Opinión

Entre la esperanza y la realidad en la CDMX

Se deben instrumentar una serie de acciones urgentes para detener el crecimiento de la inseguridad. | Fernando Díaz Naranjo

  • 13/05/2019
  • Escuchar

Claudia Sheinbaum llegó a la jefatura de gobierno de la ciudad de México a finales del 2018 con casi el 50% de las preferencias electorales y, para marzo de 2019, de acuerdo con una encuesta de El Financiero, alcanzaba un 63% de la aprobación de los capitalinos al frente del gobierno de nuestra ciudad capital.

Estas dos cifras muestran claramente que una importante mayoría de la población de la ciudad ha depositado su confianza en la actual administración para que existan cambios importantes que permitan atender con prontitud las diversas demandas ciudadanas.

En este sentido, dentro de los resultados mostrados por la encuesta de referencia, se encuentra el registro de que el 66% de la población señaló que el principal problema de esta gran urbe es la inseguridad; dato que ha sido un tema recurrente, tan es así que Sheinbaum en diciembre de 2018, aseguró que se había tenido una mala estrategia en materia de seguridad, señalando que en su gestión se corregiría dicha situación.

Sin embargo, a cinco meses de distancia desde que la actual administración morenista está al frente del gobierno de la ciudad de México, la incidencia delictiva, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se ha incrementado en más del 15%, si lo comparamos con los datos del primer trimestre del año pasado.

Entre los ilícitos más recurrentes de la incidencia delictiva encontramos al secuestro, los homicidios, la extorsión, asalto a transeúntes, al transporte público, a negocios, a vehículos, etc.

Inseguridad

Para poner un par de ejemplos tangibles, podemos referir que tan sólo en el primer bimestre de 2019, la ciudad de México cerró con 257 carpetas de investigación abiertas por homicidio doloso que, en comparación con el mismo periodo de 2018, representa un incremento mayor al 30%.  En el caso de robo a transeúnte, este delito creció más del 33%.  Y así, pudiéramos seguir con otros datos, pero no es el objetivo de este texto.

Lo que queremos advertir es que tanto el gobierno de la ciudad, como la administración pública local en su conjunto deben instrumentar una serie de acciones urgentes para detener el crecimiento de la inseguridad que azota a nuestra sociedad. Es su responsabilidad, lo prometieron en campaña y lo han reiterado durante la gestión de su administración.

No atender con eficiencia y prontitud la principal demanda de la población traería graves consecuencias en varias direcciones.

Primera dirección

La delincuencia podría apoderarse de la ciudad, generaría caos en la población con el control de grupos que, seguramente, están vinculados al crimen organizado, al narcotráfico, a la trata de personas, entre otros rubros.

Segunda dirección

El gobierno y, concretamente el partido Morena que llevó tanto a Sheinbaum como a López Obrador al poder, podrían empezar a generar una pérdida de adhesión por parte de la población justamente por no cumplir con esta urgente necesidad.

La encuesta del diario El Financiero apunta que alrededor del 60% de la población tiene la percepción de que hay poco o nulo avance en el combate a la delincuencia.

Tercera dirección

Si la actual administración fracasa en cumplirle a la sociedad, al menos en la ciudad de México, entre otras cosas, nuestro sistema democrático como hoy lo conocemos tendría que cambiar para asegurarle a la población mayores garantías de participación en la toma de decisiones.

Consecuentemente, independientemente de las simpatías que cada ciudadano guarde, nos conviene a todos que al gobierno de la ciudad le vaya bien para que, entre otros puntos, la ciudadanía viva en paz, segura y con las oportunidades que necesita para crecer y desarrollarse.  ¡Así sea!

#Elecciones2019: ¿una medición de la gestión del gobierno?

@fdodiaznaranjo | @OpinionLSR | @lasillarota

diaznaranjo.fernando@gmail.com