento solo se imparte el Curso para Oficiales de Estado Mayor de las Naciones Unidas, Curso para Militares Expertos en Misión de las Naciones Unidas, Curso Esencial pre-despliegue con enfoque en la participación de Oficiales Femeninos en las Naciones Unidas, Curso de Aproximación Segura a las Actividades en el Terreno SSAFE, Peace Operations Training Institute (POTI), la ruta profesional del militar de arma y servicio debe brindar la oportunidad para todo el personal para ser válida, ya que hasta el momento ¿cuántos mayores, capitanes y tenientes de arma tácticos se han graduado de estos cursos? Los que buscan estas reformas se están blindando para durar tiempo indefinido en citada comisión.

2.    Establecer que los mayores, capitanes y tenientes, que sean designados ayudantes del presidente, el secretario y los encuadrados en los estados mayores, cuarteles generales, escalones sanitarios de diferente tipo en los diversos organismos del ejército tendrán derecho de participar a concursos de selección para el ascenso.

Análisis: el puesto de ayudante es una distinción y durante este encargo, causan alta en el área de servicios generales de la SDN, el cual, es el cuartel general superior del ejército, por otro lado los que están encuadrados en los cuarteles generales de nivel región y zona militar, tiene establecida su orgánica, nuevamente, ¿quiénes son los que buscan estas reformas? ¿Para qué están blindando durar tiempo indefinido en citados puestos?

Es menester que la Comisión de Defensa Nacional verifique cuál es el impacto y a quiénes beneficia estas reformas que tienen otro objetivo menos de equilibrar el concurso de selección para los militares que son merecedores de ascender por sus méritos de trabajo en campaña.

Por otro lado, en diversos medios hablan sobre una supuesta batalla del secretario Durazo con el General Audomaro, la cual no tiene ningún tipo de fundamento, lógica ni razonamiento, pero si mucha desinformación. La designación del General Pedro Almazán es instrucción directa del General Secretario, ya que esta subdirección tiene como parte de sus funciones enmarcadas dentro del Estatuto Orgánico de Pemex, llevar a cabo el enlace y coordinación interinstitucional con las tres fuerzas armadas, para atender todos los temas de la seguridad que afecten a las instalaciones estratégicas en materia de seguridad nacional. Lo que sí es muy cierto, es que en el pasado mes de enero, cuando dio su informe el Director General, se observó que continúa la problemática y falta de resultados tangibles, por medio de un diagnóstico real y un plan estratégico alineado con el Plan de Desarrollo Nacional -instruido por el poder ejecutivo-. El error que se ha venido observando en diversas dependencias y empresas productivas del estado, es que algunos directivos militares -no todos-, no logran comprender que deben de ajustarse a la normatividad y marco jurídico vigente como funcionarios públicos. No se trata de inventar órdenes o crear cuartelitos en las dependencias, solo deben dar fiel cumplimiento a cada una de las leyes emanadas de la constitución, tal como fueron educados en sus inicios en el Heroico Colegio Militar, evitar esa falta de resultados y problemas traducidos en demandas. Los verdaderos líderes convencen con la palabra pero su ejemplo arrastra.

Muchos generales andan nerviosos por las declaraciones realizadas por funcionarios norteamericanos a la revista Proceso, ya que se saben investigados por posibles actos de corrupción; que en un gobierno serio como el de nuestro vecino del norte, terminan siendo procesos criminales que terminan en cárcel. Ya lo mencionaba en la columna Alarma en Sedena, cuando hablaba de las horas finales del General Trauwitz, debido a que la vida de jeque árabe que se daba era imposible sostenerla si no fuera por actividades fuera de sus obligaciones como funcionario público. Asimismo, la vida social de quien es su esposa, la actriz Ivonne Ley, quien en sus redes sociales lucía de forma extravagante los regalos y gustitos que le pagaba el general, así como toda la serie de datos y empresas que sirvieron al mando militar para el desvío de recursos, lo cual ya tenían registradas las autoridades norteamericanas.

El problema, según me comentan mis fuentes, es que el General Trauwitz informaba de todo a sus superiores, dado que era un mando militar comisionado a Petróleos Mexicanos, obviamente tenía que reportar a quien era el titular de la secretaria de la defensa el general de división D.E.M. Ret. Salvador Cienfuegos Zepeda, cosa que ha hecho que en nuestro país las investigaciones de la ahora Fiscalía General de la Republica (FGR) sean lentas, muy lentas y que en la Fiscalía General de Justicia Militar el General de Brigada J.M. Lic. Gonzalo Corona González brille por su ausencia. Y es que la amistad que une a los personajes es muy conocida en el medio militar, situación por la que diferentes medios consideran a la justicia militar como una justicia simulada que sólo es utilizada a criterio y discreción.