Opinión

Entender la realidad

López Obrador no ha sido el líder que México necesita en este momento, no ha entendido el problema y menos ha reaccionado como se debe. | Julio Castillo

  • 25/03/2020
  • Escuchar

Una de las labores más importantes de cualquier gobernante es entender lo que está pasando, poder explicarlo en términos simples y ver hacia adelante tomando acciones para ello. En la situación que estamos viviendo se puede ver con claridad quiénes son líderes y quiénes llegaron al poder como consecuencia de una molestia social y que evidentemente no estaban listos, ni en formación académica ni en capacidades de liderazgo para afrontar lo que hoy está pasando. 

En Pekín se habla de que seis meses estarán cerrados los negocios locales y la vida no es ni similar a lo que fue el año pasado, el caso de Wuhan es ejemplar y hasta cierto punto de miedo, no sólo fue el aislamiento, se hicieron brigadas que recorrieron casa por casa para localizar a todos los posibles enfermos revisando a cada uno de los habitantes. El caso del norte de Italia deja sin palabras a cualquiera que vea un video con las calles vacías o los testimonios que mandan los ciudadanos, y España también nos deja sin palabras al ver a la gente cantando en balcones o aplaudiendo en las noches. 

Entender la realidad para poder explicarla es ver todas las situaciones del párrafo anterior, sumarlas a las de Alemania, Estados Unidos, Sudamérica y otros muchos países, y entender lo que va a pasar aquí en unos cuántos días; la experiencia dice que no serán millones de muertos si se toman medidas pertinentes, pero sí cambiará todo, absolutamente todo, en los días venideros. Frente a eso es admirable la reacción de algunos gobernadores y alcaldes, el ejemplo de Guanajuato llama la atención que no sólo canceló clases y actividades desde el 17 de marzo, sino que ya tiene un hospital listo para centralizar todos los casos y hacer pruebas inmediatas, la coordinación entre Durango y Coahuila, las medidas tomadas en Aguascalientes tanto estatales como en la capital y así nos podemos seguir porque son muchos los gobernadores y alcaldes que han entendido y reaccionado bien. 

Sin embargo, se ve mucha lentitud y muchos errores en el manejo del gobierno federal y especialmente en lo que ha declarado y hecho el presidente López Obrador; algunas de sus frases han sido: 

  • "Hay que abrazarse, no pasa nada" el 4 de marzo de 2020

  • "El coronavirus no podrá hacer nada a México porque ya no hay corrupción" el 15 de marzo de 2020

  • "Si están infectados aquí los cuidamos" (refiriéndose a los extranjeros en el aeropuerto y a los vuelos que no salen) el 17 de marzo de 2020

  • "La honestidad es lo que protege, el no permitir la corrupción" el 18 de marzo de 2020

Colgarse que baje la gasolina y celebrarlo es francamente indignante... ni es logro del gobierno de López Obrador, ni tiene que ver con su gobierno y además es no ver la realidad y vivir en una burbuja en donde la popularidad es más importante que las vidas. 

Ojalá se empiece a tomar en serio el problema y se tomen las medidas necesarias. Ayer (martes 24) se anunció la segunda fase, pero eso ya lo había hecho la Organización Mundial de la Salud el lunes y con el anuncio vinieron medidas que esperemos sean las correctas para los empresarios más chicos. Vendrán días difíciles y es necesaria la solidaridad de todos para ser responsables y entender la magnitud del reto. 

López Obrador no ha sido el líder que México necesita en este momento, no ha entendido el problema y menos lo ha explicado o ha reaccionado como se debe; la actuación del gobierno federal es muy similar a la que tuvo en el terremoto del 85 con Miguel de la Madrid al frente, que fue superado por la actuación de los ciudadanos e incluso acabó estorbando. Ojalá asuma pronto su papel o el presidente se convertirá en un estorbo tanto a la imagen de México en el mundo como a la actuación de los ciudadanos ante la crisis.